26 de febrero de 2014

Ahora que estamos todos, vamos a contar mentiras (y 2)

LO peor de la mentira, en literatura y en la vida, no es que nos brinde una realidad interesada y engañosamente alterada, sino que contamina la parte de verdad que está a su lado
Esta entrada podría haberse titulado también "Que viene el lobo". La mentira no prepara el camino al lobo, desde luego, pero sí a la descreencia y al cinismo: después de anunciar tantas veces que viene el lobo, sin que el lobo comparezca, todos acaban por desentenderse de él. Cuando finalmente  llega la hecatombre es colosal.
Que el periodista Évole haya decidido embaucar a su audiencia, con la complicidad de un puñado de personas acreditadas, es decir, con "gran" crédito, significa en parte que ha despilfarrado el suyo y el de estas personas (Gabilondo,Leguina, ¡Ansón!, etcétera) que decidieron hacer de "ganchos" en el timo que estaba teniendo lugar, bien por frivolidad, bien por ansias infinitas de remar en esa nao camino de Puerto Sentido. 
Lo cuentan de modo irreprochable Javier Rodríguez Marcos y Arcadi Espada en sendos artículos. Pues la principal consecuencia de la mentira de Évole ("como no puedo probar que el rey estuvo detrás del 23F, algo en lo que creo con fe ardiente desde antes incluso que se produjera el 23F, voy a echar mano de falsos testigos que contarán falsos hechos, que me llevarán a "la verdad" que quiero demostrar mediante un relato poético de la historia"), la principal consecuencia de la mentira, decíamos, es poner en entredicho lo que hubiera de verdad en su trabajo periodístico anterior... y el que venga después. Pero no sólo el trabajo de Évole, sino el de todos y cada uno de los que se prestaron a la patraña, con excepción, paradójicamente, de los actores, únicos que se atuvieron a la verdad de su oficio, que es mentir. Antes solía decirse de otra manera: no son trigo limpio. Quiero decir que no resulta fácil fiarse de aquellos a los que les parece bien el timo considerado como una de las bellas artes. Y a aquellos que ahora, a toro pasado, consideran que el fondo del timo no era tanto la intoxicación sobre el 23F como una "reflexión" sobre la manipulación de los medios, les convendría tal vez probar una dosis de la misma pócima que ellos han dado a su audiencia, como aquella que preparó en su día AE. precisamente para denunciar los excesos a que puede llevar la irresponsabilidad de tratar como hechos lo que sólo es una ficción, y al revés.
Y sin ánimo de presumir de sagaces, esta pequeña coda. Como a tantos españoles la llamada de un amigo, tan excitado como perplejo, hizo que mirásemos la emisión de La Sexta. Lo hicimos en el preciso momento en que José Luis Garci contaba cómo había rodado el discurso que el rey difundiría a media noche del 23F. Dijimos: Eso ni fue así ni puede ser, si Garci hubiese rodado ese discurso, no se habría hablado en España de otra cosa en estos últimos 35 años y él mismo hubiese hecho ya unas cincuenta películas inmortales, como todas las suyas, sobre ese asunto. Así que cinco minutos después, o tres, cambiamos de canal para ver Blancanieves, de Pablo Berger. En esa por lo menos los enanos eran de verdad y no engañaban a nadie.



22 comentarios:

  1. El 23F fue un golpe de estado de verdad, no fue ninguna comedia. Lo llevó a cabo la extrema derecha, capitaneada intelectualmente por Fraga, por Gallardón padre (no se olvidé que el hijo, el actual ministro, fue abogado defensor de terroristas de extrema derecha como Almirón, el brutal asesino de la Triple A), por Blas Piñar, por El Alcázar, el Heraldo de Aragón, el ABC, auxiliada por el CESID, por los sectores ultra del ejército y de las Fuerzas de Seguridad, que por aquellos años abundaban. El autor fue un guardia civil, no la Guardia Civil, que afortunadamente, a día de hoy, es plenamente democrática y trabaja exclusivamente al servicio del pueblo español y de nuestra democracia. Los autores de este execrable delito del 23F, todo hay que decirlo, creyeron contar con el apoyo de amplios sectores de la sociedad española, los FACHAS, que aquel día se relamieron confiando en el triunfo avasallador de los tanques criminales en las calles de España. Afortunadamente, y para desdicha de conspiranoicos, España era ya, en ese momento, algo más que ese odioso franquismo sociológico que los enemigos de España y de los españoles se encargan de restregarnos por la cara un día sí y otro también. Muchos "intelectuales" como Évole desconocen por completo lo que pasó aquel día 23F, porque viven felices en un limbo de ignorancia malévola del que no quieren salir, pero, eso sí, tienen el atrevimiento de insultar con insidias injuriosas a don Juan Carlos, sin cuya intervención enérgica, clara y legítima aquella triste noche el baño de sangre subsecuente pudo haber sido de los que hacen época... Vergonzoso lo de Évole y compañía, que creen que la vida es una película, y que los golpes de estado solo tienen lugar en la ficción. Tontos útiles, modernos esclavos. http://www.youtube.com/watch?v=1wjO9w44xXU

