15 de enero de 2013

Guarda el secreto

DECÍA Balzac que llevaba "una sociedad en mi cabeza". Los fotógrafos Jonás Bel y Rafael Trapiello se han propuesto fotografiar a lo largo del 2013 a unos cientos de personas. Lo que Gaya llamaba el hombre común, hoy tan excepcional como él lo entendía. Subirán sus retratos cada día a este sitio en la red. Nulla dies sine linea. El trabajo diario da sus frutos a diario. JRJ soñaba con publicar cada día, en una imprenta próxima a su casa, el trabajo de la víspera. Internet ha metido nuestra imprenta en casa y la ha llevado a la casa de todos. Y, desde luego, ninguna mejor compañía para un solitario que el trabajo de otros solitarios. Podremos decir, con Emily Dickinson: "Yo no soy nadie, ¿y tú? ¿No eres nadie tampoco? Entonces somos dos, guarda el secreto. Ya sabes que podrían desterrarnos". Sí, ya somos dos. Tres. Cien. Los días que tiene un año, guardando el secreto.

Foto: Rafael Trapiello

15 comentarios:

  1. Magnífica idea la de traernos la instantánea de esa vida que transita por la calle en forma de personajes anónimos.
    Con las fotos y las letras los Trapiello parecen firmemente resueltos a ocultarnos las armas.
    Un hijo fotógrafo y el otro arquitecto. Yo, torpe con la cámara, en vez de retratar personas paso largas horas recorriendo Conde de Peñalver, Pi y Margall y Eduardo Dato por una acera y por otra, haciendo fotos de sus espléndidos edificios. O mejor dicho, de sus detalles inadvertidos para el viandante, que son una variada suerte de torreones, ménsulas, artesonados, molduras...
    La suerte, desde luego, es la de apreciarlos y disfrutarlos.

    ResponderEliminar
  2. El Alma elige su propia Sociedad-
    Luego- cierra la Puerta-
    A la divina Mayoría-
    Ya para siempre ausente-

    Imperturbable- advierte las Carrozas-detenidas
    Frente a su humilde Verja-
    Imperturbable- aunque un Emperador esté a la
    (entrada
    De rodillas-

    Yo la he visto- de un extenso país-
    Escoger a uno-
    Luego- las Valvas sellar de su atención-
    Como una Piedra-

    EMILY DICKINSON, POEMAS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La fama es una abeja.
      Tiene un cantar-
      Y tiene un aguijón-
      Ah, y también tiene alas.

      EMILY DICKINSON.

      Eliminar
    2. "En mi casa todos son religiosos menos yo, y los domingos dirigen sus ruegos a una especie de eclipse al que llaman Padre".

      Emily Dickinson por carta. Cita mucho menos conocida que esta otra.

      "Si puedo impedir que un corazón se rompa, / no habré vivido en vano; / si puedo aliviar el dolor de una vida, / o mitigar una pena, / o ayudar a un desvalido / gorrión a regresar a su nido, / no habré vivido en vano".

      Y al gusanito que cayó en el mantel tras el mordisco. “Qué puedo hacer por ti si ya estás fuera de la castaña”, por dentro ―qué mujer― tratando de excusarse.

      Eliminar
  3. Junto al riachuelo
    me reflejo en sus aguas azules,
    frente a los acantilados
    me siento sobre una roca grande.
    Mi mente
    es como aquella nube solitaria,
    no depende de nada.
    ¿Por qué habría de inclinarme yo
    por los asuntos del mundo?

    ***

    Mi casa no tiene vigas pintadas,
    mas llamo a los verdes bosques
    mi hogar.
    Una vida pasa abruptamente,
    pero ¡no digas
    que diez mil cosas están muy distantes!

    Tú no construyes una balsa
    para llegar a la otra orilla,
    sino que tambaleas y te hundes
    tratando de coger flores.

    Si no plantas ahora
    las raíces de la bonanza,
    ¿cuándo las verás
    florecer?

    POESÍA ZEN, LOS POEMAS DE HAN -SHAN.

    ResponderEliminar
  4. Que buena idea para este almanaque. Imagen Rafael, texto Andrés, y comentarios aparte. Recuerda un poco aquellos libros de Baroja sobre la España de su tiempo "La busca" "Silvestre Paradox", ect. ilustrados por su hermano Ricardo. Ya digo idea excelente.

    ResponderEliminar
  5. Andrés: Su familia, comenzando por usted y siguiendo por su mujer - la cual recordando una frase bonita en sus diarios "¿Me vas a retirar algún día?" y sus hijos, Guillermo el oriental y Rafael el urbano son todos ustedes una fuente de poesía de la que a muchos nos gusta beber cada día.

