30 de abril de 2013

Miseria y compañía

AYER ha llegado a casa Miseria y compañía, que recoge hechos de 2004. Supongo que en dos o tres días estará en las librerías.
¿Qué podré deciros de él, amig*s míos? 
No cambiaremos, y la ilusión es la cuerda sin la cual no da vueltas el mundo, nuestra peonza, nuestra pobreza.
Estos son algunos detalles exactos: tiene esta entrega 402 páginas, y las imágenes de la cubierta son dos radiografías de mi calcaño, tobillo, tibia y peroné rotos en un mal paso de 2004 y apuntalados desde entonces con ocho clavos, una larga aguja y una malla metálica (de ese infortunio se habla en este tomo, junto a otros hechos no tan torcidos), desmintiendo a aquellos que le reprochan a uno la falta de intimidad en esas páginas. Eso sin contar  con que "probablemente no haya habido nunca escritor alguno con tanto futurismo dentro", tal y como se declara en la solapa del libro.
Nada más, sino que deseo que encuentres larga y corta esta nueva entrega.


23 comentarios:

  1. Con sana envidia y un vaso de sidra sobre la mesa te reconozco que con esta entrada sobra cualquier prólogo.

    ResponderEliminar
  2. Ya nos tiene mañana haciendo cola. Joder, qué suerte tenemos los de esta inmensa minoría...

    David Fdez

    ResponderEliminar
  3. Yo ya pedi mi ejemplar a Pretextos y con la diferencia de tiempo entre su escritura y su publicacion, parece que el pasado no nos alcanza...

    ResponderEliminar
  4. Hombre de hierro.
    Tanta fertilidad
    ahora se entiende.

    ResponderEliminar
  5. Fenomenal , seguro está muy bien . Los post que hace hoy creo son un poco mejores que los de hace un par de años y la capacidad de mejora es fundamental para que escriba su obra clave , que si no es esta está al caer .
    Celebro el hecho y pronto opinare sobre " Miseria y compañía " , un titulo que me gusta. La portada recuerda a Mondrian .
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por favor, Sr. Colom, no se le habla a Trapiello como si fuese un alumno de segundo de la ESO.

      David Fdez

      Eliminar
    2. ¿Y de qué manera hay que hablar a un
      alumno de segundo de la ESO? ¿En qué tono y registro?

      "(...) no se le habla a Trapiello...". No creo que el Sr. Trapiello comulgue mucho con esta "maestril" observación. No hay niveles de respeto cuando la palabra, lo más propio que tenemos, entra en juego. Siempre ha de ser el máximo, sin considerar edad o condición.

      Eliminar
    3. Colom: Mondrian?
      David Fdez: me parto la caja

      Eliminar
    4. A ver, amigo defensor de la ESO: tan respetables al máximo serán sus palabras de usted como las mías, si se lleva a sus últimas consecuencias su argumentito. Y a mi, el que me parece "maestril" es usted, por cierto. Pero sobre todo, nada de querellas infinitesimales en la casa de este gran escritor que generosamente nos permite dejar nuestra miguita en su blog, y no olvidemos sobre todo que esa generosidad no nos pone a su nivel como escritor, y mucho menos nos permite condescendencias del tipo "muy bien Andrés, progresa adecuadamente". A eso me refería y espero que hasta usted lo haya entendido. David Fdez.

      Eliminar
    5. No defiendo siglas sino personas y antes que nada, ese punto ingenuo de ellas que me pareció volver a ver en Colom y que, con o sin partimiento de caja, tratan de abortar inmediatas reconvenciones como las suyas. “Ingenuo” quiere decir ‘no nacido’. ¿Y si “este gran escritor” prefiriera una mijilla de ingenuidad y no el gran bombo que usted toca en defensa de su casa y generosidad? Su comentario parece adular al jefe de negociado rebajando el nivel del compañero de oficina. “Niveles, niveles… ¡Claveles!”, que decía el otro.

      Eliminar
    6. Ya dije que no me parece bien entrar en querellas, pero en fin: ingenuo no significa no nacido. Tal vez lo enseñen en la ESO. Y por favor, opine usted lo que opine de AT, no creo que un poeta merezca que le comparen con un jefe de negociado. David Fdez.

      Eliminar
    7. No comparaba al poeta sino la postura que parecía, y parece, usted adoptar ante él. En cambio, mi respeto abarca a todo Jefe de Negociado, que también puede ser poeta, no lo dude. En trabajos anteriores, yo misma fui Jefe de Negociado. Y de Sección. Hasta Subjefe Superior llegué. A ese nivel, con la oposición Sub- / Sup- de mi Jefatura, me entró el vértigo y me fui a los niños, no a la ESO.

      Pero lleva usted razón. INGENUO parece derivar del (siempre relativo) significado ‘nacido en el país y por tanto libre’. Perdone mi nueva reincidencia matemática en el error que siempre me provoca la palabra IN-GENUO: calcular que el límite de NACIDO LIBRE es igual a NO NACIDO.

      Ingenua que es una, pero cioranesca a veces también.

      Fin de la querella infinitesimal por mi parte. Mucha salud.

      Eliminar
  6. Estaba pensando, precisamente, en algo que acabo de encontrar en este mismo blog, inmejorablemente formulado: "sin el estorbo de los lugares comunes ni esas adherencias antipáticas que se les van pegando a todas las obras de circulación masiva".

