30 de agosto de 2011

Líricos góticos

EN sus poemas hay algo muy verdadero y hondo, arrancado a una tierra pedregosa, polvorienta y despoblada, y por eso  busca a los muertos en voz baja. Rafael Adolfo Téllez los conoce bien y no los teme. Les habla en la lengua de los ríos secos, del viento abrasador, de las maderas desvencijadas. A nosotros nos traduce esos idiomas a su manera, que es siempre un poco gótica, de talla policromada que ha perdido ya casi todos sus colores. Su canto no es rural, sino de gesta. Es el poeta de las cosas pobres, de los cafés pueblerinos desoladores, de los pueblos muertos. Y a los muertos vuelve una y otra vez, buscándose entre ellos, y al no hallarse viene a la vida con su secreto, un poco desconcertado, sin comprender por qué no estaba ya con ellos. Eso le vuelve un niño, de la estirpe de Francis Jammes, de Van Gogh, de Gutiérrez Solana, líricos góticos.

LA LLUVIA 

Alguien que he sido la oye, de nuevo,
en esta calle, a la que he vuelto
con su rumor de flauta triste.
Es la misma lluvia de antes, aunque parezca
hoy más oscura, sobre el empedrado,
mientras oigo la voz de mi padre
y empujo el viejo portón 
de la casa en que, ayer, la vimos
cayendo sobre el patio.
La antigua lluvia que salpica zócalos y plantas
y puebla los aires con su rumor de flauta pobre,
y quiere llevarme lejos


2 comentarios:

  1. Palabras bellas y certeras para definir una poesía tan auténtica como la de Rafael Adolfo Téllez
    https://sites.google.com/site/rafaeladolfotellez/

    ResponderEliminar
  2. Sólo he leído un libro de este autor y me gusta:Quienes rondan la niebla.¡Suerte!SEguiré leyéndolo.

    ResponderEliminar