27 de febrero de 2014

Desvaríos sin fruto (aforismos)


NO hay nada que esté a la altura de una campana, excepto el eco.
* * *
A mí sólo me asombraría ya la electricidad sin hilos, por wifi, como quería Nikola Tesla. Porque del principio de indeterminación no he dudado jamás: nos pasamos la vida en otra parte, o, en ninguna, sin salir de casa. Y fuera, ni te cuento: nos miran, y ya no estamos.
* * * 
READER Indigest (Revista de información cultural).
* * * 
A los forofos del protocolo debería recordárseles este pasaje del Guzmán de Alfarache con el fin de que vieran lo ridículo de sus fililíes: “Le llamó merced y no señoría, como debiera, y el otro lo llamó señoría y no excelencia, de lo que se dolió”.
* * * 
LEYENDO la crónica de Cieza de León: a unos indios que querían echar vino en la tumba de un cacique [a modo de ofrenda, como era costumbre en ellos], los castellanos les dijeron que era “gran pecado y desvarío sin fruto”. Es una de las maneras más hermosas de definir la mayor parte de las cosas que hacemos a lo largo de la vida: Desvaríos sin fruto.

El Rastro, 8 de diciembre de 2013

8 comentarios:

  1. No hay nada que esté a la altura de una campana, excepto la espadaña: cuidado con los ecos de la campana mayor, “España”.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ―¿España, espada y espadaña? ―Sí,
      no, sí, no, sí, no, sí, no, sí, no, sí.

      Eliminar
  2. ¿Cual es el fruto de un desvarío? Don Quijote. ¿Cual es el fruto de Don Quijote? Sancho Panza. ¿Y e fruto del desvarío de Sancho? Alonso Quijano, el bueno.

    ResponderEliminar
  3. Quiso estar por encima del eco y echó las campanas al vuelo.
    Mariano, echó las campanas al vuelo y quedó en paro hasta el eco.
    Echar vino a la tumba es un pecado Original.
    Beber mucho vino, es pecado mortal, te lleva a la tumba.

    ResponderEliminar
  4. El hermoso velero atracó en el muelle “Nuestra Señora del Rastro”.

    Sobre todo los mayores, miramos y ya no están.

    Almax por tanta cultura sin almas.

    El cacique, muy airado en el otro mundo hasta entonces, perdonó el desvarío de los castellanos justo al oír “desvarío sin fruto” en boca de uno de ellos.

    Leí el “Guzmán” en los primeros años 70. Qué sorprendentemente “progre” recuerdo al señor don Mateo Alemán. Cómo lo subrayé de rojo y azul en el “Archivo Central de Pólizas” del peligroso sótano de “PLUS ULTRA, Compañía Anónima de Seguros” (Plaza de las Cortes, 8. Madrid. Justo frente al Palace. En uno de los pisos altos no ocupado por la Compañía, ¡una peluquería frecuentada por doña Carmen Polo de Franco!). Por aquí debe andar, el Guzmán, no doña Carmen Polo, ni José Luis Garci, ni don Germán Álvarez-Garcillán, ni Carmen de la Escosura. Pero nada de citas, son casi las seis y cuarto y aún debo dormir la siesta.

    ResponderEliminar
  5. Hace poco me asombró el op art Cinético con elementos luminiscentes móviles, una derivación del arte de Alesander Calder . En el mundo hay un nuevo Tesla y se llama Elon Musk y ademas de crear las lanzadoras espaciales o pay pal ha creado el automóvil Tesla que en cuatro años ha pasado de vender 100 coches a ser la fábrica automovilística con mayor valor bursátil en el mundo y líder de ventas en EUA . El rey Midas existe.

    ResponderEliminar
  6. En el epitafio de un tal Mariano pondrán en vida fue un marchoso y supo morir con marcha . Yo no se que tenia el vino que se tomó el gallego , para pasar el Cabo de Hornos a pie de una tabla de surf , aunque medios afines llegaron a decir que se iba fumando un puro , pero fue desmentido ya que las aguas no se separaron como en el conocido caso Moises , y encender un puro hubiera sido una osadía, cuando la travesía se nos vende como odisea .

    ResponderEliminar
  7. "Y en esto se sintió tocar una harpa suavísimamente. Oyendo lo cual quedó don Quijote pasmado, porque en aquel instante se le vinieron a la memoria las infinitas aventuras semejantes a aquélla, de ventanas, rejas y jardines, música, requiebros y desvanecimientos que en los sus desvanecidos libros de caballerías había leído".
    (Capítulo XLIV de la segunda parte)
    Un maravilloso desvarío, o desvelo, no?

    ResponderEliminar