    David Fdez

    ResponderEliminar
  7. Estupendo, estupendo, pero por favor, vuelva ud. al ritmo de un tomo anual y no nos torture haciéndonos esperar otros dos años hasta la publicación de las vicisitudes de 2005.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Por el nombre y no verse bien, impresiona eso de la malla metálica casi más que la larga aguja o los ocho clavos: sí, Iron Man 18.

    ResponderEliminar
  9. Como se anticipa a los comentarios Sr. Trapiello,"Nada más, sino que deseo que encuentres larga y corta esta nueva entrega".
    Efectivamente larga, porque nos ha hecho esperar dos años,y voy a promover desde aquí la creación de un grupo de afectados por el retraso en la publicación de los salones, y eso reconociéndole el derecho a escribir lo que quiere y cuando quiere, pero coño ¡piense en nosotros!
    Y efectivamente corta porque con el paso de los años nos ha hurtado 200 páginas y como le dijo en su momento en su no reseña su crítico más duro (el de los pellizcos de monja)"Lamentaba que me fueran quedando cada vez menos páginas para disfrutar”.Así es que desde aquí voy a promover tambien la creación de un grupo de afectados por la pérdida de páginas de sus salones, eso si sin olvidarme de su derecho a escribir lo que le venga en gana y cuando le de la gana.
    Muchas gracias Andrés
    Fernando

    ResponderEliminar
  10. De LA MANÍA, una entrada flamenca para impacientes.

    « CUANDO lleva uno sobredosis literarias, corre a la calle y empieza a dar vueltas por el barrio, viendo gente. A veces le pasa a uno como a Sonia, que tiene el alma en carne viva y cualquier roce le arranca un acorde lamentable. Qué nostalgia de la poesía. Siente uno que la poesía le haya abandonado, y se sienta en un banco, con peligro de quedarse frío, esperando que la poesía se compadezca y vuelva a buscarnos, para llevarnos con ella a la pensión. Mira las hojas de los árboles, ya muertas y amarillas, los montones de hojas que ha levantado el barrendero, y a los gorriones que se juegan la vida entre las ruedas de los coches. Con todo ello debería uno componer unos versos, de la misma manera que los venerables poetas japoneses componían los suyos, mirando una hormiga, un bambú, el ruidito que hace el gorrión que picotea obstinado el brazo metálico del banco donde estoy sentado. ¿Por qué será tan poco literaria la vida literaria?

    Me acerqué a comprar unos nardos a la gitana de Alonso Martínez. Hacía tanto frío que se había refugiado en Viena Capellanes, que es un establecimiento repostero de vituallas finas. Pese a su aspecto y sus andrajos, como la conocen de toda la vida, le dejan que se quede allí, vigilando detrás de los cristales el género de su tabanco. Cuando llega algún cliente sale lentamente de su puesto de observación, y lo atiende. Camina con dificultad, meneando el colosal trasero como una oca, a uno y otro lado. Sus flores suelen ser de peor calidad y más caras que las de una floristería. Creo que se las venden de segunda mano en alguna parte. Es una mujer voluminosa y saludable, siempre sonriente. La obesidad le impide moverse o agacharse con soltura, y ha de hacerlo todo muy lentamente. Le dije, ante lo risueño de su semblante, está usted hoy como una flamenca. Ay, no, majo, gracias, me respondió agradeciendo el requiebro. En cuanto terminara la mañana, informó, había que acudir al “Grigorio” Marañón, porque tenía diálisis, de cuatro a nueve, tres días por semana. Dijo Gregorio en ruso también, “Grigorio”. Lleva esperando un riñón desde hace dieciséis meses, pero eso no parece haberla atribulado, porque aún hay quienes están peor que ella. Por lo menos yo, dice, puedo trabajar. Conoce a quienes llevan esperando tres años un trasplante y quienes han de hacerse la diálisis a diario. Le pagué las flores, me dio las gracias con la misma sonrisa, le dije que de todos modos estaba muy guapa, y después de esas confidencias, me volví a casa, sin ganas de hablar con los gorriones ni con las hojas. Entiendo la sonrisa de esa mujer como si fuera un trébol de cuatro hojas, y la pongo entre las páginas de este cuaderno. Y no es un poema, pero acaso, cuando con el paso del tiempo sea una fina y seca lámina de vida, se lo recuerde a aquel que la encuentre. »

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ABRO el cuaderno
      y encuentro la sonrisa
      de la gitana.

      Eliminar
  11. Habrá que leerlo como los anteriores.

    ResponderEliminar
  12. Si alguien dice que hay margen de mejora cuando se lo dice a un Maestro ,me parece un halago no exento de afición y animo . Siempre hay el típico/a que infla ego destilando sentencias con retruécano y soseria o el presunto caballero empeñado en defender a alguien que no lo necesita . Hay que lidiar con lo que salta al albero con la mayor deportividad . Los comentaristas debemos demostrar lo que sabemos día a día y no actuar como un Alien
    Supongo su libro será una faena de indulto y felicito a usted y a los lectores .
    Chao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con que algunos "comentaristas" aprendieran a redactar ya sería un buen avance.

      David Fdez.

      Eliminar
  13. Buena noticia y enhorabuena. Ahora me toca convencer a los responsables de la Biblioteca municipal que frecuento de que conviene seguir la serie del Salón y adquirir el nuevo libro.A veces , tengo fortuna y otras no.
    Se agradece el sentido del humor de la entrada como contrapunto al mal traspiés.
    Javier

    ResponderEliminar
  14. La radiografía es impresionante, la fractura debe haber sido tremenda, el círculo como una luna y el texto Clínica La Luz. Esperemos que su paso sea leve con tanto hierro y que en invierno no le moleste al andar. Salud.

    ResponderEliminar