5 de abril de 2013

Señalar con el dedo

"FEIJÓO cree que la difusión de las fotos [en las que se le ve con un contrabandista y narcotraficante, amigo suyo cuando era ya lo uno y lo otro] busca truncar su carrera". Desde luego, no pensaría Feijóo que difundiéndolas se buscaba promoverle al premio Nobel. Si los políticos están tan desacreditados es precisamente por querer pasar las obviedades más grandes como cogitaciones meditadísimas. Hace un rato, otra política, la ministra Ana Pastor, por lo demás una señora bastante sensata cuando habla, dejó de serlo hace unas horas cuando, saliendo en defensa de Feijóo, compañero suyo de Partido y amigo, declaraba en la radio que este, "le conozco y sé que es una persona honorable", le merecía todo el respeto, al tiempo que denunciaba como intolerable esa manera de "señalar con el dedo". ¿Con qué, si no, hemos de señalar? Para eso está el dedo (los periódicos, los fotógrafos, la policía, los inspectores de hacienda o de trabajo, los jueces): para señalar. Si no se señala, ¿quién repararía en las fechorías y trapacerías solapadas, en las ocultas, de Bárcenas, de los duques, del rey, de los bandidos? No, no está mal señalar con el dedo; está mal el señalar mal; pero señalar bien, ¿va a estar mal? Es lo primero que aprende a hacer un niño, después de hablar, decir: "mira", llevando su ojo en la punta del dedo. Y el gobierno: "La imputación [de la infanta Cristina] no beneficia a la marca España". Gran cogitación también. Uno, que es y se siente España, no se ve perjudicado por esa imputación. ¿No sería más apropiado hablar de la marca Borbón o de la marca monarquía? Porque España sin reyes sigue siendo la marca España, pero este rey y sus sucesores, sin España, se quedarían sólo en ciudadanos borbones, sin que con ello estemos pidiendo aquí la república (y recordar aquí aquello de que "se puede llevar una corbata fea, pero sabiéndolo").
En fin, se ve que por contagio de los políticos acaba uno también repitiendo las mayores obviedades.

Las Viñas, 3 de abril de 2013. (Nota sobre las fotografías: no tienen que ver nada con el texto al que acompañan, si siquiera un alegórico "cuando el río suena, agua lleva"; vienen aquí como otra obviedad más: la primavera)

14 comentarios:

  1. Altezas y bajezas http://histericapeninsula.blogspot.com.es/2013/04/altezas-y-bajezas.html

    ResponderEliminar
  2. Lo bueno del "ojo de Dios" que es Internet, es que ya nada queda en lo escondido, todo se grita en los balcones. Sin embargo desde ese inmenso alejamiento de los poderes e instituciones con respecto a la realidad (se van pareciendo cada vez más a la
    iglesia...)pretenden pertrecharse en sus trincheras, y comienzan a susurrar hasta la posibilidad de hacer leyes contra la libertad de información, sin darse cuenta de que el único remedio contra las vergüenzas aireadas, contra los infinitos trapos sucios de todas sus casas, es lavar muy bien la ropa, con lejía si hace falta, para que quede inmaculada, como debe estar la ropa de los que representan y son servidores de la sociedad, y muchísimo más si pretenden tener alguna autoridad moral...Creo que no son conscientes de los "ensimismados" que están, por decirlo poéticamente.

    ResponderEliminar
  3. Sí, mejor señalar; y con el índice, el dedo en ello especializado. Ahora que hasta el Papa Francisco sonriente lo muestra erecto hacia arriba en sus paseos por la Plaza de San Pedro, cuidado con el pulgar, señora Mato. Porque hacia abajo, por las películas (entre ellas la Historia) ya sabemos lo que significa: ‘Te mato… O ni siquiera te mato, te hago matar pero que lo sepas, como a pulga entre una y otra uña de mis pulgares’.

    Cómo somos, Dios mío, cómo seremos. ¡Cómo éramos! Desayunando he oído en la radio que los de Atapuerca en absoluto eran caníbales por necesidad sino por gastronómica elección: preferían niños tiernos… Vaya día.

