5 de enero de 2012

El disfraz preferido

LAS misteriosas leyes que elevan la poesía se han mostrado una vez más. Lo hicieron hace unos días por mediación del amigo Mr. Quaker (*), que dejó aquí su comentario en la entrada que se hablaba de Keats. 
Para ilustrar aquella, recordé la fotografía que nos había enviado un amigo hacía unas semanas. Cualquiera consideraría caprichosa la elección, a uno mismo le parecía forzada, pese a lo cual, fue esa foto, frente a otras, la que acabó acompañando el texto. A uno le habría resultado imposible relacionarla con Keats, pero de pronto llegó el comentario de nuestro amigo: "Holland House era la casa señorial de Lord y Lady Vassall Holland, aristócratas ingleses de ideas radicales y amigos de Jovellanos, que cruzaron Extremadura, en su ida y vuelta a Sevilla, en el invierno-primavera de 1809. En su casa londinense bombardeada por la Lutwaffe en 1949, estaba la urna griega en la que dicen que se inspiró Keats". Si a esto añadimos que la entrada la ha escrito uno en Extremadura, se queda doblemente pensativo, a un tris de creer que fue la estela que dejaron los Holland en estas tierras la que, primero, le sugirió a uno escribir sobre Keats y, después, elegir de entre tantas esa foto sólo en apariencia ajena al asunto tratado, que no fue otro que el de la naturalidad, disfraz preferido del misterio. 

(*) Ya publicada esta entrada, Mr. Quaker añadió lo siguiente: "Los Holland, una pareja muy interesante que vivió una gran y duradera historia de amor, tras conocerse en Florencia a los veintipocos años, aunque los dos eran ingleses. Fue un flechazo. Para poder casarse, ella fue obligada a renunciar a ver a sus hijos (de su primer matrimonio) de por vida; y él, Lord Holland, le tuvo que dar la mayor parte de su fortuna al primer marido para que éste consintiera en el divorcio".



7 comentarios:

  1. La foto es sorprendente porque la destrucción es total, además el fuego ha quemado unas vigas que parecen carbonizadas y, sin embargo, los libros están en las bibliotecas en perfecto orden y los señores interesados, leyendo los lomos en medio del desastre. La relación de cada fragmento y el azar, a veces es difícil pensar que el azar no responde a un orden misterioso. O existen conexiones inexplicables que a veces logramos relacionar, de todas formas las casualidades muchas veces son el hilo de la vida.

    ResponderEliminar
  2. Nada es casual. Todo son casualidades.

    ResponderEliminar
  3. y qué sería del mundo si la Gran Bretaña no diera de vez en cuando esos soberbios aristócratas de ideas radicales, bombardeados, acaso por ello, y no por simple azar, por la satánica Lutwaffe

    ResponderEliminar
  4. No sé por qué esta entrada me evoca el dicho marinero:"Deja más estela un palmo de vela que remo de galera"
    Que la noche os sea propicia.

    ResponderEliminar
  5. Qué interesante. Para contribuir al entrelazado de nombres y circunstancias, desde Sevilla me gustaría recordar que Blanco White frecuentó los salones de Lord y Lady Holland y sus tertulias. Los conoció aquí en 1809 y, ya en Inglaterra, fue tutor de Henry, hijo de los aristócratas. Residió un tiempo en la mansión, y su vista, si no sus manos, pasó por muchos de los volúmenes de la biblioteca que destruyó el bombardeo.
    Blanco tuvo trato con Leigh Hunt, amigo de Keats a quien éste destinó la dedicatoria de sus "Poemas" (1817), y reseñó (negativamente) novelas escritas en inglés por Valentín Llanos, el español que casó con Fanny Keats, la hermana del autor de la "Oda a una urna griega".

    ResponderEliminar
  6. Este año los aristócratas irán... disfrazados de banquero. Todos perfumados con
    " eau de Palma " , el olor de lo bueno. Saludos, Manuel

    ResponderEliminar