11 de octubre de 2014

Ser o no ser (5)

CUANDO alguien desbarata la patente mendacidad de hechos que cierta izquierda o el nacionalismo dan por verdaderos, o desenmascara las villanía de alguno de sus líderes, próceres e intelectuales, raramente te dan las gracias, como parecería razonable; esperan la ocasión para llamarte fascista.

Ciudad Rodrigo, Palacio de los condes de Montejo, 19 de sepitembre de 2014




17 comentarios:

  1. ¿Ser o no ser ?... Supervivientes de un sueño, eso es lo que somos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Personajes de un sueño de Dios: “Y ay cuando se despierte” (algo así según don Miguel de Unamuno).

      Eliminar
  2. Yo si.Gracias.A todos los que no se callan y piensan y viven sin lanzarse a las corrientes mayoritarias y a lo que debe ser pensado. Gracias a todos los disidentes y heterodoxos que en el mundo han sido. Siempre aportan algo distinto de la reiteración del discurso oficial.A los que siembran las dudas y a los relativistas morales. Gracias. El mundo sería mucho más gris sin ellos.

    ResponderEliminar
  3. Cómo te van a dar las gracias, Trapiello; si acaso te la darán algunos pescadores en río revuelto, que ellos sí puede que tengan su aquel de fascistillas... Pero pedir que los nacionalistas que pones en la picota o sus amigos te manden bombones a casa, es pedir demasiado. O quizás te refieras al sufrido pueblo español, tan preocupado él con el (no)referéndeum de Cataluña, que casi se olvida de que no tiene pelas para llegar a fin de mes, que lo acaban de mandar al paro y de que le acaban de obsequiar con una pandemia mortífera en ciernes.
    El quid de la cuestión creo que está en la proporción de la crítica: aquí y ahora, inmersos en este charco de imundicia, creo que habría que dedicar más atención (crítica) al Poder que nos ataruga. ¿No crees, Andrés?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En un blog la disidencia de los lectores con el autor no solo resulta muy sana, sino que debe tener siempre cabida, pero el comentario irrespetuoso y chabacano nunca. Mire, Rob, si la oposición está pendiente de que el ébola produzca las máximas complicaciones y un número interesante de muertos para sacar buenos votos en las próximas elecciones, eso significa que hay muchos más enfermos fuera del Carlos III que dentro. Las tarjetas black son pecados veniales ante la abyección de traficar con las buenas rentas de un puñado de cadáveres. ¿O es que le preocupa a alguien de la hipócrita izquierda la salud de la pobre enfermera mucho más que a la derechona infame?

      Eliminar
    2. Lo único que le ha hecho falta señalar, señor Anónimo, es que los de izquierda tienen rabo y cuerno, y además son de color rojo.

      Los de izquierda (si por izquierda se entiende a los del PSOE -aunque sus políticas distan mucho de serlo-) de momento sólo han conseguido que a la auxiliar de enfermería se le dé el respeto que merece y no culparla exclusivamente de su estado.

      Qué incómodo debe de ser eso de tener ideas prefijadas y considerar que los de un partido son los buenos y los del otro, los malos, independientemente de sus actos.

      Eliminar
    3. No se fíe "Anónimo" (?) de quién se alegra o no de la terrible enfermedad de Teresa. Mire, juzgando por las acusaciones que le hace el consejero de Sanidad de Madrid, ella misma parece que hizo lo posible por ponerse al borde de la muerte, ocultando a su médico que estuvo en contacto con un enfermo de Ébola y además (quizás en un arranque de freudianas connotaciones ) irse de frívola depilación. Servidor, ante las clarividentes palabras del señor consejero de Sanidad de la Comunidad Autónoma de Madrid (que asumo como veraces sin la menor reserva mental, máxime viniendo de quien vienen), tengo que rendirme a la evidencia: la pobre Teresa quería (vaya usted a saber de los motivos expiatorios, conscientes o subconscientes) contraer la letal enfermedad y, por si alguien pudiese acudir en auxilio suyo y así rescatarla del Hades) ocultó a sus próximos la sospecha de haber contraído tal morbo..., en un impuso claramente SUICIDA: haciendo caso al consejero (yo lo hago) se trataría de una autoinmolación de libro. Si MINTIÓ descaradamente (sigo el dictamen del prestigioso nefrólogo), es porque DESEABA QUE NADIE LA AYUDARA, y así morirse tan guapamente. Además, por si faltara más luz sobre este affaire, ya lo dice Jiménez Losantos: "en el pecado lleva la penitencia", queriendo decir (lo ha adivinado con sagacidad encomiable) que estamos ante un caso clínico de AUTODESTRUCCIÓN, inducido por elementos subconscientes, porque cuesta pelín creer que fueran con plena conmsciencia de sus actos.
      Así que, señor "Anónimo", no esté tanseguro de quienes se alegran más de esta desgracia. Yo, la lamento infinito.