    Pero aunque lluviosos (quizá por la corrupción y Pablo Guerrero), para casi todos, buenos sean los días que queden de rodaje.

    ResponderEliminar
  4. Así como el niño del cuento es el único capaz de poner en evidencia la desnudez del emperador, siendo el portavoz inocente de lo que todos pensaban; así mismo un “no se señala”, por voz madura proferido, desviaba como un resorte el dedo-saeta del blanco interesado para caer en picado a su posición natural.

    El arte del disimulo enseñado desde muy pronto, restando energía para vivir con los imprescindibles riesgos… "oye, no vayas a señalarte", ¿a todos nos suena? Cuántas veces oído como una declaración de intenciones de vida. Pero el que no "se señala" merece en muchas ocasiones ser blanco de ese iluminado índice. De hecho hay que tener un largo entrenamiento en el arte de "no señalarse" para llegar a ser un bandido en condiciones y pasar desapercibido señalando, no con el índice, claro, a todo quisque.

    ResponderEliminar
  5. Un paso serio es que Felipe releve y ninguno que haya sido parlamentario ( ni familiar alguno ) pueda presentarse a un cargo político ni ente privatizado , sí soy partidario se les de asistencia psicológica para superar la adición al poder y a la corrupción y evitar caigan en depresiones suicidas . Si esto no funciona , lo mejor será poner una guillotina en la la plaza de España como propuso Max Estrella y que Dios reparta suerte .
    Chao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, tú y unos cuántos intentaréis poner una guillotinas en la plaza españa y otros pondrán otra cosa en otros sitio....por cierto, el otro día leía un comentario sobre los slongans del PCE en los guerracivilistas tiempos previos a la guerra civil propiamente dicha...decía el comentario que aquéllas arengas en si mismas eran inocuas...pero que ponían en guardia a sus destinatarios y deslindaban las posiciones...el resto, es historia conocida.

      Eliminar
  6. Perdonen mi posible ignorancia, pero ¿en virtud de qué regla ortográfica Feijóo lleva tilde en la o? (En serio, es una duda y ruego que quien lo sepa me lo aclare.) Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. http://www.fundeu.es/consulta/apellido-feijoo-124/

      Eliminar
    2. Le perdono su imposible ignorancia, pero ¿en virtud de qué regla socio-poética el zUmO dE pOeSíA no puede llevar unas gotas de cortesía? Hubiera bastado repetir sólo una: "Gracias".

      Eliminar
    3. Pues aunque no se lo crea, hasta hoy no había visto su comentario, Sr. Anónimo. Así que MUCHAS GRACIAS.

      Eliminar
  7. Bajas a la arena, miras a las pupilas del otro y comprendes que has de desembolsar un mandoble. Y lo haces con gracia. Tienes razón y estilo. Gracias.

    ResponderEliminar
  8. Primun no nocere
    Mal asunto cuando la mayoría empiece a pensar que su porvenir depende de la suerte ; mientras , los empresarios evaden capital , no pagan y cierran sin miramientos

    ResponderEliminar
  9. Recuerdo haberle leído a Proust una opinión parecida: todo parece indicar que la principal función de los políticos es decir obviedades que todo el mundo sabe. Lo que pasa con esto, añado yo, es que la gente se acostumbra a que digan obviedades y los políticos muchas veces intentan hacer pasar por obvios algunos disparates y realmente los cuelan. Es como una letanía aprendida que una vez que la gente se acostumbra a recitarla no repara en el significado real de lo que se les dice y ellos repiten maquinalmente.
    Amén.

    ResponderEliminar
  10. Pues yo no soy borbón...y sí me puede afectar...en el sentido de que en esta monarquía parlamentaria (la forma más republicana de las monarquías) más valdría guardar nuestra energía para los verdaderos problemas (hay unos cuantos) que para problemas inventados. No sé si me explico. Lo sé decir en plan más largo, pero para qué.

    ResponderEliminar