31 de octubre de 2014

Barcelona (una fotografía)

No hay un solo lugar sobre la tierra que no tenga su instante de misterio, suma de todos los instantes, sucesión de dinastías, cómputo de todos los universos.

Foto de Rafael Trapiello. Barcelona, octubre de 2014. Y en esta fotografía el misterio no procede, desde luego, de esas que parecen ruedas de bicibleta en las ramas del árbol, de las que el fotógrafo sólo se percató cuando vio la fotografía ya hecha, a muchos kilómetros de distancia y en otro tiempo ya; el misterio, decía, no procede de ahí, pero forma parte de él y contribuye silenciosamente a su cristalización.

4 comentarios:

  1. ¿“Sucesión de dinastías, cómputo de todos los universos”, o “sucesión, dinastías, cómputo de todos los universos”? Parece que lo primero. Sin poder bajarse de la misteriosa bicicleta del infinito, quizá ni muertos, importa bastante poco. “A mí me se da mu poco / qu’una bici en l’alamea / se múe d’un arbo a otro”.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En los antípodas de esa bendita indiferencia, la rotunda frase cazada al vuelo esta mañana durante el paseo nos deja desarmados: "Prefiero a los políticos corruptos que a los de Podemos".

      Eliminar
    2. Eso indicia de la degeneración de la mente de algunos: prefieren revolcarse en la corrupción a los aires nuevos... El jumento es animal de poderosos pulmones y rebuzna urbi et orbe.¿A quién puede dejar desarmado el rebuzno de un pollino?

      Eliminar
  2. Es lo que uno dice: en la fotografía, siempre se ve después

    ResponderEliminar