23 de abril de 2013

Hoy

COMPARECE hoy aquí este raro impreso (regalo de Rafael Morales). Dos pliegos en gran folio sin coser, más portada (dibujada con sofisticación popular por Jesús Mier) y contra. El interior a imagen y semejanza de las revistas de JRJ (tipos ibarra), lo que tratándose de poemas de Jorge Guillén no deja de tener su aquel ("Tuya es la aurora, Jesús. / Mira cómo luce el sol / En un cielo de orange-juice", leemos aquí, y aunque no llega a aquel "Si vas a Londres / no te atolondres", no está tampoco mal). Cuidaron de la edición los poetas Francisco Pino y José María Luelmo, a quienes Guillén dedica esos poemas de Clamor que se imprimieron en Valladolid en una tirada de setentaicinco ejemplares. De esas pequeños asuntos hablará uno hoy a los alumnos de literatura de la Universidad Autónoma de Madrid. Algunos se preguntarán para qué hablar de papeles viejos a unos jóvenes que los mirarán acaso como miramos los papiros del Mar Muerto. Pero lo cierto es que los papeles viejos le dicen algo a todo el mundo, igual que las caracolas a quien quiera oír en ellas el mar, y lo dicen en una lengua universal, la que hablan las olas.


Jorge Guillén, Del amanecer y el despertar. Inicial por y para la poesía, Valladolid, 1956.

8 comentarios:

  1. Pablo Neruda : En realidad , lo mejor que coleccioné en mi vida fueron mis caracolas . Me dieron el placer de su prodigiosa estructura " .
    La colección del artista chileno es estética , poética , biográfica y, de gran valor malacológico .
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos desde Málaga.

      "MALACOLOGÍA.

      (Del gr. μαλακός, blando, y -logía).

      1. f. Parte de la zoología que trata de los moluscos."

      No hacen falta caracolas.
      Arrimando bien la oreja
      oirás en todo las olas.

      Eliminar
  2. "Si vas a Londres, no te atolondres". Jo, qué ripio. Se dice que a Constantinopla hubo que cambiarle el nombre por Estambul para que Espronceda pudiera rimarlo con "azul" en su Canción del Pirata. Esto de la rima es lo que tiene. Pero bueno, peor paradas salen las de Logroño.

    ResponderEliminar
  3. Preciosa la portada, he visto utilizar la V por la U en mapas renacentistas y medievales. La forma de cortar el texto es un poco surrealista, DESPERTAR POE,
    MAS POR JORGE, añade un nuevo sentido al texto, o tiene un sentido independiente. Pienso que hoy se cortaría diferente pero perdería juego. Qué buenas sus entradas sobre tipografía y papeles viejos, una razón para estar siempre atentos.

    ResponderEliminar
  4. Jesús con “orange-juice” como trébol con “incredible”.

    Increíblemente jóvenes cuando Felipe González convócó el referendum de entrada en la OTAN. La cuartilla en blanco de mi voto no llevaba ni SÍ ni NO sino copiado, para que resultara nulo, el siguiente “trébol” de Jorge Guillén, también de “Clamor”:

    “¿No es muy humano que rimen
    a fuerza de tanta fuerza,
    guerra y paz, justicia y crimen?”

    Por entonces, en el nuevo trabajo, mi jefe, catedrático a la antigua del Seminario de Lengua, también solía quejarse de su otro oficio de poeta: “Y encima tener que hacer que rime pan con alacrán”.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tolstoi preferiría GUERRA Y PAZ a BOMBA Y PAZ. Quizá el fallo más grave ha sido no respetar una coma y dos mayúsculas (inicio de verso). Perdón.

      Castigo de don Jorge. Copiar bien el trébol de la bomba, unos cuantos más y que el último sea de cuatro hojas. Vale:

      "¿No es muy humano que rimen,
      A fuerza de tanta fuerza,
      Bomba y paz, justicia y crimen?

      La mirada de admiración
      En ese tan visible escote
      Cae como carta al buzón.

      ¿Tu soledad es impotencia
      Para salir hasta el amor,
      Y a ser fantasma te sentencia?

      La madrugada va despacio.
      Insomne, cálmate. ¡Paciencia!
      Con sosiego el mundo es palacio.

      Es admirable morir
      Para bien resucitar.
      Duerme: no hay otro elixir.

      Dormí tan profundamente
      Que el tiempo se me ha tornado
      Río que sabe a su fuente.

      –¿Después del fin? –Sabe Dios qué
      Será de mi total derrota.
      –¿No temes, no esperas? –No sé.

      –¿Quién sabe más? –Se le queda
      Todo suelto. –¡Datos, datos!
      Creación en polvareda.

      Lengua española en orgía
      De santa conversación:
      Ebrio eterno yo sería.

      Cada vez que me despierto
      Mi boca vuelve a tu nombre
      Como el marino a su puerto.

      Una lagartija, quieta,
      Comparte luz y sosiego
      Conmigo, que al sol me entrego.
      Gran minuto, nuestra meta."

      Castigo y premio. Casi treinta años después, descubro que el libro (“Clamor”, Barral Editores. Barcelona, 1977) fue un regalo de alumnos nocturnos del Instituto Vicente Espinel (alias "Gaona") de Málaga. Con una veintena de firmas, la dedicatoria: “… Feliz cumpleaños… Escribe más, lee más y más libremente… Con agradecimiento y amor al Loco de la Tarima. 16 Febrero 1984 [a los 10 días de la muerte de Guillén, firmas de] Fco. Ríos, Carmen, Yvette Quiles, Eduardo, Mariví, Rocío, Ángel Sel, Mañas, Mª Carmen Domínguez, Rosa, Joaquín, Ginebra [!], Calero, Nuria, María del Mar…”

      Eliminar
  5. Un humilde trébol sobre la tumba.

    Descansa Jorge Guillén
    donde quería Cernuda.
    En el Cementerio Inglés.

    Muy cerca del infantil Patio de las Conchas, la esposa del poeta, Irene Mochi Sismondi, está enterrada junto a él en este hermoso cementerio marino soñado como propio por Cernuda en su ELEGÍA ANTICIPADA.

    ResponderEliminar