14 de enero de 2013

La advertencia (alegoría)


 SI nos atenemos a la definición de alegoría, “ficción en virtud de la cual algo representa o significa otra cosa diferente”, al folleto que acaba de imprimir y enviar a sus amigos Alfonso Guerra podríamos darle el nombre de alegoría, incluso el de libelo, a tanto se ha llegado. Lo ha titulado “La advertencia”. 

Alfonso Guerra es un político español conocido. Esto puede parecer hoy obvio, pero no dentro de unos años. A tanto llegaremos. Y Guerra envía desde hace años por estas fechas a sus amigos una peculiar felicitación de Navidad: tal o cual poema, texto o relato de algún escritor en los que viene cifrado su estado de ánimo o aquello que a él le habría gustado poder decir. Este año ha escogido una carta del prerromántico Johan Gottfried von Herder de 1794 en la que Walter Benjamin vio una “advertencia ante las amenazas del nacionalismo y el fascismo”. Cómo le llegan a uno estas plaquettes de Guerra no siendo amigo suyo, ni desde luego enemigo y casi ni saludado, es un misterio, pero mucho le agradecemos la fineza, hoy más que nunca. 

Leemos la carta de Herder apesarados y con el corazón encogido o más exactamente, descorazonados: ¿la historia no nos ha enseñado nada? “La locura nacional es todavía algo más terrible”, nos recuerda Herder, y sigue: “Lo que ha echado raíces en la nación, lo que un pueblo aprecia y reconoce, ¿cómo es que no va a ser verdad?, ¿quién podría dudarlo? El lenguaje, las leyes, la educación, la manera cotidiana de vivir, todo lo consolida y nos remite a ello; quien no comparte la locura es un idiota, un enemigo, un hereje, un extranjero. Si además, como suele suceder, esa locura es cómoda o beneficiosa para grupos sociales bien concretos, o incluso beneficiosa para todos (según lo que ella misma nos informa), si la han cantado los poetas y la han demostrado los filósofos, y, en fin, si la boca del rumor proclama que justamente la locura es la gloria total de la nación, ¿quién le llevaría la contraria?, ¿quién no querrá, por cortesía, sumarse a ella? (...) Un jurista culto llegó a anotar que una serie de imágenes dañinas se encuentra unida a la palabra “sangre”: “limpieza de sangre”, “justicia de sangre”, “sed de sangre”; con la palabra “herencia” o “posesión” o “propiedad” sucede lo mismo... Palabras y signos que no tenían ningún significado han sido adoptados por partidos, y con la locura y su contagio han trastornado mentes, destruido amistades y familias, asesinado a personas y arrasado países y naciones”...

Resulta patente que Alfonso Guerra ha querido decirnos algo, y no es difícil adivinar su propósito al circular la carta. Por eso nos preguntamos por qué él, que puede, no toma la palabra en el Parlamento, y allí, ante los representantes de la nación, incluso sólo para aquellos de su propio partido que parecen haberse sumado jubilosos a la locura nacional, lee la juiciosa carta de Herder recordada por Benjamin en plena orgía nazi. Pero ya que no contamos con una respuesta, contentémonos al menos con la alegoría y esperemos esa bendita y dorada edad de la que hablaba don Quijote, en la que nadie es más que nadie, y menos por haber nacido a este o al otro lado de una raya.
   [Publicado en el Magazine de La Vanguardia el 12 de enero de 2013]

13 comentarios:

  1. CARTA DE SIMONE WEIL A GEORGE BERNANOS

    Simone Weil, 3, rue Auguste-Comte, París.

    "…cuando las autoridades temporales y espirituales han puesto una categoría de seres humanos fuera de aquellos cuya vida tiene un precio, no hay nada más natural para el hombre que matar. Cuando se sabe que es posible matar sin arriesgarse a un castigo ni reprobación se mata, o al menos se rodea de sonrisas alentadoras a aquellos que matan. Si por casualidad se experimenta primero cierto desagrado, se calla y pronto se lo sofoca por miedo a parecer que carece de virilidad. Hay ahí una incitación, una ebriedad a la que es imposible resistirse sin una fuerza de ánimo que me parece excepcional, puesto que no la he encontrado en ninguna parte.

    He encontrado en cambio franceses pacíficos, que hasta ese momento yo no despreciaba, a los que no se les había ocurrido ir por sí mismos a matar, pero que se sumergían en esa atmósfera impregnada de sangre con un visible placer. Nunca podré sentir por ellos en el futuro ninguna estima.

