21 de abril de 2013

De un día para otro

DE un día para otro se ha presentado la primavera. Que la primavera en el campo viene de cara siempre, es cosa sabida. Pero en la ciudad se mete un poco pegada a las paredes, como los conspiradores, de ahí que los versos de Machado vuelvan cada año a ser exactísimos: la primavera ha venido, nadie sabe cómo ha sido.

Arriba: Glicino (Padilla esquina Castelló). Abajo: Árboles del amor (Almirante). 19 de abril de 2013

10 comentarios:

  1. Cuando las flores del cerezo se abren,
    los pájaros tienen dos patas,
    los caballos cuatro. ONITSURA

    Examinando
    tres mil haikus,-
    dos nísperos. SHIKI

    La primavera empieza
    calladamente,
    con un paso de la cigüeña. SHÔHA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como en primavera suele haber niebla...

      牛もうもうもうと霧から出たりけり

      ushi mô mô
      mô to kiri kara
      detari keri

      Traducción de Fernando Rodríguez-Izquierdo:

      "Muu muu muu,
      sale la vaca mugiendo
      de entre la niebla".

      Por la métrica (5/7/5) y el susto, una variante:

      Muu, muu... Mugiendo,
      de la niebla la vaca
      sale de golpe.

      ("Infinitas serían las versiones mejores", diría Borges).

      Eliminar
  2. En España, en 1937, en 1938, en 1939 hubo primavera. Allá por abril las flores se abrían (espléndidas, vitales, multicolores) al lado de los cadáveres, en zanjas y trincheras, en las ruinas de los bombardeos, junto a las fosas comunes... Como si no le importara (de hecho no le importaba) en absoluto lo que unos caínes hacían a sus iguales.

    ResponderEliminar
  3. 3030: «… Y un año no volvió la primavera.»

    “No results found for «Y un año no volvió la primavera»”.

    Qué alivio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cándida "Tanka" prospectiva?

      Cuarto milenio.
      Árboles del amor.
      Calle Cervantes.
      Aunque sin primavera,
      rosada floración.

      Eliminar
    2. Aquí en el Sur los árboles del amor, en general ya perdieron las flores. Las siguientes líneas, de haiku sólo tienen un airecillo; de su métrica, nada:

      Ya no hay flores, sólo hojas
      en el árbol del amor.
      Al Norte se fueron todas.

      Cuando en el Jardín Botánico de la Concepción de Málaga llega al cenador de las glicinias, la amable guía hace observar al visitante las partes de herraje vencidas, destrozadas a veces, por la dulce y tremenda presión de las ramas de esos arbustos de origen chino que en el siglo XIX doña Amalia Heredia hizo plantar allí. Admiten, o admitían, en el Jardín algunos animales abandonados. Hace años encontramos un camaleón en el jardincillo del Teatro Romano, quizá lo recuerde usted. Las simpáticas jóvenes de la Concepción lo acogieron en sonriente corro llevándolo enseguida a la colonia de camaleones, en una zona de olivos creo recordar.

      Eliminar
    3. Málaga de mis amores, de mis gratísimos y felices recuerdos juveniles cuando hacía la mili en La Farola a finales de los setenta.
      Y también la Málaga de mis actuales dolores, precisamente por amores muy antiguos que surgen cual niebla, del pasado, reivindicando lo que debe dar vergüenza reivindicar. Pero es foránea la que ha rebobinado la memoria, por eso la trampa no me impide bajar de vez en cuando hasta Reding y la Alameda y....
      Mañana no estaré por aquí, siendo el día siguiente a la columna del domingo.

      Eliminar
  4. Que bonita es la primavera cuando llega
    Respecto al comentario de ayer en que Maria Zambrano habla de que todos somos esclavos de algo y lo que dice de los sueños , opino :
    En realidad somos esclavos de nuestro carácter , de nuestro físico y del amor que vimos o no vimos en nuestros padres . Ante la adversidad uno puede cumplir de sobra sus expectativas y ser considerado un fracasado , pero si tienes amor propio y te conoces puedes hacerte respetar , ¿ A que precio ? Al que sea . La misión del sueño es darte a ver que estas dispuesto y cuales son tus gustos ( también sexuales ) , los sueños te ponen en apuros pero también te pueden salvar la vida .
    Mi primo era adicto a un alcaloide , intentaba dejarlo pero era un reto . El caso es que lo dejó y lo consiguió cuando inconscientemente se vio reforzado por su sueño . Su sueño desde que inició la abstención era recurrente , siempre iba a pillar droga ; al principio lo consumía ; al cabo de unos dias lo conseguía , pero se le caía o llegaba la policía y tenia que comersela ( ahi el subconsciente ya le ayuda , no le da lo que sueña ) . Al cabo de unos meses el sueño deja en paz a mi primo y el hombre se cura de su mal , el siempre dice " tengo un carácter adictivo " .
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, parece que sin sueños no puede haber salvación. Por los sueños trascendemos la ramplona vida cotidiana y tratamos de llevar la realidad a nuestro terreno, siempre inseguro, pero nuestro. Locura propia frente a locura impuesta.

      A este propósito, dice M. Zambrano:

      AL hombre no le basta con vivir y cuando solamente vive, ni vive tan siquiera.

      Eliminar
  5. Sí, yo también he recibido desde siempre una impresión parecida cuando la primavera decide infiltrarse por la ciudad: lo hace resbalando por las calles, indecisa, jugando al sol y sombra y a lo que es peor: a traer para unos borbotones de vida que para otros son penumbras depresivas de larga duración. ¡Viva la primavera, la maldita primavera!

    ResponderEliminar