10 de enero de 2013

El campito

DESDE el tren, en medio de un paisaje de fragas y tierras sin cultivo, asilvestradas, una vereda blanca. Es un camino de herradura que sube y baja dando vueltas y revueltas entre colinas de poca monta. Quedan en él algunos charcos, de las lluvias recientes. Serpea solitario hasta desembocar allá a lo lejos en un confín de estos confines apenas visible, un campito, labrado con esmero y sin una mala hierba. Nos decimos: alguien piensa aún en ese pequeño campo, alguien cada cierto tiempo recorre una larga distancia para ararlo y mantenerlo limpio. ¿Qué sembrará en él? Es labor de secano y el terreno parece pobre, pedregoso. ¿Qué nacerá en terreno tan áspero? El trabajo de ese hombre nos conmueve. ¿Podría ser una mujer quien lo ara, acaso una mujer que lo ara porque su marido ya no puede hacerlo? Cabría. La idea hace que sintamos el deseo de conocer a una labradora así. Sigue el tren su marcha y no podemos retener mucho tiempo nuestras propias ensoñaciones. Se pierde a lo lejos el campito, como un pañuelo que nos dijera adiós.  Pero antes nos ha llenado de fe en el ser humano. Cuando ya lo hemos perdido de vista, y cruza el tren otros montes y otras tierras,  seguimos pensando en él. Decimos: quien lo ha labrado, lo ha labrado para nosotros, viajeros, sabiendo que lo veríamos desde el tren, para sostenernos en nuestra propia tarea misteriosa.


Puertollano. 29 de febrero de 2012

12 comentarios:

  1. Me levanto agradecido a mirar en los estantes del cuarto, y siguiendo con la tarea misteriosa, salen a mi encuentro, Azorín, Muñoz Rojas, Alonso Quijano y no se muy bien por qué, Juan Rulfo.

    ResponderEliminar
  2. Fantástico... y real.

    ResponderEliminar
  3. (…) no perder la fe en el ser humano.

    Estar bien despierto cada día para no liarnos demasiado con el barullo; el propio, sobre todo.
    “Poner el pico al aire”. Tratar de buscar la respiración más conveniente.

    Pequeño huerto./Siempre buscando alas,/ para volar.

    Como en un sueño,/ la Gracia recogiendo/ haces de luz.

    Áspero huerto/ ¿qué sembrarán allí?/ Trozos de vida.

    Siempre un deseo,/ remontar alto en vuelo./ Regresar luego.

    El ser humano,/ cuando lo es realmente,/ ¡el mismo Dios.

    ********************************

    «“Naturaleza” es lo que vemos -
    La Tarde – La Colina –
    Ardilla – Eclipse – el Abejorro –
    No – Naturaleza es Paraíso –
    Naturaleza es lo que oímos –
    El Agripeno* - el Mar –
    El Grillo – la Tormenta –
    No – Naturaleza es Armonía –
    Naturaleza es lo que conocemos –
    Mas nos falta el arte de decirlo –
    Tan importante es
    Nuestra Sabiduría frente
    A su Simplicidad.»

    (*) También llamado “chambergo”. “Agripeno” es el nombre cubano.

    EMILY DICKINSON, Poemas. Libros Maina, Madrid, 1984.




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ser humano,
      cuando lo es realmente,
      ¡el mismo Dios!

      Misterioso lapsus informático en nuestro escrito anterior. Al final, dejando de admirar a Dios.

      Maniobra usurpadora de algún espíritu maligno, debió ser.

      Benigna, necesaria y hermosa, por el contrario, la película que vimos anoche en la 2.
      "Regreso a Bountiful".

      Bountiful no es Puertollano, pero podría serlo. La vuelta a los manantiales. Eterna repetición de la misma cuestión. Quizás la única.

      Eliminar
  4. Misteriosa la tarea, misterioso el labrador, misteriosa la existencia.

    Bien misteriosa, sí, cualquier tarea. La de ese labrador en su campito. ¡O labradora! ¿Influjo de * ? Cómo habría que escribir “el sintagma”, ¿“es* labrador*”?

    (CMM = cientos de miles de millones). “En el universo observable”, a un lado, el rincón del* villan* o sevillan*, y al otro, los rincones de los CMM de planetas en torno a CMM de estrellas (*) en torno a CMM de galaxias en torno a ¿CMM? de agujeros negros o de otro color, que a su vez girarán en torno a… Increíble que un misterio tan perdidamente grande no nos tenga ya hechos polvo o átomos paralizados y giróvagos: a estas alturas o bajuras, parálisis y movimiento parecen ser religiosamente lo mismo. (Dosis de San Juan de la Cruz, y un euro).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, parecen lo mismo altura y bajura, quietud y movimiento. Religiosamente lo mismo, en sentido literal, en el caso de los Derviches giradores o giróvagos. Su movimiento muta en quietud saltándose todas las reglas de la física.

      En el cómputo de la infinitud, todo quiere confluir y perderse. Por eso nos es tan confortable el misterio. Metafísicos somos.
      Más nos vale.

