25 de febrero de 2014

Ahora que estamos todos, vamos a contar mentiras (1)

AYER, como si lo hubiesen dispuesto así los hados, coincidieron estos dos hechos: la emisión del programa Operación Palace, del periodista Jordi Évole, un fake del 23F, en La Sexta, y en El País, unas horas después, este excelente artículo, "Personas de verdad en libros de mentira", de Javier Rodríguez Marcos, que le pidió a uno algunas líneas sobre el asunto.
Son las que van a continuación, incluyendo las que por razones de espacio no pudieron caber allí.
Y mañana algunos cabos sueltos al hilo del timo de JÉvole, justificado por este como "unas risas", y de algunas de las cosas que salen en el artículo de JRMarcos.
* * *
LA ética que ha de regir el uso de la ficción en lo real y a la inversa, de lo real en la ficción, no está escrita en ninguna parte, aunque Cervantes nos da alguna pista: se puede escribir todo, "sin daño de terceros", dice en el Coloquio de los perros.  "Esto que te voy a contar es verdad", nos dice el novelista, y si está bien contado, lo creemos. A diferencia del periodista, la ficción en él no sólo es legítima, sino muy útil. A menudo, no obstante, el novelista tiene la tentación de los atajos, o sea, del desfalco, de la estafa, del timo, como el propagandista. Hace años me encontré a Umbral, que me había mandado La leyenda del César visionario. Me preguntó, "¿Qué tal?". "Si se hace una reedición de la novela", le dije, "quizás se debería corregir el nombre de Sánchez Mazas; nunca estuvo en Salamanca en el cuartel de Franco, dirigiendo la guerra, sino refugiado en una embajada, y luego preso, y luego lo fusilaron. Es una corrección sencilla, bastaría que le llamaras de cualquier otra manera. Buscar y cambiar. El personaje está bien". Se quedó pensándolo un momento, y me dijo: "No me convence; entonces se me jodería el efecto Sánchez Mazas", y así lo dejó, creo. A la realidad de una novela le pedimos no sólo la verosimilitud, sino la verdad, si la conocemos. Recuerdo otra de la misma época, en la que aparecía la Virgen masturbando a san José. Si el personaje de ella se llamara sólo Mary y el de él, Pepe, todo el "efecto" se vendría también abajo. La finalidad de hacerles decir o hacer cosas inciertas a personajes históricos o reales no está muy alejado de la poetización de la historia, que convierte al novelista en una especie de totalitario y  a los lectores no en individuos, sino en una masa indiferenciada a la que se le quiere dar no ya gato por liebre, sino gato por nada.
* * *
En el Salón de pasos perdidos, una obra que se escribe como diario y se publica como novela, la desnaturalización de los personajes reales, que pierden su nombre real, para quedar en meras X, es un paso necesario para su ficcionalización, aunque no sea siempre suficiente. En este caso, trato de recordar el Coloquio: nada de daños a terceros.
* * *
Para juzgar los abusos de la ficción que mediante la insidia, la sátira, la caricatura, la calumnia y demás buscan un provecho o unos efectos, se suele echar mano del código penal, pero debería bastar la crítica literaria: a la postre nada que sea mentira merece literariamente la pena, por lo mismo que la literatura de buena ley es la que acaba convirtiendo algo que sólo era una ficción en algo real, y por tanto, verdadero. 

Benito Pérez Galdós, escultura de Victorio Macho. Casa-Museo de Beníto Pérez Galdós. Las palmas de Gran Canaria.

17 comentarios:

  1. No quisiera resultar demasiado crítico ni caer en el feo vicio de "hacer leña del árbol caído", pero creo que es evidente que a Jordi Évole le queda un poco grande el traje de "intelectual". El de cómico también le queda un poco grande. Ni talla ni percha. Se le ha ido la mano, tal vez por pretender resultar gracioso, por epatar, por querer "romper con la pana". Un falso documental sobre un tema de las características que presenta el 23F no tiene sentido. Es absurdo. Y es injusto. Profundamente injusto. Es una burla zafia. Cuando pasen unos días, cuando se vuelva a ver el documental con más serenidad, muchos se darán cuenta de lo estúpido que es hablar en vano, hacer el tonto, "jugar con las cosas de comer"... Es una memez. Solo se le puede ocurrir a alguien que no está del todo maduro. www.youtube.com/watch?v=EZIkfv9nQAQ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cínica y aburrida, la verdad oficial es casi siempre una pesada mentira. Cuando las máquinas descansan, vivan las liebres en el mar y en el monte las sardinas: tengan también su despacho las mentiras tralará, ahora que vamos despacio.

