5 de febrero de 2012

Agitación y propaganda (una foto)

NO eran más que los trozos de un cartel de gran tamaño de los años cuarenta (si no de la guerra), impreso por la Secretaría General del Movimiento. Inmóvil sobre la acera de la calle Mira el Río Baja, lo que queda de aquel Régimen. A medida que vayan pasando los años los trozos se irán haciendo más y más pequeños, como molidas piedras de un bocarte, y un día sólo serán esencia misma del tiempo en un reloj de arena.
El Rastro, 29 de enero de 2012

8 comentarios:

  1. A veces el pasado tarda demasiado en pasar. Su ejemplar visión del tiempo y de la historia es cautivadora, Andrés, muy hermosa.

    ResponderEliminar
  2. Manuel Cañedo Gago5 de febrero de 2012, 1:58

    Afortunadamente, de aquel Régimen van quedando sólo restos, aun siendo estos muy sólidos. Estamos viendo estos días a un magistrado sentado en el banquillo de los acusados por haber querido investigar los crímenes cometidos por el franquismo; siendo juzgado por un tribunal del que no deja de sorprender la facilidad con la que cambia de criterio a la hora de aplicar la jurisprudencia, dependiendo de quién sea el imputado. Podría decirse que algunos altos órganos jurisdiccionales aún se resisten al cambio democrático.

    ResponderEliminar
  3. Creo que debiera saber que una de las principales puntas de lanza en el caso Garzón, hay
    que buscarla en el sector progresista del Consejo General del Poder Judicial. Y trae causa del frustrado paso del magistrado por el Ministerio del Interior. Responde sin duda a las luchas internas dentro de las mismas familias políticas. En un reciente acto solemne en el Congreso, un histórico ex-ministro socialista negó públicamente el saludo al Presidente del Constitucional por su posicionamiento en el caso Bildu. No hay que ir muy lejos. El resultado del congreso del PSOE ayer en Sevilla, pone una vez más de manifiesto la fractura histórica en el socialismo español y que algún problema nos ha causado.

    En el otro lado pasa igual. Hace unas semanas cuando murió Javier Pradera, el obituario que le dedicó Víctor de la Serna fué nauseabundo. Respondía cincuenta o sesenta años después a las irreconciliables luchas de poder dentro del régimen franquista entre las distintas familias.

    ResponderEliminar
  4. La temporalidad se construye por medio de nuestras prácticas que son las que sostienen las relaciones y los discursos. La realidad se construye a medida que las personas hablan, escriben, discuten sobre ella. El reloj de arena actualmente ha aumentado volumen.

    ResponderEliminar
  5. parece una de las caras de Bélmez; lo q decía la letra de Kansas: all we are es dust in the wind, esquelas más teselas, menos garzón y botín que amanecen mucho antes que el resto
    saludos

    ResponderEliminar
  6. Su ideario sobrevive a un tsunami, esta más fuerte que hace 30 años, muchos lo ven como tabla de salvación, el tiempo dirá que dura lo que hay. No existe ideario que evite el devenir de los acontecimientos

    ResponderEliminar
  7. Es bonita la entrada y ojalà fuese cierto que tales piedras se convirtiesen en fina arena de un reloj del tiempo. Pero mucho me temo que coincido con Manuel que dichas imagenes se cubren de modernidad y sus influencias perduran mucho mas alla de lo que algunos quisiéramos.

    ResponderEliminar
  8. si la historia desaparece, desaparece la raíz de los que somos (somos nuestras raíces, nuestra historia, por malas que sean, somos lo que hacemos y en lo que creemos) lo que ha pasado estará ahí por mucho que reneguemos de ello, solo hay que analizarlo con sentido critico y sacar conclusiones que nos hagan avanzar hacia un futuro mejor

    ResponderEliminar