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inocente y candorosa intervención la suya: primero nos relata lo que pasó, en plan coloquial de colegas quinceañeros, y luego exculpa al monarca porque usted, mejor que nadie, sabe que el insigne no estaba enfangado en el chapapote, sino que salió en defensa de la democracia. Cuentos así están muy bien para irse a la cama solos, pero acompañados dan sueño, con el consiguiente peligro de dejar uno a medias a la parienta....o la prójima.
      Le pido, por favor, que nos explique de pe a pa la realidad del 14M a los que no hemos tragado con la versión oficial.

      Eliminar
    2. Me han censurado un comentario. Adiós.

      Eliminar
    3. No es verdad. Aquí no. Sería en otra parte. Se le habrá pegado a usted el título de este asiento.

      Eliminar

  2. La parodia de la realidad no es tal cuando implica confusión con la misma: es entonces cuando la imitación supuestamente burlesca de la realidad da paso a la mentira; pero si es la ficción la que se presenta como tal sin trampa ni cartón, el riesgo de confusión con la realidad se evapora: ahora, cualquier parecido con la misma será mera coincidencia.

    ResponderEliminar
  3. Vaya, vaya, así que tenemos que tomar ejemplo de Arcadi Espada. El articulo está escrito en El Mundo, especialista en conspiraciones varias. Arcadi Espada, no solo perdona la vida Al Mundo, el demonio y la carne, también la perdona a tertulianos de TV y público en general con esa mirada que está por encima del bien y del mal. Dios mio, no quiero ni pensar lo que hubiera ocurrido si Jordi Evole contrata a los guionistas de La Vida De Brian. Cuando los que no tenemos voz, esperamos que los que sí la tienen, la levanten por nosotros, van y se entretienen con esta chorrada, Parece que es más fácil ir contra Evole que contra el poder establecido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es la verdad, la digan el porquero de Agamenón o Arcadi Espada. El falso documental de Jordi Évole no busca la verdad; le importa poco la verdad de lo que ocurrió aquel día. Más bien lo que se busca es afianzar una teoría conspiratoria en cuyo centro, subliminalmente, se coloca la figura del rey Juan Carlos, con la intención de abatirlo, de derribar por procedimientos ANTIDEMOCRÁTICOS la monarquía. ¿Por qué se hace esto así? Porque la causa republicana ha caído en manos de impotentes intelectuales y de CORRUPTOS que creen que la solución a sus problemas penales está en un cambio de régimen revolucionario o violento. La república de la que hablan Alcaraz, Cayo Lara, Pedro Jota, e incluso Anson (el perejil de todas las pachangas), ¿qué clase de república es? ¿Presidencialista?¿Qué poderes va a tener el presidente? ¿Quién va a ser el presidente? ¿Aznar? ¿O Bárcenas?... Tontos útiles. El poder establecido no es la monarquía, no es Juan Carlos. El poder establecido es la mafia de los ladrones, de los que te abrasan con tasas que te convierten en un neo-esclavo.

      Eliminar
    2. M, soy James y no quiero que nadie la levante por mí.

      Eliminar
    3. James Bond llámame al 007,

      Eliminar
  4. Ayer dije que Évole me ha decepcionado y ha quedado descalificado como periodista. Añado que espero no sea de por vida, pero le va a costar mucho tiempo y trabajo recuperar el prestigio perdido.

    Una pena: años de esfuerzo, rigor y credibilidad perdidos en unos minutos. Es lo que pasa con la confianza: que cuesta toda una vida ganarla y se pierde en un instante.

    Pero no es para menos. Basta pensar qué ocurriría si los pocos medios que consideramos serios y fiables de pronto se pusieran a desvariar e inventar desinformaciones. ¿En quién y en qué podríamos confiar?

    En unos tiempos en que cualquiera puede inventar y publicar en Internet cualquier cosa (como eso de que Lorca no murió en el 36 sino que fue acogido por unas monjitas, por poner un ejemplo), ¿cómo podrá funcionar una sociedad sin saber quiénes le dicen la verdad y quiénes le embaucan y desorientan con patrañas?

    Cero patatero para Évole y la Sexta.

    SANDRA SUÁREZ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, los chicos de zumo manifestando su candor. Parece mentira que quienes os calificáis como amantes de la poesía sintáis la menor consideración intelectual hacia un personaje mediocre y prosaico como ese presentador enano, de cuyo aspecto solo se pueden esperar reacciones rabiosas y acomplejadas. Consolándose a si mismo ya tiene bastante tarea.

