13 de febrero de 2014

Tipografías canallas (y 2)

LAS tipografías canallas son a la tipografía lo que el acordeón a la música, algo que nace del arrabal con un lirismo áspero y bronco, como la cazalla, algo que está pidiendo a gritos  su propio y barojiano elogio sentimental o un soneto a lo Pedro Luis de Gálvez rimando canalla y cazalla, morralla y quincalla.
Le gustan a uno de estas cubiertas lo que tienen de directo y efusivo, la sobriedad de sus  medios, la pobreza de los soportes (estaban pensadas para los anuncios de los periódicos de papel pajizo y las ediciones de quiosco), el guiño al cine (muchas aprovechaban fotogramas de las películas que a menudo se habían hecho basadas en la obra que ilustraban, como también sucede ahora, solo que infinitamente mejor), el trabajo minucioso (los originales están, como dicen los jóvenes de hoy, "curradísimos"), el uso promiscuo de géneros (collages, témperas, tintas chinas, aguadas, mezclas audaces de tipos y colores) y el atropello de las vanguardias (no se paran en barras y si les cuadra bastardean y echan mano del surrealismo, de la pintura metafísica, del constructivismo ruso, del picassismo, como esa mujer de barriada que se echa encima todo lo que se le ocurre cuando va de boda: sedas, plumas, charoles, velos de nylon, bisutería) y el aprovechamiento general de cualquier manifestación gráfica (publicidad, carteles, papelería, rótulos comerciales). 
Y así, eso que en principio parecía heterogéneo y extraño, el tiempo ha acabado armonizándolo a su modo, y a nosotros nos ha enseñado a encontrarle su belleza un tanto dulzona, de arrabal, como la arrastrada y melancólica música de acordeón.

Originales de dimensiones semejantes al publicado ayer. Al de la derecha le falta la grafía, reservada para la parte inferior. Técnicas mixtas, collage fotográfico, témpera, tinta y lápiz. Del Rastro, 9 de febrero de 2014. Abajo: Original de cubierta (De los papeles que tiene, y comparte, Juan Bonilla)




4 comentarios:

  1. El mejor cantor de tangos que conozco es El Cabrero , parece raro pero es así . Casi todo lo que se guarda con cariño resulta ser con el tiempo una obra de arte , bien individual o en conjunto ; no conozco este arte , pero está muy bien y demuestra que España es un país de gente creativa y sorprendente

    ResponderEliminar
  2. En el “Tesoro” de don Sebastián de Covarrubias.

    EMPRENTA, EMPRENDER, EMPREÑAR, EMPRESTAR, TIPÓGRAFO

    «TIPÓGRAFO. El impressor de libros, “latine typographus”, de τυπος, forma, figura, etc. “et” γραφω, “scribo, vide supra” emprenta.

    »EMPRENTA. Por otro nombre prensa; donde se imprimen libros. El que primero sacó a luz el arte de imprimir fue Juan Gutembergo, alemán, natural de Argentona, el año mil y quatrocientos y quarenta, siendo emperador Federico III. Puso su emprenta en Argentona y después en Maguncia, según lo escrive Jacobo Wimphelingio en su epítome de cosas de Alemania; pero Juan de Barros, en su Historia de Asia, afirma aver avido en la China emprenta mil años antes que en Alemania. En latín (…), porque el ingenio de imprimir las letras es muy semejante a la prensa con que aprietan y estrujan la uva, se llama “praelum”.»

    La entrada siguiente es

    «EMPRENDER. Determinarse a tratar algún negocio arduo y dificultoso; del verbo latino “apprehendere”, porque se le pone aquel intento en la cabeça y procura executarlo. Y de allí se dixo empresa, el tal acometimiento. Y porque los cavalleros andantes acostumbravan a pintar en sus escudos, recamar en sus sobrevestes, estos designios y sus particulares intentos, se llamaron empresas; y también los capitanes en sus estandartes quando ivan a alguna conquista. De manera que empresa es cierto símbolo o figura enigmática hecha con particular fin, endereçada a conseguir lo que se va a pretender y conquistar o mostrar su valor y ánimo. La mejor empresa de quantas ha avido y avrá fue la de Constantino Magno, de la Cruz con la letra: “In hoc signo vincam”. Desta materia trata largamente mi hermano, el obispo de Guadix, en el primer libro de sus Emblemas, caps. 14 y 15.»

    Al “tout se tient” de Baudelaire también le dan la razón las dos palabras inmediatas que ataca Covarrubias, EMPREÑAR Y EMPRESTAR. En ellas habrá que pararse.

    «EMPREÑAR es del macho. Empreñarse es de la hembra; “praegnans, tis; proprie dicitur, quae gravida est”. El que fácilmente cree lo que le dizen parece empreñarse de palabras, porque las aprehende y concibe de manera que totalmente excluye lo contrario. Empreñarse los árboles, quando empieçan a brotar.

    »EMPRESTAR. Dar alguna cosa para que otro, por cierto tiempo y cierto uso se aproveche della, como prestar el cavallo, el carro, etc. (…) Harta buena obra se haze al que tiene necessidad, acomodarle con lo que le falta y que, cumplida su necessidad lo buelva. (…)”. »

    ―¿Y los 10.000 euros que para montar una emprenta me iba a emprestar vuesa merced, señor banquero?
    ―Denegados. Negocio ya ruinoso.

    ResponderEliminar
  3. Yo veo, sobre todo antes el el siglo XX, las portadas de libros y la caterlería en general, cine y propaganda, como una arte popular poco apreciado por cercano pero muy a tener en cuenta dado que es el pulso coyuntural de una determinada sociedad en un momento concreto.

    ResponderEliminar
  4. Putin ha sido acusado de canicida en Sochi por los defensores de los animales y eso le hace ser mas canalla que nadie . Lo comento porqué me llamó la atención la significación que leí ayer de canalla según Covarrubvias en este sitio.

    ResponderEliminar