21 de agosto de 2011

Vengamos a lo de hoy

Nos envía nuestra amiga L. esta estupenda foto, de ayer, hecha en Madrid en algo del Papa. Católicos del Ayuntamiento de Madrid compararon las JMJ con el Día del Orgullo Gai, hermanando así de manera abusiva a católicos y gais en un victimismo que estaría siempre a un paso de su propia caricatura.

10 comentarios:

  1. Se le echa en falta, amigo Andrés, un poco más de desarrollo del argumento. De todos modos... no sé si se enteró de lo que les decían el otro día en Sol a unos participantes en la JMJ: "os vamos a quemar como en el 36". Y usted mismo recordaba, en su entrada del otro día, las cifras de asesinados sólo por ser católicos (Payne habla de 7.000, usted decía si no mal recuerdo entre 8.000 y 12.000). Ni en la URSS, ni en México hubo una persecución tan salvaje. ¿Que aquello pasó hace muchos años? Por supuesto, pero… todavía algunos parecen añorarlo y lo “actualizan”. David Fdez.

    ResponderEliminar
  2. Pues una de las flechas casi le quita el carnet de gay...

    ResponderEliminar
  3. A mí esto del Papa y sus peregrinos me parece que define la actual política vaticana, su línea de masas, (volvemos a Gil Robles) y las inevitables correas de transmisión como el PP-CEDA. Lagarto, lagarto.

    ResponderEliminar
  4. Tenía que hacer acto de presencia con una tormenta. Así calló la boca del Papa y su llamamiento a filas, y por si no fuera suficiente arrasó las capillas y las 600.000 hostias consagradas que se iban a repartir se retiraron por indicación eclesiatica. Todavía hay esperanza, Voland ha vuelto.

    ResponderEliminar
  5. En Chile ha tenido que concluir el último informe sobre la represión de Pinochet, realizada por una comisión independiente, para saber que muchos de los que se predicaban de sí mismos haber sido objeto de represión, si lo fueron, no sucedió por la acción estructural de las acciones criminales de la policía o del ejército sino por la acción de energúmenos de esos cuerpos en su condición ontológica de energúmeno. Si en España hubiese habido una comisión semejante, es muy posible que muchos de esos de los que se dice que fueron fusilados por ser católicos, no lo fueron por ser católicos sino que lo fueron por ser políticamente militantes "agresivos" a causa de su catolicismo. No hace mucho conocí un caso: un obrero católico, fundador en su pueblo del sindicato católico que sufrío persecución y tuvo que huir de su pueblo en la zona republicana, me decían, por ser católico e ir a misa. Lo cierto es que fue un militante "agresivo" del momimiento sindical católico precisamente por su catolicismo. Podría poner más ejemplos, sobre todo entre maestros.

    En estos asuntos, religión y polis, el matiz es muy importante. Y una pregunta: ¿no ha de considerarse militancia agresiva lo que hace la conferencia episcopal para exigir, presionar,obligar a que no exista una ley que regule la muerte digna porque consideran que atenta contra sus normas morales, contra su concepción religiosa?

    ResponderEliminar
  6. No hay nada como el victimismo para mover a las masas hacia donde uno quiere, bien sea con datos históricos o con reivindicaciones morales; no hay persecución religiosa, no creo que las estadísticas penales la avalen; lo que sí hay es una obsolescencia de la propia Iglesia en relación a determinadas cuestiones, una contradicción dialéctica patente gracias a la libertad de expresión; una multitudinaria congregación no es un argumento aunque sí un poderoso ariete de imagen, engañoso;

    ResponderEliminar
  7. Que triste la ambigua inclinación de Zapatero frente al Papa, su amago de besar el anillo doblando el espinazo. Este servilismo casi me duele más que su bajada de pantalones frente a los mercados y sus amos. Rouco debe mearse de gusto.

    ResponderEliminar
  8. "una multitudinaria congregación no es un argumento aunque sí un poderoso ariete de imagen"

    Amén, en este y en todos los casos.

    ResponderEliminar
  9. Con tantos miles de peregrinos "papeando",durmiendo,viajando,etc, recuerdo aquella interrogación retórica con la que J.Plá desnudaba la realidad.Era cuando ante ciertos agasajos preguntaba..¿oiga,esto quién lo paga?

    ResponderEliminar
  10. Con tanto yugo no podían faltar las flechas.

    ResponderEliminar