8 de octubre de 2014

Ser o no ser (2)


LA locura como hipertrofia del yo. Vale también enunciarlo al revés, y extrapolarlo: el pueblo, suma de yoes, como sujeto político: una locura.

Ciudad Rodrigo, 19 de septiembre de 2014

12 comentarios:

  1. El yo es el invento que te une a la tabla del egoísmo. Si el hallar el yo consiste en hallar el núcleo de nuestra esencia, casi nadie vamos a conseguir adquirir nuestro propio yo, somos restos de un naufragio a la deriva que tenemos anulada nuestra individualidad.
    Si ese yo anhelado resultara ser propiamente el alma, nos vendría bien morir ( lo cual no deja de parecer una locura, pero abriría la mayor de las esperanzas ), sin prisas, por supuesto.
    Todos estamos un poco locos y somos impredecibles .

    ResponderEliminar
  2. Ni yoes ni túes: solo ellos pueden ser uno.

    ResponderEliminar
  3. Cuerdos son quienes
    logran atar de un poste
    a su locura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A tu locura
      una cuerda bien fuerte:
      cordura única.

      O bien (6/8/6):

      Única cordura:
      con buena cuerda metálica
      atar tu locura.

      (Variantes, ay, siempre mejorables, de “atar la locura” y no “atar a la locura”.)

      Eliminar
    2. ¿Qué es la cordura?:
      Darse cuenta cabal
      de la locura.

      Eliminar
  4. «Drogue vate», toneles secos para encerrar «yoes», en salmuera, y dejarlos ahí, proscritos y malditos… Pero ya desnudos de identidad ¿qué ocurriría entonces?, ¿qué horizontes jamás imaginados se abrirían ante los domesticados ojos? A lo mejor empezarían a soplar unos aires más dignos, más integrados en la auténtica realidad, más benévolos con el ser humano, que lo hicieran, por fin, más libre y vacío; y también menos aburrido y peligroso.

    ResponderEliminar
  5. "El pueblo, suma de yoes, como sujeto político: una locura".
    Creo que los yoes no se pueden sumar, si los individuos. Una suma de ellos como sujeto político es lo han llamado masa, cuando se anula la individualidad el yo prevalece en la culpa, creo, no estoy seguro, que esto lo dijo Albert Camus en "El hombre rebelde".

    ResponderEliminar
  6. Tal vez estaba ahí dentro el legendario héroe de la causa minera, Fernández Villa, cuando se encontró casualmente con una bolsa de basura negra rellena de un millón y medio de euros y obnubilado por los aromas de la marijuana, cedió a la tentación de la carne (y de las mariscadas). La izquierdona cuando trinca trinca de verdad. Lo que le pasa es que no tiene tantas oportunidades de hacerlo como la repulsiva derechona, esa es su verdadera amargura. http://politica.elpais.com/politica/2014/10/08/actualidad/1412767008_989932.html
    Qué triste es que tanto panoli siga creyendo en bandos diferentes y satanice a unos santificando a quienes son igual de farsantes y corruptos. No ha habido más que entregarles “tarjetas black” para que en un santiamén hayan abjurado de la noble ideología.

    ResponderEliminar
  7. Salvando a ESE perro, nos salvamos a nosotros mismos.

    ResponderEliminar
  8. Los primeros humanos que consumieron plantas dopantes dieron un gran paso, experimentaron que había más dimensiones que la propia de un animal, amplió las miras de los sueños y espoleó la imaginación y la creatividad, además era gratis y te daba felicidad, todos gustaban del consumo. Con la crisis a ver quien es el gallo que se permite ser drogata y no ir a trabajar; nunca las he probado, pero he leído que el consumo continuado hace del consumidor un haragán, un gandul.
    El invento en surf es un brazalete de neopreno que se lleva en el tobillo y que tiene una cuerda que te amarra a la cola de la tabla, si no te amarras bien puedes perder la tabla y ahogaste.

    ResponderEliminar
  9. Escribe oscuro, que no se entienda; lo claro es de bobos. Yoes i túes son una ilusión ¿me entiendes? ¿no? Mucho mejor, entonces.

    ResponderEliminar