    (…) se parte como voluntario, con ideas de sacrificio, y se cae en una guerra que se parece a una guerra de mercenarios, con muchas crueldades de más y el sentido del respeto al enemigo de menos.(…)

    Lo que dice del nacionalismo, de la guerra, de la política exterior francesa después de la guerra me ha llegado igualmente al corazón.

    Yo tenía diez años cuando el Tratado de Versalles. Hasta entonces había sido patriota con toda la exaltación de los niños en período de guerra. La voluntad de humillar al enemigo vencido, que se desbordó por todas partes en ese momento (y en los años que siguieron) de una manera tan repugnante, me curó de ese patriotismo ingenuo.

    Las humillaciones infligidas por mi país me son más dolorosas que las que éste pueda sufrir. (…)

    Carta extraída de "Diario de España", escrita en torno a 1938.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. “Una nación no puede, como tal, ser objeto de amor sobrenatural. No tiene alma. Es un gran animal (…) El amor a la patria es puro en la medida en que es amor a lo que es, y no a lo que podrá ser; en tanto sea amor al ser humano por la armonía que lo une a la ciudad y no participación en el amor a la gruesa bestia social por sí misma”. (Simone Weil)

      Eliminar
  2. ¿“Lo que quede de pueblo” frente a Nación? ¡García Calvo que estás en los cielos, qué difícil reunir todos los ingredientes de tu fórmula más allá de Jipilandia! ¿Con Internet y buena educación, “popular” volvería a ser popular de verdad? ¿Quizá el pueblo ya no es lo que era? “Propio de las clases sociales más desfavorecidas”: ¿bajará más puestos la tercera acepción de “popular” según la Real…? En el siglo XIX, a rodríguezmarines y demás demófilos sin democracia, ¿le era todo más fácil? Reflexionen los más dotados; yo copiaré dos cantares de la biblia "pacorromarina":

    “La reina doña Isabel
    Puso sus tiros en Baza,
    Y yo los he puesto en ti
    Porque me haces mucha gracia”.

    “Una mora me enamora
    Y no es mora de nación;
    Que es mora porque ella mora
    Dentro de mi corazón”.

    ResponderEliminar
  3. Antes de afirmarnos como Estado 'en' Europa los catalanes deberíamos cantar cada día el poema de Agustín García Calvo "libre te quiero", musicado de manera excelente por Amancio Prada.

    Porque la reiterada frase "pero no mía" es ejemplo de compartición, perdón por el palabro.

    El cierto déficit institucional dentro del Estado que pueda haber entre Catalunya y - digámoslo a la manera más amistosa - cierto centralismo cansino, no debe ser la coartada para que las élites de este "petit país" se encarguen de gestionarlo desde una pertinaz connivencia de grupos que se apoyan para malversar a la ciudadanía.

    Creo pués que debemos celebrar un referendum sobre la independencia y creo tambien que los resultados no serán tan satisfactorios para aquellos que desean controlar nuestras vidas y enfrentarnos con nuestros hermanos de otras autonomías.

    Lo que creo es que Catalunya desea ser amada por el resto de España y permitirle influir un poco en el crecimiento común.

    Soy un gallego que aprendió a amar a Galicia desde y por Catalunya. Amo a Castilla por haber vivido en la ciudad impar y visitar cada año Soria y siento una carencia grande cuando pienso en otras regiones que no conozco a fondo.

    No milito, solo dudo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Libre te quiero, / como arroyo que brinca / de peña en peña. / Pero no mía.
      (...)

      Pero no mía / ni de Dios ni de nadie/ ni tuya siquiera."

      "ni tuya siquiera".

      Con este verso hasta los cimientos de la duda se deshacen.

      La libertad como liberación del peso de la "identidad".

      Ni militantes de la libertad siquiera.

      Eliminar
  4. "(…) Conviene que nuestra meditación penetre hasta la última capa de conciencia étnica, que someta a análisis sus últimos tejidos, que revise todos los supuestos nacionales sin aceptar supersticiosamente ninguno.

    Dicen que toda la sangre puramente griega que queda hoy en el mundo cabría en un vaso de vino. ¿Cuán difícil no será encontrar una gota de pura sangre helénica? Pues bien, yo creo que es mucho más difícil encontrar ni hoy ni en otro tiempo verdaderos españoles. De ninguna especie existen acaso ejemplares menos numerosos.

    Hay, es cierto, quienes piensan de otra suerte. Nace la discrepancia de que, usada tan a menudo, la palabra "español" corre el riesgo de no ser entendida en toda su dignidad.

    Olvidamos que es, en definitiva, cada raza un ensayo de una nueva manera de vivir, de una nueva sensibilidad." (…)

    JOSÉ ORTEGA Y GASSET, "Meditaciones del Quijote", Cap. 15, "La crítica como patriotismo".

