8 de diciembre de 2012

Tipografías de pobre

HABLÁBAMOS a propósito de La España Agrícola de los encantos de las tipografías de pobre, aquellas hechas apenas de casi nada. Como algunos guisos de las viejas ventas españolas pueden resultar refinadísimas, a pesar de su aparente tosquedad. Se diría que detrás de cada una de ellas hay la experiencia de maestros tipógrafos más compleja de lo que salta a primera vista.
Vienen aquí estos dos pequeños volúmenes de una colección que a pesar de ser muy popular en su tiempo, resultan hoy extremadamente raros, si le hacemos caso a Iberlibro, la Bolsa de los libros viejos.
El tamaño y el papel dicen mucho también: estos están impresos en cuarto y sus cubiertas son de un papel estucado muy agradable al tacto. Lo peculiar en estas cubiertas es que, como es frecuente en la época, parecen haber sido compuestas con los primeros tipos que tenían a mano, dejados allí a voleo, como las escaleras en las viejas casas españolas, pero esa improvisación y aparente tosquedad recuerda la mano de una vieja cocinera que sazona su guiso a ojo, guiada por su experiencia y su instinto, virtudes insustituibles del artesano.

El Bachiller González de Rivera, Ángel Pastor. Biblioteca Sol y Sombra, Madrid, 1910. Ginés Carrión, Fernando Gómez (Gallo).  Biblioteca Sol y Sombra, Madrid, 1908. 

6 comentarios:

  1. y además... testimonio de ese tiempo en el que bachilleres escribían semblanzas de toreros, sansones ambos quizás.

    ResponderEliminar
  2. Y ¿de qué trataban tales revistas? ¿De una biografía o del arte del toreo tal y como lo entendían cada una de las figuras que aparecían? Imagino que circularían por Círculos y Peñas Taurinas de la época, aportando argumentos y razones para las habituales tertulias a los que no tenían como ahora medios técnicos para asistir a todos los eventos taurinos, ya fuese en la misma plaza (personas hay que vienen de Méjico a las Ventas)o por la tele.
    Puestos a fantasear, imagino la prosa florida y laudatoria de esos escritores profesionales, tan prestos para la redacción de una necrológica, la elaboración de un discurso, o un artículo sobre las virtudes de los melocotones de Calanda. Siempre a la espera de esa gran obra que les daría por fin el reconocimiento que siempre creyeron merecer, la mejor vida que su talento les prometía en sus inicios.
    Mientras tanto estos libritos de toreros, alguna semblanza de artistas de variettes y a esperar el momento, la ocasión, el mecenas, el editor...

    ResponderEliminar
  3. No cualquiera por muy escritor que sea puede escribir de toros , no solo se necesita conocer la lidia sino conocer un extenso vocabulario que en si ya es un arte y que se desconoce , los toros son una cultura que exige mucho al aficionado y no es tan fácil de opinar como de literatura , fútbol o cine . Muchos de los que acuden a la plaza no entienden pero les gusta y aprenden cosillas
    En la ciudad de Merida ( Yucatán ) el adolescente torero franco- mexicano Michelito ha batido el récord de procacidad de Luis Miguel Dominguín al tomar la alternativa de la mano de Sebastien Castella sin cumplir 15 años , el chico corto el único trofeo del festejo y el hecho se ha convertido en un acontecimiento surrealista . Creo que es bueno que los jovenes cumplan sus sueños y que los toros den que decir , el joven quiere tomar la alternativa en Europa en 2014 pero tiene que mejorar , los toros en Europa son diferentes

    ResponderEliminar
  4. Hoy he comprado una reedición facsimil de un folleto sobre historia editado por un librero, editor e impresor francés de principios del siglo XX, la cubierta sin imagen, una composición tipográfica clásica, simétrica, resuelta con cuatro typos diferentes, enmarcado en texto con filigranas. Estas que nos muestra creo son más vanguardistas, las fotos en silueta y los textos a ambos lados de los retratos con los alineamientos irregulares las hacen más experimentales.

    ResponderEliminar
  5. Su novela lleva consigo también cada torero, y más los antiguos. Año 1900, fin de tres “novelas” en vida de Galdós. Ángel Pastor (en “Sol y Sombra”), Manchao y Dominguín. Qué vértigo los toros, el tiempo, nosotros y todo lo demás.

    http://www.lostorosdanyquitan.com/tragedias.php?y=1900

    ÁNGEL PASTOR GÓMEZ “ÁNGEL PASTOR” (1850 – 1900)