    Muchas gracias a todos. ¡Que suerte compartir su tiempo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. EL POETA (Fragmento)

      ¿Dónde está el poeta? Decidme quién es, quién es,
      ¡nuevas Musas, para que yo lo conozca!
      Es el hombre que igual es a otro
      hombre, sea éste rey,
      o el más pobre del clan de los mendigos,
      o cualquier otra cosa asombrosa
      que un hombre pueda ser entre Platón y simio.
      Es el hombre que con un pájaro,
      reyezuelo o águila, encuentra el camino
      que le lleva a todos sus instintos. Ha escuchado
      el rugido del león y decir puede
      lo que su callosa garganta expresa,
      y para él el aullido del tigre
      se vuelve claro, y apremia
      sus oídos como lengua vernácula.

      Octubre de 1818, JOHN KEATS,"Poemas diversos".

      Eliminar
  6. Baste ya por hoy de "soledad sonora" en altísimo grado.

    Un Cielo de Verano
    Es Poesía,
    Aunque nunca repose en un Libro -
    Los Verdaderos
    Poemas huyen -

    ***

    Si yo acaso no estuviese viva
    Cuando los Petirrojos vuelvan,
    Al de Corbata Roja
    Dadle una miga en mi Memoria.

    Si agradecéroslo no puedo
    Por estar muy dormida,
    Sabed que lo estaré intentando
    ¡Con labios de granito!

    EMILY DICKINSON (1830 - 1886)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LA GATA TUVO GATITOS EN EL TONEL DE VIRUTAS

      «(…) Las cartas de sus últimos años son poemas en prosa: una o dos palabras por renglón y una actitud vital atenta y brillante que encantaba a los destinatarios: "Mamá fue de paseo, y volvió con una flor sobre su chal, para que supiéramos que la nieve se había ido. A Noé le hubiese gustado mi madre... La gata tuvo gatitos en el tonel de virutas, y papá camina como Cromwell cuando se apasiona".

      Disfrutaba de la visión de los niños que jugaban en el terreno lindero ("Me parecen una nación de felpa o una raza de plumón") y trabajar de rodillas en sus flores.

      Cuando murió su sobrino menor, último hijo de Austin Dickinson y Susan Gilbert, el espíritu de Emily, que adoraba a ese niño, se quebró definitivamente. Pasó todo el verano de 1884 en una silla, postrada por el Mal de Bright, la misma nefritis que acabó con Mozart. A principios de 1886 escribió a sus primas su última carta: "Primitas, Me reclaman".

      Emily Dickinson pasó de la inconsciencia a la muerte el 15 de mayo de 1886. (…)». WIKIPEDIA.

      Vestidos más bien de negro, primita, no nos van llamando a todos; nos vamos yendo.

      Eliminar
  7. La fotografía es un arte que salvó muchas vidas y denunció los horrores , fusionarla con la literatura es un paso lógico e interesante . El post me ha llevado a ojear el " la Tierra " de Yann Arthus- Bertrand y mirando en Internet he visto en Youtube la película Home ( en español ) de este fenomenal artista , una pasada .
    Chao

    ResponderEliminar
  8. Con todos los respetos para Maruchi y Manuel, de seguir así las cosas el blog del señor Trapiello va a tener que llamarse el rinconcito de Emily Dickinson; a no ser que dos o tres anónimos se cabreen y les de por replicarles con citas bíblícas, en cuyo caso el nombre de este podría ser el Zigurat de Andrés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Yo no soy nadie, ¿y tú? ¿No eres nadie tampoco? Entonces somos dos, guarda el secreto. Ya sabes que podrían desterrarnos". Emily Dickinson con internet. No le hubiera venido mal a ella; ni ella a la red, que hace nadie a todos. Desterrar de la red es imposible, luego ya sobra guardar el secreto. La veinticinco años vestida de primera comunión, tan bien aprovechados, rechazaría internet menos que a los fotógrafos.

      Y lo más importante: en la red escribe más de una Emily. Con suerte uno se da con ellas y no con Maruchi ni Manuel; ni con don José Cancio.

      Eliminar
    2. Hay que reconocer que de un tiempo a esta parte a Miss Emily se la cita en este blog de forma constante. Que yo haya hecho una broma al respecto, sin faltar a nadie, me parece que no ha debido suponer una respuesta tan arisca por su parte, señor Anónimo. Creo que hacer uso del humor, a veces, y siempre con educación, le resta a las situaciones cierta gravedad, lo cual puede resultar un contrapunto necesario en tiempos de lágrimas.

      Eliminar
    3. Mi morada ha sido el monte T´ien-t´ai
      desde el principio.
      Los caminos envueltos en nubes
      y la niebla densa
      espantan a las visitas.
      Los milenarios peñascos,
      recónditos e impenetrables,
      son idóneos guardias de mi retiro.
      ¡Es un pabellón de piedra
      sobre diez mil despeñaderos!
      Con zuecos y un sombrerillo de abedul
      ando a lo largo del arroyo;
      vago por las montañas
      con abrigo de andrajos y bastón de pata de ganso.
      Porque intuyo que esta vida efímera
      es sólo una ilusión,
      ¡cómo disfruto de estos correteos!
      ¡Qué maravilla!

      Poeta- ermitaño, chino, que vivió en el siglo IX de la era cristiana.

      Eliminar