27 de mayo de 2014

Pensar, sentir, vivir


CLÁSICO es aquello que no ha sucedido del todo, no por incompleto, sino porque está sucediendo siempre, que es como decir que está eternamente completándose.
* * *
EL pensar nunca es enteramente original. Todo ha sido entrevisto o dicho antes ya alguna vez. En cierto modo todo son variaciones... originales. Sólo sentimos ex nihilo. El sentir empieza y acaba plenamente en cada uno de nosotros, como el mundo. El pensamiento lo hacemos entre todos, y es lo que nos hace humanos. Sólo el sentir es propio de dioses.
* * *
CREE quien piensa, crea quien siente, y cree y crea quien vive plenamente.


9 comentarios:

  1. Que acierto ilustrar los pensamientos de hoy con la aceitera de Rafael Marquina. Un clásico del diseño español. Un proyecto iniciado en los años 60 y que siguió mejorando hasta el final de su vida. Victoria

    ResponderEliminar
  2. Muy bien dicho el primer pensamiento. Lo clásico, que viene a ser lo eterno (y lo moderno, obviamente), es algo así como un peregrinaje hacia el seguir peregrinando.

    ResponderEliminar
  3. QUÉ FUE DE LAS ANCAS DE ANTAÑO

    Las ranas croaban felices las noches de verano cuando con linternas ―alguno con candil― íbamos a las charcas de los arroyos. Ya calladas, pasmadas por la luz, al recibir tan quietas los golpes secos de nuestras tablillas aún más felices parecían. Nuestras madres las rematarían a todas, es de suponer, antes de desmembrar y freír sus finísimas ancas. O sea:

    ¿Creer, crear? Tal vez croar.

    ALMT

    ResponderEliminar
  4. Pensar, sentir, vivir. 3 sugerencias para 3 anónimos a las que se pueden añadir otras 3: Suscribirse, Donar o Donar cc. Así todos iguales.

    ResponderEliminar
  5. Antonio Machado
    Ni mármol duro y eterno
    ni música ni pintura ,
    sino palabras en el tiempo
    Toda la imaginería
    que no ha brotado del rio,
    barata bisutería .
    Prefiere la rima pobre,
    la asonancia indefinida ,
    Cuando nada cuenta el canto ,
    acaso huelga la rima .

    El arte es esto , puedes ser original , profundo o superficial , yo reconozco un artista cuando a leo a un don Antonio , los demás ahí estamos , ¿ Artistas ? ¿Donde ?, hace mucho que no nacen artistas , hay muy buenos profesionales pero cuando nada cuenta el canto , lo demás sobra ,

    ResponderEliminar
  6. El aceite de la sombra, he recordado la infancia, las alcuzas de aceite del taller de mi padre, me encanta la palabra alcuza. Jugábamos con él a los escondidos cuando cortaban la luz en La Habana. Los sesenta gloriosos y él nos ponía a jugar diciendo:
    - Aceitera,
    - Vinagrera,
    - Casco real,
    repetíamos todos tras él y dábamos una palmada en la espalda del que "se quedaba"...
    - Da sin reír, (el que se reía perdía y "se quedaba")
    - Da sin hablar (si repetías perdías)
    - Pajaritos del rey, echar a volar
    Y corríamos a escondernos.
    Tengo un recuerdo de éste juego que es una sensación indescriptible, nunca lo vi jugar a nadie y pienso en España se perdió. Mi padre nació en 1924 y se marchó de España después de la guerra civil.

    ResponderEliminar
  7. JRJ se quejaba que ya de niño le parodiaban sus poemas , creó una escuela lo cual no es lo mejor para un poeta , porqué siendo un gran y original poeta el que otros le imitaran le robaban su esencia ; en cambio AM es inimitable y resulta más único que JR, a pesar que JR se pensaba más los poemas y parecen más perfectos pero son mejores los de Antonio , tiene más sentimiento y es un creador mas espectacular . Los dos son de 10 , pero ser un uno por ciento mejor se nota , espero haber sido original con esta teoría , no se trata de convencer .

    ResponderEliminar
  8. Leonville: de entrada, el primer aforismo de Trapiello viene de algo anterior del segundo anónimo, que soy yo, muy "sentidor". Y ese algo de mí vino de no sé dónde (he aquí la originalidad). Pero él lo expresa muy bien. Por lo demás, desde mi punto de vista, la imitación no interesa si no es para continuar lo del imitado, para contribuir, aunque sólo sea con dos o tres versitos, a ese estar eternamente completándose que tú sabes...Y, por cierto, Machado, especialmente sus proverbios y cantares, es muy fácil de imitar, pero pide menos continuidad.
    Oye, a todo esto, qué inteligentes somos tú y yo. Te lo digo en serio.

    ResponderEliminar
  9. “Es una calle larga y silenciosa. / Ando en tinieblas y tropiezo y caigo / y me levanto y piso con pies ciegos / las piedras mudas y las hojas secas / y alguien detrás de mí también las pisa: / si me detengo, se detiene; / si corro, corre. Vuelvo el rostro: nadie. / todo está obscuro y sin salida, / y doy vueltas y vueltas en esquinas / que dan siempre a la calle/ donde nadie me espera ni me sigue, / donde yo sigo a un hombre que tropieza / y se levanta y dice al verme: nadie”. (Octavio Paz)

    Nadie, nada, nunca, siempre..., que siga la rueda. Y siempre la verdad como rumor de fondo en el tiempo.

    ResponderEliminar