      Eliminar
  4. Desconfía de las ideas que caben en una pancarta.

    ResponderEliminar
  5. Me ha leído usted de una forma sesgada, propia de los que pretenden ostentar esa extraña categoría de la "autoridad moral" que afea, reprocha, regaña y pone la penitencia al universo por no pensar lo mismo que ellos. La Inquisición hacía algo parecido: anatemizar y llevar al potro al discrepante.
    He afirmado: "la hipócrita izquierda y la derechona infame". A las dos, por tanto, las descalifico por igual; no tergiverse usted mis palabras.
    En cuanto a la oposición, igual hubiera hecho el PP: arañar para desangrar, con tal de ganar en las urnas.
    Por otra parte mi opinión refrenda la emitida por AT, ¿por qué no le increpa a él?

    ResponderEliminar
  6. Querido Anónimo del 12 de octubre (día de la Hispanidad), ¿cómo que A.T. ha dicho las barbaridades que usted? Si él sostuviera la especie de que la OPOSICIÓN (incluyendo la hipócrita izquierda) se iba a alegrar porque hubiese un montón de fiambres por ébola, para restregárselos en el hocico del Gobierno,,,, si lo hiciera -digo- me iba a ciscar en su "Al morir don Quijote" y en toda su valiosa obra poética y hasta iba a ignorarlo cuando leyera los suplementos dominicales. Pero no, Trapiello no es un bárbaro capaz de emitir una cosa tan vil. Vileza a la que solo hallo parangón en la "conspiranoia" de quienes ven al PSOE detrás de los atentados del 11-M (que a lo mejor don Anónimo comparte, él dirá...). Así que no hay lectura sesgada ni niño muerto que aducir: había quedado meridianamente claro lo que usted dijo.
    Y además le aclaro algo que me importa: si la OPOSICIÓN (así en genérico, como usted la llama) engloba a quienes abominan del Gobierno que sufrimos y resulta que usted los califica de depravados que se gozan con la eventual muerte de los eventuales compatriotas suyos por causa del ébola..., pues resulta que está usted calumniando con esa insidia a no menos del OCHENTA POR CIENTO, del pueblo español, el mismo que, vistas la últimas encuestas, maldice a este gobierno.
    PD.- Cuando se escribe a un blog (máxime si se supone que lo frecuenta gente leída y tal), debiera uno pensar bien lo que va a quedar "colgado" en la Red de Redes, para no quedar en evidencia. Y aquí, mi amigo, usted ha evidenciado cosas como para que no esté ufano de ellas.
    Un saludo civilizado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjese si desbarra usted, Rob, y además sigue leyendo mal, que me contesta a mí metiéndose donde nadie le llama, cuando mi respuesta iba dirigida a Belinda, ¿O es que fue usted y no ella la que me llamó "señor anónimo"? Yo, sudoroso Rob, ni me tomé la molestia de considerarlo. Con los dogmáticos iracundos que jamás reconocerán los errores de sus filas el diálogo es imposible porque la cólera les ciega. Lea otra vez a AT y se identificará con sus criticados. Esos intransigentes sí serán los que pasarán a la historia por haber contribuido, junto a sus simétricos de la derechona, a dinamitar cualquier intento de futuro que no coincida con sus proyectos. Y tómese un vaso de agua o tres, que se acalora usted y el ardor febril le hace decir muchas chorradas.

      Eliminar
  7. Usted no se me iba a escapar de rositas, querido "Anónimo", aunque solo sea porque me considero parte integrante de esa OPOSICIÓN (y cómo) que usted insulta. Se merecía el correctivo y aún me he quedado corto.
    Un consejo (y este es literario): abandone ese tono del XIX, admonitorio y tristón, con que nos mortifica, que somo gente leída y sabemos de la cosa.
    Saludo civilizado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "En cuanto a la oposición, igual hubiera hecho el PP: arañar para desangrar, con tal de ganar en las urnas".

