25 de abril de 2013

De vuelta

EN vuestro honor enciendo
el candelabro
de las luciérnagas.

* * *

Qué más da vino o sake.
Con la alegría
no recuerdan su nombre.

* * *

El infinito azul
se ha desplegado
en el papel de arroz.

* * *

Que nadie nos moleste
mientras contáis.
Tú, sol, guarda silencio.


Fotos: Guillermo Trapiello. Seto (Mar de Japón). 22 de abril de 2013

8 comentarios:

  1. Magníficos haikus, preciosas fotos. O viceversa. Gracias. Emilio G.

    ResponderEliminar
  2. Libres a su aire, y al nuestro, los tres penta o heptasílabos sin el pie forzado de 5/7/5 sílabas. Buena solución.

    Aunque también:

    "En vuestro honor
    ya luce el candelabro
    de las luciérnagas.

    (…)".

    Y, ¡por todos los dioses del Japón!,
    también también también:

    "(…) (…) (…) …"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá mejor la opción del comentarista al omitir la carga personal del verbo “enciendo”. Omisiones de agradecer en este tipo de poesía oriental al tratar de huir de lo endogámico, invitando a un registro más anónimo y universal.

      Eliminar
    2. Tan lejana la rosa siempre, sí. Evitando el respetable juego de LUCE / luciérnagas, ¿mejor otro verbo en sintonía con el cálido reencuentro: QUEMA, o mejor, ARDE?

      “En vuestro honor
      arde ya el candelabro
      de las luciérnagas.”

      Admítense otros verbos o zumos. (Caramba, Ozumo en japonés seguro que significa algo).

      Eliminar
  3. Siempre que leo un haiku (5-7-5), me viene a la cabeza que

    No mediremos
    nunca la poesía
    con una regla.

    (5-7-5)

    No tiene gracia
    con dedos contar sílabas
    en un poema.

    Por lo demás, la supuesta cadencia 5-7-5 no aporta nada. Puede que en japonés sí, pero en español (al menos a mí) nada de nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. UN estallido
      que hace parar el tiempo.
      Eso es un haiku.

      ***

      Como en este hermoso poema de Borges:

      LEJOS un trino.
      El ruiseñor no sabe
      que te consuela.

      Eliminar
  4. Las fotos de Guillermo son un hecho estético y sobre ellas Borges tiene el siguiente comentario :
    La música , los estados de felicidad , la mitología , las caras trabajadas por el tiempo , ciertos crepúsculos y ciertos lugares ; quieren decirnos algo o algo dijeron que no hubiéramos debido perder o estan por decir algo .
    Esta inminencia de una revelación , que no se produce , es quizá el hecho estético .
    Saludos

    ResponderEliminar