    No hubo torero que disfrutara de más simpatías que él en la plaza de Madrid, a lo que contribuyó mucho su exquisito trato y su cultura. Fue un notable músico. Nació en Ocaña (Toledo) el 15 de junio de 1850 y se crió en Aranjuez, donde sus padres tenían establecida una fonda. Quisieron estos darle una carrera, pero él salió con la tecla de que quería ser torero, y perteneció a la cuadrilla de Cayetano Sanz --de quien copió su elegancia-- y luego a la de Frascuelo, que le prestó apoyo hasta ponerle en pie de tomar la alternativa. Le concedió ésta Lagartijo el 22 de octubre de 1876, con el toro Madroño, del marqués del Saltillo, y completaron el cartel Frascuelo y Chicorro. Agreguemos que este acto se celebró en Madrid. Fue muy fino en el manejo del capote y la muleta; pero se eternizaba pinchando. La última vez que toreó fue en Lisboa, el 3 de septiembre de 1893, y falleció el 7 de abril de 1900, a consecuencia de una lesión --descuidada o mal cuidada-- que sufrió en 1897 al volcar un cochecito en que daba un paseo. Por los humanitarios servicios que prestó en una catástrofe ferroviaria ocurrida en Quintanilleja (Burgos) el año 1891, le fue concedida la Cruz de Beneficencia. Y ya digo: fue un torero artista que igual manejaba la capa y la muleta que interpretaba en el piano una melodía de Schubert.

    TOMÁS PARRONDO "MANCHAO" (1857 - 1900)

    Matador de toros madrileño que nació el 21 de septiembre de 1857. Fue un torero muy capaz que incluso hizo temporada en México a fines de 1890 y justo en esas tierras perdió la razón. Él empezó a presentar claros signos de desquiciamiento en sus últimas corridas de toros, donde se le vio desorientado y carente de razón y tomando excesivos riesgos que ponían en peligro su vida. De ahí volvió a Madrid idiotizado y casi impedido del habla por la enfermedad, y muy aturdido se le ve presenciar las corridas de toros en Madrid, pedir tabaco torpemente, y mirarlo todo con los ojos inexpresivos y turbio, donde falleció de la mente ido hacia el año de 1900. Muchos escritores sostienen que este extraño comportamiento corresponde a una persona que pudo haber sufrido de un tumor cerebral por lesiones mal atendidas en el desarrollo de su arriesgado oficio, como pudo ser el causado por una fuerte cogida y traumatismos que sufrió de un novillo en Madrid y que le causó incluso envejecimiento prematuro. En 1892 llegó a Cali procedente del Perú la primera cuadrilla de toreros de verdad: Tomás Porrondo "Manchao" (matador) y los banderilleros Manuel Vera "Mazzantinito" y Wenceslao Carrillo "Minuto". Se constituyó sociedad bajo la denominación Empresa Circo de Toros, liderada por Ulpiano Lloreda; se abre la Plaza de Armas el 25 de septiembre, siendo esta fecha la primera en que veían hombre luciendo coleta los caleños. Estos se emocionaron hasta el delirio con su labor. Acostumbrados a las encerronas populares de las plazas de la Constitución --hoy de Caycedo-- y San Nicolás, resultaba sorprendente la lidia ordenada y los trajes de luces implantados por "Manchao" y los suyos. Se vieron toda clase de suertes: salto de la garrocha, banderillas a porta gayola y lances al alimón. Tomás Parrondo se doctoró el 24 de septiembre de 1889 en la Plaza de Barcelona siendo su padrino “El Gallo”. (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega)

    ResponderEliminar
  6. DOMINGO DEL CAMPO ALCARAZ "DOMINGUÍN" (1873 - 1900)

    Matador nacido en Madrid el 12 de junio de 1873; se inicia en la vida como aprendiz de cerrajería, y luego hizo un aprendiz de torero participando por amor al arte en todas las capeas organizadas en torno a Madrid. Logró figurar por algún tiempo como banderillero en la cuadrilla de Cándido Martínez “el Manchego”. El 17 de diciembre de 1893 participa como novillero en Madrid, tomando la alternativa hasta el 28 de octubre de 1898 en la misma ciudad de manos de “Torerito” y teniendo como testigos a “Lagartijillo” y Emilio Torres “Bombita” para enfrentar a toros de la ganadería de Ibarra.

    Al poco tiempo de su alternativa (cerca de dos años), un 7 de octubre de 1900 en la recién inaugurada Plaza estilo árabe de las Arenas de Barcelona, preparándose para un quite, recibió una tremenda cornada de “Desertor” o “Receptor”, número 133 negro meano y primero de la tarde, algo delantero de cuerna y con ella un poco apretada, de la dehesa de don Eduardo Miura. Al arrancarse para tomar una vara de Cipriano Moreno, se salió suelto, y en la huida cogió a “Dominguín”, infiriéndole una terrible cornada en la región inguinal izquierda de diecisiete centímetros de profundidad; pasó que no tuvo tiempo de reaccionar ante la cogida, le suspendió en el aire unos segundos arrojándole en la arena. Fue una cornada tremenda con rotura de la vena safena y la arteria iliaca. A las diez menos doce minutos quedó como adormecido. Había muerto. Al picador José Bayard “Badila” en estado preagónico, alcanzó a decirle convencido de su muerte: "Señor José, déme un beso de despedida". Después, al final del borde de la vida y recordando a su madre exclamó: ¡Pobre madre mía!, muriendo, tras cinco largas horas de lucha, de dolor, y de dura agonía, tenía 27 años.

    ResponderEliminar