      Eliminar
  5. Yo nunca guardé rebaños

    Pero es como si los guardara.

    Mi alma es como un pastor,

    Conoce el viento y el sol

    Y anda de la mano de las Estaciones

    Siguiendo y mirando.

    Toda la paz de la Naturaleza sin gente

    Viene a sentarse a mi lado.

    Pero yo quedo triste como una puesta de sol

    Para nuestra imaginación,

    Cuando enfría el fondo del llano

    Y se siente la noche entrada

    Como una mariposa por la ventana. (Alberto Caeiro. FP)

    ResponderEliminar
  6. ¿ Donde está el alcacel del que hablaba Azorín en la ruta de don Quijote ? Miles de pueblos derruidos en España que nunca recuperaremos . El caso es que el " bananero " de turno ha dado concesiones ( no comisiones ) a grandes empresas energéticas para sacar gas en el subsuelo mediante la fractura hidráulica ( FACKING ) en toda España , nos quieren comer las entrañas de la tierra y contaminar los acuíferos , esto no va a se permitido por el pueblo .
    Acabo de escuchar en la ser que la amante de Juan Carlos anduvo pillando por la orilla , en fin esperemos no le excomulguen . Creo que es hora de que abdique y deje de perjudicarnos y tratarnos tal cual ¡ Vete ya ¡
    Chao

    ResponderEliminar
  7. Cuando muy de vez en cuando paso por esas tierras en tren o no voy conduciendo el coche oteo el horizonte en busca de nada y siempre veo el mismo hombre, que es la figura de muchos fantasmas:

    Por la manchega llanura
    se vuelve a ver la figura
    de Don Quijote pasar
    Y ahora ociosa y abollada
    va en el rucio la armadura
    y va ocioso el caballero sin peto y sin espaldar
    Va cargado de amargura
    que allí encontró sepultura
    su amoroso batallar
    .......

    LEON FELIPE. Vencidos.

    Veo el mismo hombre y su percepción borrosa me llega acompañado de la melodía precisa y preciosa soñada por Serrat en instantes de máxima inspiración.

    ResponderEliminar
  8. "Trabaja, campesino, ¡Trabaja! ¿Te sobran energías para el amor? Te basta.

    ¡Oh, ciudad! malnutrida de labios removidos con todo lo peor: abandona tus muros. Hazte del campo donde naciste.

    Aquí no transcurre un segundo sin que lo deje de anunciar un gallo. Aquí para la calma nuestra, campesinos, las tortugas, que eternizan su paso, corren a gran velocidad."

    MIGUEL HERNÁNDEZ, VÍA- de campesinos. Prosas líricas y aforismos.

    ResponderEliminar
  9. “Campito” en las páginas permitidas del Rodríguez Marín, un solo resultado:

    Pág. 226, cantar nº 2754:

    “En el campito llueve;
    Mi amor se moja;
    ¡Quién fuera chaparrito
    Cubierto de hojas!”.

    De campo algunos más en esta misma página:

    “Si supiera que estaba
    Mi amor segando,
    Le llevara un pañuelo
    Para en sudando”.

    También en gerundio:

    “Subiré como hiedra
    Por las paredes,
    Hasta llegar al sitio
    Donde tú duermes.
    Pero en llegando,
    Se aliviarán mis penas
    Contigo hablando”.

    A la siega otra vez:

    “Mi amante está segando;
    ¡Virgen divina!
    ¡Quién pudiera ponerle
    Al sol cortinas!”.

    No hay mucho campo en esta página. Vuelta a la hiedra:

    “Quisiera borberme yedra
    Y trasminar tus poderes,
    sentarme a tu cabesera
    Y ver er dormir que tienes”.

    Trasminar. ¿Y alcarraza?

    “Arcarrasa de tu casa,
    Chiquiya, quisiera ser,
    Para besarte los labios
    Cuando fueras a beber”.

    «alcarraza. (Del ár. hisp. “alkarráza”, este del ár. clás. “kur[r]āz”, y este del persa “korāz” 'buche', por alus. a su forma). 1. f. Vasija de arcilla porosa y poco cocida, que tiene la propiedad de dejar rezumarse cierta porción de agua, cuya evaporación enfría la mayor cantidad del mismo líquido que queda dentro. (Real Academia Española)». Como el botijo. De nada.

    Y bien poco santo, uno y no más, Santo Tomás (yendo a apuntársela, así pregonaba don Martín su carambola única); el cantar inmediatamente anterior al del campito, el nº 2753 (perdón pido a las ***):

    “Si yo fuera basilisco,
    Con la vista te matara
    Y te sacara del mundo,
    Pâ que nádie te gozara”.

    ResponderEliminar
  10. Hunter Thompson : Nos hicieron creer en la expansión de la conciencia y ahora la vida se reduce a la supervivencia sin tener en cuenta la sombria realidad, no queda nada de la energia de los 60 y nos han hecho creer que alguien mantiene una luz encendida al final del tunel
    saludos.

    ResponderEliminar