      Eliminar
    2. Según el anónimo de las 9:00 h. parece ser que finalmente la verdad oficial es más falsa que la tesis conspirativa que se defiende en el falso documental. Es decir, para el anónimo de las 9:00 h. la mentira que se cuenta en el fake es, en el fondo, verdad.. Seguro que él ya se lo sospechaba. Claro, ahora entiendo. Todo vale para derribar a la monarquía. Eso es lo que buscamos, ¿verdad? Todo vale. ¿Y mañana qué? ¿La independencia de Cataluña? ¿O la impunidad para Bárcenas y Millet? El que sale muy favorecido en la foto es el general Armada. Jordi Évole aprendió rápido. Llegará a académico de algo este chaval.

      Eliminar
    3. Torpemente, es verdad, el anónimo de las 9.00 quería apuntar al individuo, no a Cataluña, España o Botsuana; no al “fake” de Jordi Évole sino al “Ferdydurke” y demás parrafadas de Witold Gombrowicz por ejemplo. (O sea, apuntaba a las nubes, a las hermosas nubes.)

      “Dejad de identificaros con lo que os define. Tratad de escapar a toda expresión de vosotros mismos. Desconfiad de vuestras opiniones. Desconfiad de vuestras creencias y protegeos de vuestros sentimientos. Retiraos de lo que parecéis ser, vistos desde fuera, y al igual que el pájaro huye de la serpiente, huid de toda exteriorización.

      […] Es erróneo el postulado según el cual el hombre debería definirse, es decir, mostrarse inquebrantable en sus conceptos, categórico en sus declaraciones, claro en su ideología, apasionado en sus gustos, responsable de sus palabras y de sus actos, preciso y cristalizado en su manera de ser. Observad más de cerca el carácter quimérico de este postulado. Nuestro elemento es la eterna inmadurez. Lo que hoy podamos pensar, sentir y decir será forzosamente una estupidez a los ojos de nuestros nietos. Por consiguiente, más vale tomar la delantera y enfocarlo todo como si ya fuese una estupidez... Además, la fuerza que os empuja hacia un definición prematura no constituye, como creéis, una fuerza enteramente humana. Pronto nos daremos cuenta de que, en lo sucesivo, lo más importante no será morir por las ideas, los estilos, las tesis, las consignas y las creencias, ni siquiera aferrarse a ellos y afirmarse gracias a ellos, sino dar un paso atrás y tomar perspectiva respecto de lo que no cesa de producirse en nosotros.

      ¡Atrás! Presiento […] que la hora de la Retirada general sonará pronto. El hijo de la tierra comprenderá que no se está expresando en armonía con su verdadera naturaleza, sino de una manera artificial, siempre dolorosamente impuesta desde el exterior, sea por otros hombres, sea por las circunstancias. Comenzará entonces a temer a esa forma que es la suya y a avergonzarse de ella en la misma medida en que hasta entonces se había mostrado orgulloso de ella, y en ella había buscado su estabilidad. No tardaremos en sentir miedo de nuestra persona y de nuestra personalidad, porque sabremos que no nos pertenecen por completo. Y en lugar de vociferar y de rugir: yo creo esto, yo siento aquello, yo soy así, yo defiendo eso, diremos con más humildad: a través de mí se cree, se siente, se dice, se hace, se piensa, se produce... El vate repudiará su canto. El jefe temblará ante su orden. El sacerdote temerá el altar, la madre enseñará a su hijo no sólo principios, sino también cómo defenderse contra ellos para que no le hagan daño. Y, por encima de todo, lo humano se encontrará algún día con lo humano.

      [...] Largo y doloroso será el camino. Porque se trata de confesar una derrota, una capitulación sin condiciones ante el espectáculo caótico de lo inhumano, horrible rostro, pesadilla de una humanidad fragmentada, despojada de su misterio, de su gracia, de su disponibilidad, enloquecida por la soledad. [...] Frente al rostro sólo existe el refugio en el rostro, y no podemos huir del hombre sino en otro hombre.

      [...] El arte es precisamente eso: la elección de lo mejor, el rechazo de lo no tan bueno; se basa en la más rigurosa jerarquía de valores, en una valorización continua.”

