16 de diciembre de 2012

Quiquiriquís


QUÉ gótico llamar "trono" al retrete. Eso no viene, como podría pensarse, del barroco, sino directamente de la baja edad media, de los goliardos. 
 * * *
El rococó nace siempe de un quiquiriquí.
 * * *
LOS aforismos si no son señuelos no son nada. Han de ser como espejuelos para cazar alondras o pescar calamares. En ellos lo importante no es el destello o el ingenio, sino la alondra, el calamar, con su tinta.
 * * *
TÍTULOS de libros de aforismos: Señuelos, Temporales, Migas de pan, o mejor aún Miguitas de pan. Para titular algo con un diminutivo hay que tener arrestos y ser mucho.

Plástico de la calle y punta de mi zapato. Madrid, 6 de diciembre de 2012

13 comentarios:

  1. Me gustan mucho , surrealistas , con humor y sin moralina . El del quiquiriquí supongo es un homenaje a RG de la S . He visto el video del Orador en Youtube y se ve que Ramón era un actor de primera
    No conocia lo que era un Goliardo , queda genial con lo del retrete
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. El plástico parece un fósil antediluviano muerto de cáncer. Y el zapato apenas se ve pero parece caro: más que alemán “kikeriki”, elegante “chicchirichì”.

    ResponderEliminar
  3. Puede estar bien tener en casa una caja de aforismos para defenderse de la vida cuando ataca, tan cínica la muy japuta.

    ResponderEliminar
  4. Buenos momentos pasan los Gnomos en el bellísimo y artesanal "Trono" de su excusado. Refinamiento de la imaginación propio de dioses.


    "Muerte del Cisne" / la punta del zapato / ¡Qué intromisión !.
    Casi siempre en el azar, la belleza.
    Dejarse llevar, sin demasiada intención.


    Salvación:
    Otros ojos mirando a los nuestros, que están vacíos porque han renunciado a su " propio mirar ".


    La realidad imita el arte. ¿No son lo mismo?.
    Sombra disuelta en sueño. Platónicos sin remedio.


    Actitud beligerante ante la vida:
    Nuestra perdición y nuestro sino.
    Buscar la posible alegría y la probable gracia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada gnomo en su trono: horas de artesanía tras minutos de otra cosa. Su primer apunte me ha hecho recordar la ocurrencia de un bloguero que debe andar por ahí (denmeunpapelillo, omejordenmeellibrilloentero): libros para el trono y la mañana.

      Eliminar
  5. El quiquiriquí es un amanecer, una promesa preñada de magnificencias y de poder, un canto que, agotado en su exuberancia tornasolada de brillos efímeros, nunca alcanza la plenitud solar del día.

    Una espectacular llamarada que quema la piel pero no calienta.

    Míralo, dice la gallina, encaramado en el palo más alto del corral, ufano y poderoso saludando al sol de tú a tú. Alborota el gallinero pero luego es incapaz de poner un huevo.
    Sí, piensa el polluelo, pero qué triste sería nuestra vida sin esas ínfulas.
    Al final, remata la gallina vieja, todos a la cazuela.

    ResponderEliminar
  6. Carlos Castilla del Pino los llamaba "aflorismos", porque afloran, o sea, surgen de improviso y de inmediato. A mí me gustan los de Saiz de Marco en el blog declives.blogspot.com. En cuanto a aforismos (o aflorismos) con gracia, los mejores siguen siendo las greguerías de Gómez de la Serna. Ahí va una:

    Los ojos del caballo de juguete revelan su espanto por ser de cartón.

    ResponderEliminar
  7. Llamar Trono al retrete viene del "Rocaco" que nace de hacer un Pipiripi.

    ResponderEliminar
  8. El gallo guarda en las plumas de su cola las luces del amanecer.

    ResponderEliminar
  9. Désolé, le rococo naît-il pas d’un “quiquiriquí” mais d’un cocorico.

    Aforismo pájaro de perdiz: gran traidor “malgré lui”.

    Diminutivo sin serlo: “aerolitos”. Quizá no fueran mucho, pero los arrestos, concedámoselos a Carlos Edmundo de Ory.

    De los primeros gallos del Cid a los penúltimos picoteando el cielo hasta descubrir la aurora: Cock-a-doodle-doo en Nueva York.

    ResponderEliminar
  10. Cuidar el cuerpo, cuidar el alma ,cada día.
    Al fin, todo uno, que diría El Señor de la Montaña.

    Concierto para clarinete y orquesta en la mayor.
    Quinteto para clarinete en la mayor.
    W.A.MOZART

    Purísima proteína musical.

    ResponderEliminar
  11. Yo miguitas no he dicho nunca , digo mígucas ( al igual que digo ventanuco ) y creo que los españoles merecemos mejorar el diminutivo para no caer en cursilísimos . Eso sí sin imponerlo a los hablantes sudamericanos que al fin y al cabo escriben diferente ( para mi gusto mal con excepciones ) . Una buena oportunidad para que los Academicistas trabajen algo .
    Buenas greguerias , aunque si el autor dice son aforismo , sea
    De pequeño siempre iba al cine vestido de domingo aunque fuera a la doble del lunes , para mi era lo más importante , por eso la gregueria que más me gusta es : al cine hay que ir bien peinado , sobre todo por atrás .
    Chao

    ResponderEliminar
  12. Garabato de plástico. Desperdicio y obra de arte.

    ResponderEliminar