      Eso he dicho y usted se obstina en sentirse especialmente aludido. Critico y seguiré criticando que en este país el concepto de oposición se reduzca a un elemental y lamentable "oponerse a todo".
      Y, por favor, no pretenda hacerse el insultado, con todas la insolencias que me ha soltado "incivilizadamente".
      Un saludo.

      Eliminar
  8. Pues discúlpeme, querido Anónimo si le he lastimado con tanta crudeza, pero es que no me valen los trazos gruesos a la hora de dibujar el panorama -ciertamente triste, y en eso le acompaño- de la Patria; es cierto que ofende que se suponga que la oposición, y en especial la hipócrita izquierda (en la que me reconozco) disfruta con que se expanda el ébola y con que haya muchas víctimas mortales (¿acaso se piensa que la oposición es suicida, en la estela del consejero de Sanidad madrileño, o que se crea a resguardo de un eventual contagio?). Lo que me reconocerá es que es despreciable (yo diría que hasta denunciable ante los tribunales) la actitud del maldito consejero, que ha hecho un flaco favor a su partido, al hacer tan patente su falta de humanidad.
    Saludos, amigo.

    ResponderEliminar
  9. De acuerdo, Rob, lo que resulta incompatible con la razón es que la izquierda no sea capaz de reconocer sus errores históricos y se empeñe visceralmente en asociar al flanco derecho a quienes criticamos su caída por el precipicio desde que descubrió el inmenso placer del consumismo y el pacto traicionero.
    Acepte que se lanzó usted contra mi texto leyéndolo superficialmente, cuando en realidad expreso decepción y escepticismo indiscriminadamente. ¿Por qué no se le pasa por la imaginación que tal vez sea yo un izquierdista defraudado por la renuncia escandalosa a los viejos ideales? Y ahora volvemos a cerrar el círculo y resulta que, como comenté al principio, lo que digo es lo mismo que critica Trapiello: "Es fascista quien no comulga con mis ideas".
    Saludos también le envío yo.

    ResponderEliminar
  10. No, en realidad pensé que pudiera ser usted un conservador de buena fe, de esos que, no obstante serlo, se indignan con lo bajo que ha caído este pueblo tan permisivo con las corruptelas: que se le calentó la boca y que pegó unos derrotes poco medidos y peor expuestos.
    Yo estoy muy dolido y muy decepcionado con la atonía social y con la falta de impulso democrático (y de su par ético), y con que escándalos que debieran sublevar al más pacífico se acepten con una parsimonia lamentable.
    No sé que pensará usted, pero de un tiempo a esta parte presto oídos a esa iniciativa que se llama PODEMOS y que, viendo la calaña de sus más furibundos detractores, me da en pensar que algo valioso debe de tramar. ¿Qué opina usted de este asunto, amigo? ¿Le concede alguna virtualidad? ¿Alguien más informado que yo me puede "iluminar"?
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo, como mucha gente, que PODEMOS es una alternativa visceral surgida como justa respuesta al desencanto y repugnancia que nos produce la infame clase política que para nuestra desgracia se ha apoderado del rumbo de nuestro futuro. Pero precisamente por esa visceralidad no pasa de ser una elección puramente psicológica, pues ese partido ni cuenta con proyecto político concreto (más allá de mensajes utópicos y a veces populistas) ni creo que sea capaz de mantener su monolitismo interno porque es un conglomerado heterogéneo. Desde mi modesto punto de vista estamos condenados a esperar que la luz mane por un sitio todavía insospechado. Gente de valía tenemos de sobra.
      No he querido "iluminarle", simplemente responderle con mi opinión.
      Le aseguro que esta temporada me está produciendo una desilusión profundísima que procuro no me arrastre al escepticismo total. Sin embargo, creer es a veces más una obligación con la raza humana que una esperanza fatua basada en la necesidad de llenarnos de optimismo.
      Saludos y buenas noches.

      P.Dd.- Acabo de intentar asistir a la presentación de Javier María en la Casa de América, pero la gran afluencia de público me impidió entrar, pese a situarme en la cola con tres cuarto de hora de antelación. Al final consiguieron acceder unos doscientos treinta "afortunados" y quedamos en la calle al menos otros cien. No creo que vuelva a reincidir en esta experiencia que durante muchos minutos me hizo imaginarme como integrante de unos miserables pendientes de un rancho caritativo. Tampoco es para tanto, aunque los viejos roqueros nunca mueran.

      Eliminar