      Eliminar
  5. No se malicie el personal. La verdad en la sociedad actual no existe, es incompatible con esta vida de pacotilla en la que nos esmeramos cada día. Solo escapando de la realidad se puede uno acercar a la verdad para descubrir, tal vez, su inutilidad.

    ResponderEliminar
  6. Si Jordi Évole se hubiera tomado la molestia de documentarse un poco sobre este tema del 23F, es más que posible que el falso documental hubiese tenido otro contenido distinto, otra tesis. En tal caso podría haber sido un experimento interesante. Pero Évole tiró por la calle del medio, por la Avenida de la Facilidad. Una simple consulta al internet le habría informado a este "periodista" de que el 23F tuvo un epílogo que se conoció como 27O, o "golpe de los coroneles". Se trató de una segunda tentativa de golpe de estado, la planificación pormenorizada y exhaustiva de un nuevo putsch mucho más cruento y salvaje, sin errores, sin vuelta atrás...Fue patrocinado desde la cárcel por Miláns para ser ejecutado el día 27 de Octubre de 1982, víspera de las elecciones generales que dieron el poder al Partido Socialista, tras más de cuarenta años de secuestro de la voluntad popular de los españoles a manos de los asesinos franquistas. El golpe previsto para el 27O fue desarticulado por los servicios secretos españoles. La operación golpista empezaría a las 8 horas del día 27 de octubre, con esta secuencia de hechos: corte de comunicaciones entre centros de poder; detención de desafectos y concentración de estos en campos de detención (al estilo chileno de Pinochet, "con quien tanto querían"); control de objetivos estratégicos, incluyendo La Zarzuela y La Moncloa, control que contemplaba recurrir a la artillería si había resistencia; corte de circulación en la capital; “neutralización” de personas significadas, notablemente Sabino Fernández Campo y el responsable del CESID, Emilio Alonso Manglano; control de RTVE y RNE; y toma del poder fuera de Madrid.

    Se instauraría una junta militar y se disolvería el Parlamento. El Rey sería destituido y reemplazado por un Consejo de Regencia. Partidos y sindicatos serían ilegalizados y sus miembros detenidos. Las instituciones surgidas de la Constitución serían declaradas ilegales y, por lo tanto, desaparecerían las autonomías. Para gobernar se escogerían unas Cortes de patrón franquista. Estos detalles son conocidos gracias al proceso judicial que determinó el encarcelamiento de los autores del sangriento plan. Fueron detenidos, juzgados y condenados los coroneles Luis Muñoz y Jesús Crespo Cuspinera, así como el hermano de este, el teniente coronel José Enrique Crespo. La esposa del coronel Muñoz era una destacada militante de Fuerza Nueva (candidata en las elecciones al Senado por Madrid), y ejercía como secretaria personal de Blas Piñar. Si Jordi Évole tuviese algún interés en el periodismo, en la verdad, en la Historia, y en hacer justicia a las personas y no vilipendio, habría tenido en cuenta estos datos a la hora de elaborar su bodrio documental. Pero, claro, vaya usted a hablarle a Jordi Évole de historiadores militares como Javier Fernández López o Gabriel Cardona; es más descansado (y lucrativo) el "descojone" por sistema, el vulgarizar y desprestigiar una profesión, recurriendo al facilismo y a la cutrería periodística. Cómprate un twiter para jugar, Jordi, y no te metas a historiador, o de hacerlo, al menos ten la decencia de abrir alguna vez un libro. Te lo juro por mi feisbuk.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tal vez esté usted en disposición de narrarnos con todo lujo de detalles lo ocurrido en Atocha: cúmulo surrealista de casualidades y coincidencias que un cerebro sano se niega a digerir.

      Eliminar
    2. Estoy en condiciones, claro que sí, pero a usted no se lo voy a contar. Pregunte usted a Rajoy, a don Mariano Rajoy, el jefe de Bárcenas... ¿Sabe de quién le hablo, verdad? Pregunte usted a Rajoy, y si no queda satisfecho con la contestación, pregunte a Jordi Évole, o a Trueba.

      Eliminar
    3. Es que leer el cuento de Pulgarcito por segunda vez no apetece. Resulta curioso, cualquiera que se rebele ante las versiones socialistas es inmediatamente tildado de derechista. Unos dan su versión y debe ser aceptada al pie de la letra. negando a los otros la posibilidad de utilizar la inteligencia si se pretende no tragar con ruedas de molino. Veamos:
      En el 23F estaba implicado el borbón, pero si se dice a voces esa voz procede de la ultraderecha. Verdaderamente fantástico.
      El atentado de Atocha se produjo tal y como dijo Zapatero. Quien ose disentir es aznarista, está a favor de la guerra de Iraq y ahora es secuaz de Rajoy.
      Demasiados dogmas para quienes presumen de rechazarlos todos.
      Quienes se flagelaban ante el horror de la guerra de Iraq (ilegal, injusta), en la que morirían pobres mujeres y niños manifiestan escandalosa y ofensiva indiferencia humana ante los 150.000 muertos que se contabilizan en Siria.
      Eso significa que para muchísimos demócratas existen cadáveres de primera y segunda, dependiendo del interés politico que se derive de su desaparición y de que el tío Sam intervenga o no. Y eso se califica de vergüenza.

