1 de febrero de 2014

Nada sin sombra (2)

ANTES de llegar a la hoja en la que se hablará de algunos otros relojes de sol, vale la pena detenerse un momento en este. Su leyenda es, en mi opinión, aún más fina si cabe que aquella de la que se hablaba el otro día, "Horas non numero, nisi serenas" (Sólo marco las horas apacibles), a la que tan bien complementa.
Su imagen, después de pasarla a negro, tal como va aquí, sirvió de cubierta a Apenas sensitivo
En las solapas de aquel libro se contaba lo siguiente:
"Este reloj de sol se encuentra en la fachada de la Villa delle Ginestre, en Torre del Greco, al pie del Vesubio, donde Leopardi pasó un tiempo tratando de restablecer su siempre quebrantada salud. La fotografía ha sido virada de blanco a negro, como puede advertirse, pasando ese reloj de ser solar a ser, podríamos decir, de luna. Así lo sugiere la base del gnomon o vástago que marca la hora.
No sabría explicar qué rara asociación me llevó de ese reloj al título de este libro, ni a hacer del día la noche. ¿Acaso fue el hecho de que de la palabra sileo de la leyenda latina ("Sine sole sileo", En silencio sin sol) haya desaparecido la letra e, como si la propia palabra no se resistiera a permanecer en este mundo sin dar ejemplo? ¿El hecho de que el tiempo que mide un reloj de sol, y aun todos los relojes, apenas sea una parte del tiempo, únicamente el menos sensitivo de los tiempos? Quién podría decirlo".
Sin sol tampoco vale mucho la pena escribir, sobre todo lo que de todos modos no puede uno escribir más que de noche, a la luz de la luna, y aun sin luna. Y nunca olvidar el reloj de la Villa de las Retamas.



9 comentarios:

  1. “Villa de las Retamas” en Google daba solo dos resultados hace un rato:

    Éste de hemeroflexia de “hace 2 horas…”

    Y el que remite a la página peruana de Efraín Cupe Oropeza, allá por los Ayacuchos, titulada “Cabana Sur. Corazón del Valle de Sondondo” (nombre redondo, suena como a son de lo hondo). Este segundo resultado quizá tenga algo que ver con su extraño (y, según Georgina, de refilón juanramoniano) viaje al Perú, sin eco alguno en este su almanaque.

    http://ccahuana-cabanasur.blogspot.com.es/2009_08_01_archive.html

    viernes, 21 de agosto de 2009

    “Dto de Ayacucho - Región Libertadores
    VISITE LA HERMOSA VILLA DE LAS RETAMAS
    CIUDAD DE CABANA SUR.

    CABANA SUR.- Pequeña Urbe que florece en el corazón del Valle de Sondondo, capital del distrito de su nombre que el 22 de Agosto de 1,921 fué elevada a la categoria de VILLA. En la Prov. de Lucanas poseen este título solamente, San Juan de Lucanas, Laramate, San Pedro, Chaviña y Cabana.

    CABANA SUR.- Una Ciudad con ordenadas y empedradas calles, con servicios de agua y alcantarillado, electrificación de la red del Mantaro, cuenta con dos plazas, Plaza Mayor y Bolognesi, tres barrios, Villa, San Francisco y Quichipata que invitan al paseo y la plática, el morro Calvario y el mirador de HuillcaCcahuana desde donde es posible obtener bellísimas vistas.

    CABANA SUR.-Orgullosa de su Torre singular de hermosa arquitectura colonial hecha de ladrillo, con su campana la pequeña Maria Angola cuyo sonido se escucha a leguas. Las casas con paredes de adobe y techos de teja y otros de calamina, tambien hay construcciones de material noble como el Palacio Municipal, Colegio, Casa Parroquial, Comisaria y locales comerciales.

    CABANA SUR.- Acogedora, hospitalaria, visitada en su Fiesta de la Virgen de la Candelaria el 2 de Febrero, el Gran Guerras Pampa con Danza de las Tijeras el 14 de Setiembre. Con su Comunidad Laboriosa organizada en cuatro Ayllus Ccollana, Payan, Puro e Ichocca amantes de sus costumbres, creencias y tradiciones.

    A un Km. de la ciudad estan las lagunas de Huanzo y Ccollpa de aguas cristalinas con islas de totora hábita de aves silvestres, espejo del Ccarhuarazo y Huachuaycerca. Su campiña es una inmensa alfombra verde, adornadas con nísperos, manzanas, durasnos , molles, tunales etc.

    Tambien puede visitar el histórico pueblo de Sondondo y conocer la casa de Guamán Poma.”

    (Con varias fotos ― En fiestas ahora mismo: la Candelaria).