      Sobre Gombrowicz, un artículo de Jorge Larrosa, profesor de Filosofía de la Educación en la Universidad de Barcelona, en:

      http://www.scielo.br/scielo.php?pid=S0101-73302003000100020&script=sci_arttext

      Eliminar
    4. ¿El arte? ¿Qué arte? ¿El arte o la grosería del inculto?Qué sencilla y qué compleja a un tiempo es la verdad... Jordi Évole tenía seis años el 23F de 1981. Se debió de creer que todo era una película. Por mi parte, yo, tenía dieciocho años. Sé lo que viví y lo que vi. Lo que escuché. Sé lo que había y lo que hay. Desde el primer momento me di cuenta de quiénes eran los que querían que triunfase el golpe y quiénes no. Cada uno, en nuestro fuero interno, sabemos los sentimientos que albergamos aquel día. No entiendo por qué ahora hay que retorcer la verdad para que los malos de la película queden de buenos y viceversa. Al final tendremos que terminar aceptando que el golpe lo patrocinó el rey. Es una idea absurda que ha tomado cuerpo en el imaginario atormentado de indocumentados que jamás han leído una sola línea en serio sobre lo que ocurrió el 23F. Tendremos que aceptar que fue el rey, para que Jordi Évole y su pandilla de tontos útiles que sin saberlo le están haciendo la cama a Botín, Bárcenas, Aznar y Rouco, dejen de llorar. Pobre Jordi, me da una pena verle llorar. Es mejor que ría. Todo por Jordi, que no esté triste, ¡por Dios!, que no esté triste

      Eliminar
    5. ¿Derribar la monarquía? ¿La independencia de Cataluña? ¿Impunidad para Bárcenas, Millet y Armada? (Quizá. Soy amigo de un sobrino del general, sacerdote kiko en el Seminario Mater Redemptoris de Caracas). ¿Encajes de bolillos para las camas de Botín, Bárcenas, Aznar y Rouco?

      Fusilado la madrugada del 23 al 24 de febrero de 1981, en las hermosas nubes inmaduro y eterno, el anónimo de las nueve en punto no entiende ya prácticamente nada.

      Eliminar
  2. La mentira suele ser más divertida que la verdad, pues ésta a menudo es tediosa y... bien, supongo que por eso se inventó la ficción, para entretenernos.

    Pero por encima de todo está el respeto.

    Lo de la Sexta fue una payasada, una cutrez y una tomadura de pelo. Pero, sobre todo, una gran falta de respeto.

    ¿Merece la audiencia ser respetada? Se ve que no.

    Si leo una novela, sé que es ficción. Pero si leo un periódico, no quiero que sea ficción. Y no contar la verdad en un programa informativo, o en un documental, se llama mentir.

    Esto es muy importante, máxime ahora que con Internet proliferan bulos de toda índole, por lo que necesitamos medios en que confiar.

    Hasta ahora Évole parecía persona fiable, pero definitivamente ha dejado de serlo. Y es pena porque la confianza cuesta mucho tiempo y esfuerzo ganarla, y sin embargo se pierde en un minuto, como en este caso.

    ResponderEliminar
  3. La falsificación, que no la mentira, es un arma que siempre empleó el poder en la política. La historia está repleta de casos desde Homero en la Ilíada hasta las redes sociales. Si uno aprecia la verdad está perdido, incluso los grandes museos tienen magníficas falsificaciones. La mentira tiene que apoyarse en la verdad y falsearla, negarla y hacerla increíble. La falsificación no niega la verdad la transforma en propaganda interesada, la desvirtúa, la manipula y trata de hacer verdadero aquello que empezó siéndolo y acabó pervertido de una manera interesada.

    ResponderEliminar
  4. Estaría muy bien que Jordi Évole hiciese otro fake, otro falso documental, que se echase unas risas contando falsamente otra cosa distinta, por ejemplo la vida de Polanco, o mejor la de Botín, don Emilio Botín... Pero a eso no se atreve Évole. No se atreven ni él ni ninguno de los "risitas" que salieron en Operación Palace. La pela es la pela, Évole.

    ResponderEliminar
  5. A mi me gustó.Es que soy muy simple. Me hubiera parecido fatal que la mentira no se hubiera contado al final. Quizá hay una parodia de los que quieren reinventar la historia, bien sea el 11M o la Guerra Civil. Y en estos si que se juega miserablemente con los muertos. ¿Hay algún daño a terceros en lo que cuenta Jordi Evole?