      Eliminar
    4. Anónimo de las 18:12 h.: no sufras tanto, hombre, que la crisis ya acabó. Lo ha dicho Rajoy, el jefe de Bárcenas.

      Eliminar
    5. Con la guerra de Irak te reconozco que sufrí mucho menos que los hipócritas hipersensibles.
      Pues no, la crisis no acabará en este país mientras haya tantos majaderos que viven cada episodio de nuestra tragedia como un partido Betis-Sevilla donde la incondicionalidad es lo único que cuenta. Yo soy del equipo de Chaves Nogales y Clara Campoamor, o sea de los tibios.

      Eliminar
  7. D. Andrés, si bien suelo compartir muchas de sus opiniones, permítame esta vez disentir. Como mi pluma no es buena y el espacio aquí disponible reducido, me tomo la libertad de remitirme al artículo de David Trueba en El País sobre este tema. Un cordial saludo.
    http://cultura.elpais.com/cultura/2014/02/25/television/1393354042_894231.html

    ResponderEliminar
  8. Que gran artista es Victorio Macho , me sonaba pero no caía quien era hasta que vi que fue el que hizo el Cristo gigante de Palencia.
    Que palo lo de Paco de Lucia , he adaptado la letra de una canción de mi amigo Perro Callejero a modo de humilde obituario .
    En el cielo Camarón
    necesitaba un guitarrista
    y Paco allí se presentó
    y le dijo :
    yo siempre seré tu amigo
    tocaré lo que me pidas
    por la noche y por el día
    de fandango a buleria
    En la banda Celestial además : Gillespie toca la trompeta , Charlie Parker el saxofón y el bajo lo toca Jaco Pastorius .
    .

    ResponderEliminar
  9. No me gusta el Evole me parece que interpreta un papel , es un actor a sueldo , él no dirige nada .
    William Randolph Hearts fue el primer gran manipulador periodístico ( era descendiente de despiadados capitalistas ) y que por cierto nos llevó a perder Cuba en 1998 y eso lo sabia Orson Welles y le sirvió para hacer La guerra de los mundos y ciudadano Kane .
    Jordi es catalán y muchos catalanes juegan un papel cobarde ante la integridad de España , sobre todos los pudientes . las fronteras españolas son inviolables y parece que predecir una intervención armada o que una decisión unilateral de independencia diera lugar a una guerra civil dentro de Cataluña es un delito o una grosería cuando es llamar las cosas por su nombre . Y por ahí va todo , la ETA hizo terrorismo en pos de la independencia y ahora quieren entrar en juego los liquidadores . El periodista o artista que sea favorable a la consulta debe ser valiente y decirlo , ese es para mi su carnet ético . Yo no quiero un conflicto bélico en España y me pronunció contra la consulta o el acto terrorista de declarar una soberanía de forma unilateral . Mirar a Crimea y a los que asesinó ETA por defender la Unidad de España .

    ResponderEliminar
  10. Por su indudable interés, cortó y pego este comentario. Gracias
    Tomás Valladolid Bueno Buenas tardes, Andrés. Perdona si con esto invado mucho tu muro, pero estas palabras de Arendt me parecen oportunas. «Lo que aquí se juega es la propia realidad común y objetiva y éste es un problema político de primer orden, sin duda. ... Debemos volver nuestra atención al fenómeno relativamente reciente de la manipulación masiva de hechos y opiniones, como se hizo evidente en la tarea de volver a escribir la historia, ... La tradicional mentira política, tan prominente en la historia de la diplomacia y en el arte de gobernar, en general se refería a verdaderos secretos ... Por el contrario, las mentiras políticas modernas se ocupan con eficacia de cosas que de ninguna manera son secretas sino conocidas de casi todos. ..., y tal vez sea lo más inquietante, si las modernas mentiras políticas son tan grandes que exigen una completa acomodación nueva de toda estructura de los hechos -la configuración de otra realidad, por decirlo así, en la que entren sin grietas, brechas ni fisuras, tal como los hechos entran en su contexto original-, ¿qué es lo que impide que esos nuevos relatos, imágenes y "no-hechos" se conviertan en sustituto adecuado de la realidad y de lo factual?.» (Hannah Arendt. «Verdad y política» (1954), en Entre el pasado y el futuro. Barcelona: Península, 2003, pp. )

    ResponderEliminar