    ResponderEliminar
  5. "Si conociese algo útil para mi patria que fuese perjudicial para Europa, o algo que fuese útil para Europa y perjudicial para la humanidad, lo consideraría un crimen".

    MONTESQUIEU.

    ResponderEliminar
  6. Santamaría de la Esperanza y la Soledad nos ampare bajo su regazo . En fin todo se hace bien , se indulta a quien tenga carnet político , se insulta al pueblo con arengas de parvulario y son muy tóxicos . Solo veo un brote verde : Carromero que según Aguirre es un héroe y ha sufrido la tortura de estar encarcelado en un Pais diabólico .
    ¿ Alguien se pregunta porqué en Euskadi apenas hay corrupción y sus estadísticas sí están a nivel europeo ?
    santa Rita Rita lo que robé no se quita .
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Mi opinión es que el pueblo catalán - si tal existe de verdad - tiene el derecho a ser consultado sobre su grado de secesionismo.

    Las dos cosas bonitas de esa consulta son: El deseo unitario de manifestarlo y el posterior gatillazo.

    En ello confío.

    Y no soy de nadie, de nadie, bueno sí de mis padres pero ya no están.

    No soy de nadie.

    ResponderEliminar
  8. NACIÓN > Etimología > Primer párrafo (Wikipedia).

    «La palabra nación proviene del latín nātio (derivado de nāscor, nacer), que podía significar nacimiento, pueblo (en sentido étnico), especie o clase. Escribía, por ejemplo, Varrón (116-27 a. C.): "Europae loca multae incolunt nationes" ('Son muchas las naciones que habitan los diversos lugares de Europa'). En los escritos latinos clásicos se contraponían las "nationes" (bárbaros no integrados en el Imperio) a la "civilitas" (ciudadanía) romana. Dice Cicerón: Todas las naciones pueden ser sometidas a servidumbre, nuestra ciudad no».

    Wikipedia-English:

    “Omnes nationes servitutem ferre possunt: nostra civitas non potest.” (“All races are able to bear enslavement, but our community cannot.”)

    ―CICERO, Orationes: Pro Milone, Pro Marcello, Pro Ligario, Pro rege Deiotaro, Philippicae I-XIV

    ResponderEliminar
  9. ¿Ser de algún sitio te hace mejor? ¿Por el hecho de haber nacido aquí o allí, te hace más inteligente? ¿Se es más justo teniendo un patria y no otra? ¿No es en uno y solo en uno, donde radica la bondad, la inteligencia y la justicia? Pues, entonces, qué más me da mientras nadie me impida ser, pensar y hablar. Esto es lo que importa, pues con esos parámetros se puede luchar para que la gente sea mejor, más inteligente y más justa. ¿Nación? ¿Patria? ¿Bandera? Sí, para incluir, para ser junto con el resto, de dentro y de fuera, con la misma o con otra lengua. No, si son las excusas para excluir, alejar y reprimir a quien “no sea de aquí”.

    Y con las palabras, nación, patria y bandera, hicieron un gran manto con el que cubrieron las vergüenzas de su latrocinio, su predominio y su clasismo - ¡0h rancia burguesía catalana!- , y consiguieron que todos se sintieran (de sentimiento, irracionalidad) iguales. Más, ¿en qué son iguales l*s emplead*s de la SEAT y En Artur Mas i Gavarró, aunque los dos hablen catalán?

    Y sirva de ‘coda’: ¿En qué se diferencian Doña María Dolores de Cospedal García (nacida María Dolores Cospedal García) y En Artur Mas i Gavarró, exceptuado que la primera es mujer y no habla catalán?

    ResponderEliminar
  10. Dice usted muy bien cuando afirma que Guerra dispone de tribuna tanto en su partido como en el parlamento para sugerir cordura y sensatez. Pero no lo hace por razones que solo él, tan aficionado a la retórica,dicho sea de paso,conoce. Cabría entonces que dimitiera de ambos ámbitos, en vez de lanzar esporádicas soflamas de clarividente culto. Personalmente opino que ha perdido el protagonismo que ansía y nadie le devolverá. Y, frustrado y resentido ante esa constatación, hace acto de presencia en fechas señaladas para hacer oír su voz machadiana.
    En último caso debe recordarse a si mismo su responsabilidad compartida en el diseño del mapa autonómico, sin olvidar que lo que hoy le desagrada también es fruto de tirones de cuerda en los que él participó de forma aventurera.

    ResponderEliminar
  11. Cuando daño hace todavía el franquismo mal digerido en diestros y siniestros.

    ResponderEliminar