    ResponderEliminar
  2. Villa delle Ginestre con su reloj de sol (a los 3'10''), en la que vivió Leopardi en 1836, huyendo de la epidemia de cólera de Nápoles, ciudad en la que moriría unos meses después (el 14 de junio de 1837):

    http://www.youtube.com/watch?v=SE_66MUMGCM

    En esa casa escribió uno de sus poemas más célebres, considerado como su testamento poético, "La ginestra o il fiore del deserto", "La retama o la flor del desierto", que Unamuno traduciría (mal, cometiendo faltas gordas) en verso en 1899.

    El final de ese largo poema, en la traducción de Miguel Romero Martínez (1928):

    "Y tú, lenta retama,
    que de frondas fragantes
    esta campiña desolada adornas,
    también al cruel poder morirás luego
    del subterráneo fuego,
    que volviendo al lugar que ya conoce
    avaro ha de extender su rojo manto
    por tu fresca espesura. Indiferente
    doblarás bajo el peso del destino
    tu cabeza inocente:
    mas hasta entonces no la habrás en vano
    doblegado con súplicas cobardes
    del futuro opresor, ni erguido nunca
    delirante del orgullo a las estrellas,
    sobre el desierto donde
    lugar y nacimiento
    el azar, no tu gusto, darte quiso;
    que más sabía que el hombre, menos necia,
    no creíste jamás que por el hado
    o por ti misma eterno
    tu caduco linaje fue creado."

    Y el poema entero, sin nombre de traductor:

    http://patoalucines.blogspot.fr/2009/08/la-retama-o-la-flor-del-desierto.html

    ResponderEliminar
  3. Con tanto silencio el tiempo se duerme. En invierno, el reloj de sol, madruga menos. Leyenda de un reloj de sol "Adiós muñeca". Con El sol de media noche no duerme ni el reloj. Ya lo dijo el de la CEOE: En Laponia no está en paro ni el tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando Lorenzo se acostó aún no había vuelto Catalina. / Para ayudar al sol, en la Laponia tampoco se pone la luna. / Por mucho que le dé el sol, qué desolada está siempre la luna. / La blancura de la luna de mediodía no es normal. / “De verdad de verdad que no tengo celos de ninguna otra”, le dijo una muñeca a su reloj. / También el tiempo se morirá un día para reunirse con sus antepasados.

      Eliminar
  4. El conferenciante (reputado experto en física de las partículas) concluyó su disertación diciendo

    "En definitiva, el tiempo no existe. Es pura ilusión, pura subjetividad".

    Y a continuación añadió:

    "Muchas gracias. Y ahora tengo que dejarles y salir pitando al aeropuerto, o perderé mi avión".

    ResponderEliminar
  5. Parece que la aguja , marcas y números estén impregnados con Luminova ( nombre comercial que se da a un luminiscente usado en relojes de aviador y submarinismo para ver bien en ausencia de luz ). Las sorpresas que marcan las contradicciones siempre resultan originales y son esencia artística ( estupendo trabajo fotográfico ) .

    ResponderEliminar
  6. EL RETAMÁrl

    Ni el Retamal ni el Retamar ni el Retamá. Con una suave mezcla andaluza de las tres pronunciaciones se decía en mi pueblo el nombre del barrio al otro lado del Guadalquivir. En él vivía la Niña Sabia, que analfabeta recibía más visitas que los dos o tres médicos del pueblo juntos. No cobraba, o solo en especie, y nunca a ella directamente, si insistía mucho el paciente. A la Niña Sabia me llevó un día mi madre creyendo haber detectado alguna rareza en mi adolescencia. “Tú tienes que ser católico, apostólico y romano”. “Romano ya lo soy, madre”, le respondía yo bromeando, por vestirme de tal los Jueves y Viernes Santos. Pero, por dentro, ni idea tenía ella de lo encantado que estaba yo prendiendo, subiendo al Monte del Retamárl y crucificando cada año a ese niño travieso que no había manera de hacer que dejara de tratarnos de simples retamas para sus candelas. Ni había manera, ni ahora que ya tampoco soy romano la hay, madre. (La Niña Sabia me tocó aquel día la cabeza, dijo que tenía sus huesos muy blandos todavía y me mandó Fósforo Ferrero).

    ResponderEliminar
  7. El tiempo no existe como posibilidad de algo capaz de ser medido ya que hablamos de un algo potencialmente infinito , algo indivisible sin que resulte un infinito y de hecho cada vida es un infinito y desde que despertamos hasta que dormimos vivimos un infinito ; lo que si hacemos es medir EN el tiempo .
    La realidad es que el tiempo es infranqueable ya que vivimos en un organismo planetario vivo .
    "Mi reino no es de este mundo " , es la frase más esperanzadora que se ha dicho en la historia ya que para que el tiempo fuera un infinito tendríamos que hacer un viaje interestelar en busca de un planeta de acogida , este logro seria el único hecho que probaría la existencia de Dios de una manera incontestable . El mundo interestelar es infinito y solo la tecnología puede sortear lo inevitable si queremos una especie eterna ya que el planeta azul está cambiando de color .

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Se podría decir que el tiempo es la distancia entre la vida y la muerte.

    ResponderEliminar