23 de junio de 2013

El fin de los tiempos

DEL Diario de Bloy. Después de haber intentado vender a Zola y a Robert de Montesquiou (a quien se le ofrece igualmente para iluminar uno de los libros del conde), después, decía, de intentar venderles infructuosamente su correspondencia con su amigo Barbey d'Aurevilly, muerto tres años antes, Léon Bloy anota: "Parece que han llevado a Montmartre una gran cruz luminosa. Faltaba esta profanación. Encantadora guinda del republicanismo de León XIII. Es evidente que el fin está cada vez más cerca". ¿Qué diría hoy de un papa que tuiteara con su grey? De todos modos, no se entiende que sean aquellos que tienen asegurada la eternidad quienes más preocupados parecen siempre por el fin de los tiempos.


El Rastro, 9 de septiembre de 2012






7 comentarios:

  1. [ CASA DE CITAS. LÉON BLOY, S/N ]

    EL trabajo es la oración de los esclavos. La oración es el trabajo de los hombres libres.

    TAMBIÉN yo, cómo no, soy un hombre condenado a la ignominia suprema de pensar siempre en el dinero.

    EL vientre teniendo siempre razón contra el entusiasmo, la risa grosera de la multitud frente al rostro doloroso de la poesía: esto no puede soportarse.

    SÓLO me faltaba la miseria para ser de veras invencible.

    LA fe es el conocimiento de nuestro límite.

    LA usura es el fondo del comercio, como la avaricia es el fondo de la prudencia.

    LO que se llama éxito otorga un diploma de mediocridad o es un diploma de ignominia.

    SÉ de sobra que [la riqueza] es el más espantoso anatema y que los malditos que la poseen en perjuicio de los dolorosos miembros de Jesucristo tienen reservados tormentos propios.

    TIENE esto de bueno [la miseria], que nos fija, como clavos, en la Mano de Jesucristo.

    ¿QUÉ es un solitario de verdad? Un enamorado de Dios.

    MIENTRAS lo sobrenatural no sea evidente, no habrá sucedido nada.

    TODO es vano excepto las lágrimas.

    EL burgués es un cerdo que quiere morir de vejez.

    EL inglés es la lengua de la injusticia.

    ESCRIBO libros que vivirán y que no me dan para vivir.

    LOS propietarios se han robado sus almas.

    LOS ricos cercan París como una circunvalación de basureros alrededor de una pocilga monstruosa.

    ESPERO la llegada de los cosacos y el Espíritu Santo.

    NO creo en ningún porvenir político.

    EL sufragio universal es la elección del padre de familia por los hijos.

    UNA muralla viviente de pobres que han aceptado la muerte y los tormentos, y detrás de esa muralla que los ampara, los buscadores de oro entre la sangre y la inmundicia, los aprovechados y los gozadores. [Su visión de la Gran Guerra].

    ESE hormigueo de relámpagos registrado por la pupila de las tortugas: la historia.

    ResponderEliminar
  2. Panteísmo místico de León Bloy. Todos los caminos conducen a Dios, y todo esfuerzo de conocimiento es como un resorte orientado hacia Él.

    "Cuando se habla de Dios, todas las palabras humanas parecen leones que enceguecen en busca de un manantial en el desierto".

    ResponderEliminar
  3. La encíclica Rerum Novarum puede que fuera, en su momento, un claro avance desde el punto de vista social, pero también que chirriase frente a la radicalidad y la fuerza del pensamiento de Bloy que, según Kafka, tiene "un fuego que recuerda el ardor de los profetas".

    Citando al místico Jan van Ruusbroec (1293-1381), escribe L.Bloy:

    LA contemplación es un conocimiento superior a los modos de conocer, una ciencia superior a los modos de saber (...) Es una ignorancia iluminada, un espejo maravilloso en el cual se refleja el esplendor de Dios. Está fuera de toda regla, y todos los procedimientos de la razón son impotentes frente a ella.

    ResponderEliminar
  4. EL vientre teniendo siempre razón contra el entusiasmo, la risa grosera de la multitud frente al rostro doloroso de la poesía: esto no puede soportarse.

    NO creo en ningún porvenir político.

    ¿Por qué se verá, sólo a golpe de vista, una relación tan clara entre estos dos pensamientos de L. Bloy?

    No creer en ningún porvenir político puede ser expresión suprema de optimismo, sabiendo sobre todo de ese "relampagueo en las pupilas de las tortugas".

    ResponderEliminar
  5. Me temo que la eternidad está asegurada para todos desde el mismísimo sueño del comienzo de los tiempos, que a su vez es el final, y el intermedio de la infinitesimal parte del infinito. La tortuga de Zenón desgañitándose para nada. Porque todo es perderse cuando las palabras son insuficientes, tan a la zaga de la intuición del misterio.

    "Todo es vano excepto las lágrimas", dice Bloy.

    Y el miedo a mostrar la fragilidad nos da la medida de nuestro propio temor.




    ResponderEliminar
  6. ¿Que qué diría L. Bloy de un papa tuiteador? Pues probablemente lo mismo que del papa iluminador de cruces, en realidad son éstos matices sin importancia, en el fondo los parches son siempre parches; la transformación tendrá que venir por otros cauces, porque...

    MIENTRAS lo sobrenatural no sea evidente, no habrá sucedido nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, algo parece haber sucedido ya. Si a lo francés se añade lo jesuíta, milagro: Teilhard de Chardin saltando cualitativamente. ALFA > MATERIA INERTE > MATERIA ORGÁNICA > PENSAMIENTO HUMANO > X,Y,Z u OMEGA. Saltos verdaderamente cualitativos, señores, los suyos.


      http://hjg.com.ar/txt/bloy/frag_diarios.html

      “(31/4/1895) Miseria terrible. Hace poco, Verónica, viéndome muy triste, se acerca a mí, me abraza y con una ternura extrema me dice:

      —Papito, no llores, yo te voy a regalar algo.

      Y la pobre niña busca entre sus juguetes algo que ofrecerme. Hoy, en la misa, este recuerdo me conmueve el corazón con demasiada fuerza para no corresponder a algo divino. ¿Hay algo más desgarrador que la compasión del que no tiene nada y quiere sin embargo dar? Y Dios ¿no es el Pobre de los pobres?”.

      Entrada galdosiana "chez Léon Bloy".

      ÉTICA + ESTÉTICA = POÉTICA
      Fórmula inútilmente empeñada en decir algo. Como ese pobre dios todoimpotente.

      Eliminar