17 de octubre de 2014

Mi alma

"MI alma es una orquesta oculta; no sé que instrumentos tañen y chirrían, cuerdas y arpas, timbales y tambores, dentro de mí. Sólo me conozco como sinfonía", leemos en el primer fragmento de este libro (Pre-Textos; traducción de Antonio Sáez y edición de Jerónimo Pizarro).
Y pensando en esa reseña que has de escribir para el periódico, vuelves a esa partitura que es el Libro del desasosiego en busca, paradójicamente, de un sosiego que sabes que allí estará esperando siempre.


Le Sidaner, Museo del Louvre, 10 de octubre de 2014


6 comentarios:

  1. Cita por cita, dejo la mía del poeta garda-livros (va en portugués porque no tengo cerca una traducción al español):
    Pedi tão pouco à vida e esse mesmo pouco a vida me negou. Uma réstia de parte do sol, um campo, um bocado de sossego com um bocado de pão, não me pesar muito o conhecer que existo, e não exigir nada dos outros nem exigirem eles nada de mim. Isto mesmo me foi negado, como quem nega a esmola não por falta de boa alma, mas para não ter que desabotoar o casaco.

    ResponderEliminar
  2. No es muy conocida la vena cómica de Pessoa, pero la tuvo. Hay una foto que alguien le sacó en un bar mientras el poeta ingería un trago alcohólico, y él mismo escribió debajo "Fernando Pessoa en flagrante delito". Tendemos a creer que Pessoa (o Kafka, o Proust) fueron personas melancólicas y tristes, pero en realidad disfrutaron de una de las felicidades más grandes que puede gozar un ser humano: la dicha de escribir y de crear.

    También nos deja una sonrisa la lectura de este poema suyo:

    He escrito más versos que verdad.
    He escrito, principalmente,
    porque otros han escrito.
    ¿Si nunca hubiera habido poetas en el mundo,
    sería yo capaz de ser el primero?
    ¡Nunca!
    Sería un individuo perfectamente consentible,
    tendría casa propia y moral.
    ¡Señora Gertrudis!
    Limpió mal este cuarto:
    ¡sáqueme esas ideas de aquí!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "En la Fotobiografia [Fernando Pessoa, uma fotobiografia: de Maria José de Lancastre], unas cuantas páginas antes de la carta, hay una foto en la que se ve a Pessoa bebiendo un vaso de vino tinto en la vinatería de Abel Ferreira da Fonseca, con unos pequeños toneles de Clarete, Abafado, Moscatel o Ginja detrás. Es la foto que Pessoa le mandó en septiembre de 1929 a Ophelia Queiroz, la única relación sentimental que se le conoce, con la dedicatoria «Fernando Pessoa, em flagrante delitro», es decir «en flagrante delitro». El envío de esta fotografía volvió a tejer unos lazos que llevaban rotos nueve años y que iban a ceder, esta vez definitivamente, seis meses más tarde. Al menos, en su forma material. Ophelia no se casó nunca y contó que Pessoa se encontró, poco antes de su muerte, con su sobrino Carlos, al que le preguntó cómo estaba ella y que luego, con los ojos llenos de lágrimas, le estrechó las manos mientras añadía: «¡Qué alma tan bella, qué alma tan bella!»"
      Jacques Bonnet, Bibliotecas llenas de fantasmas (Anagrama 2010, página 12)
      Comentario hecho por Francisco F de Manizales Colombia.

      Eliminar
    2. Me encanta ver juntas las dos caras de Pessoa. La filosófica y espiritual y la real y humorística.

      Sandra, ojalá fuera cierto lo que dices. La vida de Pessoa y Kafka,(desconozco la de Proust) estaban invadidas por la soledad... pero no una soledad elegida, sino más bien impuesta por la timidez e inseguridad que muchas veces les hacía ser presos de ellos mismo...

      Eliminar
  3. El dessassosego de Pessoa y demás pessoas. “O coração, se pudesse pensar, pararia”. Se pararía. En español, toda la frase se ajusta al 5/7/5 japonés de ayer:

    “El corazón,
    si pudiera pensar,
    se pararía”.

    Pues que tampoco se pare una federación hispanoportuguesa (este lustro) y nipohispanoportuguesa (para el siguiente).

    ResponderEliminar
  4. En la cita de Sandra no figura, supongo que por errata, el más claro rasgo de humor de aquella frase de Pessoa, que no escribió "en flagrante delito", sino "en flagrante DELITRO", jugando con la palabra.

    ResponderEliminar