    ResponderEliminar
  6. No he visto el falso documental, pero lo veré a la vista de sus consecuencias. Por lo que escucho y leo me recuerda a aquel programa de radio que sacó en antena Orson Welles sobre la llegada de extraterrestres de forma que parecía real y causó pavor entre la población. Lo que allí se produjo quedó como un hito dentro del mundo de las telecomunicaciones, de la potencia y posibilidades de influir en las masas de un medio como la radio. Y se considera una genialidad por parte del director de "Ciudadano Kane". Aquí parece que se produce el mismo fenómeno; si pronto se desvela la mentira no veo que daño hace. Solo nos hace reflexionar sobre el poder de los medios y sus mentiras, que en muchos casos no se nos dice al final.

    ResponderEliminar
  7. Creo que se hizo en clave de sátira contra todos los estamentos oficiales para denunciar la poca información oficial sobre éste asunto 23-F. Dado que los sucesivos gobiernos no informan porque no hay ni ni ley ni tan siquiera un protocolo de actuación para informar de algo tan grave como fue un golpe de Estado...pues porqué no se puede ficcionar en la TV.¿A caso solo pueden los escritores consagrados? Andres Trapiello lo hizo con la mayor obra en castellano !! el Quijote !!, le siguió dando vida a todos los personajes !! ..."al morir don Quijote" y en palabras de cualquier erudito cervantino el quijote sigue vivo.. luego porqué no se puede hacer con algo que no se sabe si está vivo o muerto como es el 23 F. Literatura en TV, Monologos políticos que te hacen pensar lo que pudo haber sido o no..otra manera de verlo...sin ideología..sin rencor... lo que pasa que otros solo ven desde hace algún tiempo lo que ocurrió al otro lado y claro la "realidad" queda distorsionada .

    ResponderEliminar
  8. En este coso de comentarios a menudo se vuelve a lo mismo o sea a sentirse escandalizado; y aún más frecuentemente al ladrillo sin piedad alguna.
    El pobre Évole lo tiene jodido -sin importarle ni una miga-. Además de ser charnego catalán, tiene el don de escuchar y repartir juego con habilidad. Y eso duele a los que siempre estarían dispuestos a venir a hablar de su libro.
    El programa estuvo fantástico. Una gran idea muy bien realizada. Con la virtud de poner sobre la mesa, una vez más, el enorme engaño, antes y después, del 23 F. Una farsa que tiene aún mucho tiempo por delante. En carne viva y putrefacta. Increíble que todavía haya españoles que sientan respeto por una gran porción de su país. La que sale continuamente, por una y otra parte, en los papeles.

    ResponderEliminar
  9. ¿Hay algo más tonto y absurdo que un obrero de derechas? Sí. Lo hay. Se llama Jordi, y está estudiando oposiciones para hacerle la cama a Aznar.

    ResponderEliminar
  10. Me gusto mucho " soldados de Salamina " y me lo creí todo , no he vuelto a leer nada de Cercas pero estará arrepentido porqué es un sinsentido . Tomar como personaje a un delincuente es ético siempre que él te lo autorice , Herzog hizo un gran documental a tres hombres que murieron por inyección letal y no les dió dinero , solo les dijo que era contrario a la pena de muerte y no dio ninguna opinión ni se posicionó .
    Delito contra la notoriedad : si acusas o utilizas a alguien de prestigio reconocido y dañas su fama le puedes crear un cierto quebranto económico , por lo que a la infamia hay que añadir el delito contra el " modus vivendi " que exige compensación económica .

    ResponderEliminar
  11. Las figuras literarias hay que recrearlas , acentuar los conflictos para inventar argumento y confundir lo real con lo imaginario , pero hay que vender la vaca por lo que vale y no ser un tramposo .
    No se que dijo Cercas de Bolaños pero usar su nombre en un texto por el que vas a sacar dinero me parece una ignominia , yo uso el nick de un personaje de Bolaños como admirador que soy pero ese personaje es un fanático , alguien que quiere ser como se suponen son los escritores de verdad , alguien que sueña con la belleza y con reinventar el mundo pero no tiene verdadero talento ( alguien raro , no digo diferente : digo raro ) . Recomiendo leer a Bolaños y ver esa obra teatral de Arrabal de la que habla Javier RM y espero conseguir alguna sonrisa de alguno de ustedes .

    ResponderEliminar
  12. Lo siento pero veo demasiados animos censores y mentes cerradas, no en vano coincidís todos con Alfonso Guerra.

    ResponderEliminar