24 de febrero de 2014

Lo que hacen los brujos

L*S lectores de este Magazine habrán notado los cambios gráficos y tipográficos que se han producido en él. No es posible pasarlos por alto. A unos les parecerán bien; a otros les costará un tiempo acostumbrarse. Los que escribimos estas secciones fijas hemos visto reducido el espacio. El periodista y el escritor de periódicos son especialmente sensibles al recorte. Decimos: ¿Cómo voy a suprimir esto? Y esto tan gracioso, ¿no voy a ponerlo? ¿Habré de amputar este donoso razonamiento? En realidad lo que se pregunta ahora uno es si sabrá estar a la altura de estos cambios. 

Los cambios suelen venir porque queremos también estar a la altura de los tiempos. Las pasiones que mueven el mundo no son hoy en esencia diferentes a las que lo movían hace quinientos años. Creo que cuando se dice que hay que estar a la altura de los tiempos, se quiere decir: “por encima de los tiempos”, ya que casi siempre estos son penosos. La diferencia con otras épocas es que todo cuanto sucede hoy se conoce y difunde en el momento. La técnica nos permite llevar en el bolsillo una veintena de periódicos y el equivalente a cien enciclopedias británicas, pero la técnica que  ha hecho de cada uno de nosotros un dios omnisciente, nos ha vuelto perezosos: apenas leemos más que titulares: no se tiene tiempo de más. 

He aquí cómo ve uno esta cuestión: cada periodista, cada escritor, tiene entre manos una de las pocas cosas en las que el tamaño no importa. Largo o corto, sólo quiere conducir al lector hasta la última línea de su escrito. Escritos largos se nos hacen cortos, escritos cortos se nos hacen interminables. El periodista y el escritor llevan dentro de sí una Sherezade: cuenta el saber contar, y que llegue la aurora. Sé por experiencia que cada vez que se ha visto uno obligado a recortar un texto por razones de espacio, ese escrito, por lo general, ganaba en expresividad y precisión. Menos es más. Quizá porque el despojar es propio de la poesía. Acaba de publicarse una antología del haiku en español. El haiku es una composición poética japonesa de tres versos. En tres versos, un mundo. Algunos de estos haikus son sublimes, tanto como pueda serlo la Ilíada. “¿Quién dice que la ausencia de un brujo invalida su hechizo?”, acabo de leer hace un rato. Lo escribió Emily Dickinson. Al rato he tenido que volver a leerlo. Sabía que decía algo que no vi a la primera. “Ojalá estos artículos fueran algo así”, me digo. Algo que tú, lector, lectora, leas y te ronde la cabeza unas horas después. Lo que hacen los brujos.
             [Publicado en el Magazine de La Vamguardia el 23 de febrero de 2014]

10 comentarios:

  1. Lo bueno, si breve, dos veces breve.

    ResponderEliminar
  2. L*s lector*s de este Magazine.....
    No baje usted la guardia, señor Trapìello.

    ResponderEliminar
  3. Tiene razón. Para evitar la reiteración, y cuando van tan seguidos, creo que basta con un solo *. L*s lectores. La visibilidad queda garantizada. Lo corrijo. Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Por supuesto que menos es más. Como esto de JRJ:

    Nube blanca,
    ala rota -¿de quién?-
    que no pudo llegar -¿a dónde? –.


    ResponderEliminar
  5. Para comentar el artículo se bastan las palabras de AT:
    "Quién escribe como se habla llegará en lo porvenir más lejos que quién escribe como se se escribe, decía nuestro poeta, pero para ello es imprescindible escribir lo que se piensa, y no lo que ha de pensarse por cálculo o convención". (AT. SPP. "Siete moderno"

    ResponderEliminar
  6. “¿Quién dice que la ausencia de un brujo invalida su hechizo?”

    Sí, el hechizo parece reforzarse en la ausencia y en la huida, como dice E.Dickinson en este breve y esencial poema:

    UN Cielo de Verano
    Es Poesía,
    Aunque nunca repose en un Libro--
    Los Verdaderos
    Poemas huyen--

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También en este haiku de Bashoo, el brujo parece haber huido, dejando su hechizo en un gesto anónimo y cotidiano:

      Envolviendo los dulces de arroz,
      con la otra mano se retira
      el pelo de la frente.

      Eliminar
  7. Tener nostalgia de lo que, desconociéndose, se sabe propio. Descansar en la certeza de una voz amistosa. Multiplicar el ego por "nosotros". La poesía es una patria para los desarraigados. http://www.youtube.com/watch?v=-RR_iRdCtuk#t=14 (en memoria de Francsco de Giacomo, fallecido el pasado viernes 21 de Febrero)

    ResponderEliminar
  8. Yo todo lo que se me lo enseño una bruja , la Literatura es un sortilegio . El que tiene un nombre está más sujeto a sus ideas , los pronunciamientos son libres , pero lo que llega es la franqueza tanto para hablar como para escribir y sorprender para poder gustar . De un periodista a un escritor va un mundo , ahora la Literatura necesita aficionados y los lectores ya no valoran a los escritores con talento como antaño y eso crea injusticias ; el mayor talento y activo que puede exponer un escritor es ser profesional en activo y tener seguidores .
    Dicho a bote pronto

    ResponderEliminar
  9. Si los comentarios les hiceramos de voz , no podrian ser largos ya que habria que aprenderlos e interpretarlos para que no pareciese que están leidos .
    En el programa de Juan Ramon Lucas en RNE los oyentes que aprtabamos ideas y eran seleccionados entrabas por telefono con la maxima audiencia de 1 millon y las primeras veces la presión es increible . Es más dificil convencer hablando que escribiendo pero menos trabajoso y a la vez requiere menos cultura , todo esto en el caso de dirigirse a gente ánonima

    ResponderEliminar