20 de enero de 2012

El mundo al revés (vodevil y coda)

PUBLICABA la semana pasada El Cultural tres cartas cruzadas, dos de Luis Rosales y otra de Pablo Neruda, quien, por cierto, no fue director de Cruz y Raya, como afirmaba esa revista. La correspondencia, de febrero de 1973, trata de la edición que se preparaba en España por entonces con poemas del chileno. El granadino escribe al chileno. No puede creer que el director de la Editora Nacional asegure que "por deseo expreso de Neruda se eliminará toda poesía que tenga un carácter definitivamente político", y le dice al chileno,  en beauté, que él no puede preparar una antología suya sin aclararlo antes con él. El chileno le contesta condescendiente desde el Olimpo del Comité Central y el premio Nobel: así es, amigo Luis; si para publicar en la España de Franco y sortear la censura hay que suprimir los versitos políticos que hacen referencia a Franco y a España, nada, se suprimen, y a otra cosa. "No tengo gran amor propio", confiesa el que ha vivido, y le pide acto seguido discreción, que esa carta quede entre los dos, una especie de 'tú ya me entiendes'. El granadino le responde a vuelta de correo. 'Uf, me quitas un peso de encima', leemos entre líneas, aunque en ese punto no quiere parecer pusilánime y asegura obsequioso que "desde luego, creo, como tú, que eliminar de una selección muy completa de tu obra los poemas políticos, carecería de sentido". ¿En qué quedamos? ¿Carece de sentido, pero vamos a hacer los dos un pequeño enjuague, aparcándolos por el momento? Eran los poemas en los que Neruda llamaba a "los Dámasos, Gerardos, los hijos de perra, silenciosos cómplices del verdugo..." En fin, los amigos de Rosales. Supongo que los poemas se eliminarían. Pelillos a la mar. Con ello la libertad se resentía, pero su gran mala poesía salía ganando. Todo ocurría, por cierto, en unos años en los que los estalinistas como Neruda, tras una pasajera autocrítica plegable, parecían pensar "que nos quiten lo matado", ante los pobres rosales a los que, viendo lo bien que les había tratado la vida literaria a los del otro bando, nostalgiosos de él, les devoraba una abrumadora melancolía.

(PD. Aunque para vodevil el que nos han regalado estos dos días Vargas Llosa, el Rey y el Gobierno, a propósito del Instituto Cervantes. Este cancaneo al menos no ha sido sangriento, sino que ha quedado en carnavales con serpentinas)

15 comentarios:

  1. No se pase usted, señor Trapiello, no se pase usted. Neruda, además de un gran buen poeta y un gran mal poeta, era un carota para los negocios, eso lo sabemos todos. Pero usted no deja títere con cabeza y va más allá de los allases.

    ResponderEliminar
  2. Vaya, yo cuando leí esas cartas tuve pensamientos más positivos, que me hicieron pensar que incluso los más teóricamente sectarios pueden no serlo tanto. Y entendí que se eliminaban los poemas políticos concretamente españoles, no así los políticos generales o globales, pero también veo lo que usted expone y puede que yo haya sido algo ingenuo en la primera lectura.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. La temprana mañana de viernes va de Premios Nóbel.
    A lo que cuentas del chileno, se une la presunta negativa del peruano-español a presidir el Cervantes. Acepte, o no, no alcanzo a entender qué pinta el Monarca en una toma de decisión, Constitución en la mano, puramente gubernamental. Un día contaré la firme posición de Leopoldo Calvo-Sotelo cuando Zarzuela pretendió nombrarle el ministro de Defensa, tras el 23-F. Según parece, Aznar tampoco se dejaba; de ahí su falta de empatía con la Casa.
    Que dirá de todo esto el "intimo" de Neruda, el monárquico recalcitrante ad nauseam, de la Real Academia Española, el de "las núbiles de pechos de nácar e ingles celestes". La culpa será de algún pobre rosal, no tanto por nostálgico, sino por frustrado y amargado. O de algún inculto político por ignorante y corrupto.

    ResponderEliminar
  4. Agarrándome a la tangente del meollo de hoy, creo necesario decir que es de admirar su valentía, don Andrés, a la hora de escribir lo que escribe en un mundo donde llevar una camiseta del Che está bien visto, colocar en la consola una figura de Mao saludando al pueblo que se dispone a exterminar es "chic" o llamar fascista a Amis por calificar de temible a Koba es muestra de altura intelectual.

    ResponderEliminar
  5. Yo insisto en la foto de los milicianos que puso usted el otro día. El brutote ese del centro que está de perfil y va de negro, si te llega a pillar después de aquella fiesta de vino fuerte que recoge la foto, no tengas la más mínima duda de que te fríe. Y los falangistas de pistola al cinto, lo mismo, claro.

    ResponderEliminar
  6. Neruda era un gran escritor y un hombre valiente, los escritores y ensayistas del franquismo eran ilegibles, yo leí algo por obligación y eran plastosos. El mercantilismo siempre lo hubo, hoy más que nunca los escritores quieren vivir de la escritura .
    Me alegro por Vargas que no haya aceptado vender su alma al diablo, es el escritor en activo más importante de nuestra lengua, solo he leído 3 libros de Vargas y no conozco a ningún escritor español que esté a su altura, claro que como dijo Jack Lemon " nadie es perfecto " . Seguro que sobran mercenarios para ese puesto ya que hay muchos escritores y poca financiación y ventas de libros. Saludos

    ResponderEliminar
  7. No sé si es conveniente, oportuno o apropiado en este momento. El caso es que me gustaría leer una entrada en este blog sobre don Manuel. Será esto que me gusta el estilo y en su tamiz quiero ver a este personaje de la reciente historia de España. Cómo olvidar las palabras del presidente de la Xunta de Galicia en la despedida del patrón: "Fue un hombre amable y tolerante", que embute sobre sí ese tono generalizado durante los últimos días acerca ese gran adalid de la democracia, ese tono que invita a la desmemoria y a la pesada digestión en la hora de la siesta patria. Pero, ya he dicho, no sé si es oportuno porque los muertos...

    ResponderEliminar
  8. Ser estalinista o no, gran o mal poeta o los dos a la vez(los poetas malos abundan) y tantas y tantas cosas en la época (misógino u homófobo como su estimado JRJ) son cosas que hoy en día sólo pueden servir para el chascarrillo literario. También quiero recuperar algo leído en su entrada sobre Chaves Nogales, Sr. Trapiello, que venía diciendo que en Madrid, en la zona universitaria, se enfrentaron hombres iguales en bestialidad, asesinos... lo peor de Europa. A Ambas cosas le quiero responder escuetamente: Neruda fue también un tipo generoso como Picasso y también estalinista...y fletó un barco para los refugiados republicanos. En segundo lugar disfrutaría mucho (más) leyendo como se mete ud. con gente aparentemente neutra como el político británico Chamberlain y dejar a los pobres brigadistas descansar paz. Ni todos fueron Orwell ni todos fueron Hemingway.
    A veces Sr Trapiello se nos olvida entre tanta documentación, y se lo dice un lector que le aprecia en grado sumo, lo esencial: hubo un gobierno legítimo y otro rebelde y fascista. La razón y el derecho en la lucha sólo estaban del lado del primero como intuyó Unamuno proféticamente. Mal que nos pese y aunque sea aburrido ir repitiéndolo y tampoco sirva para promocionar nuevos libros. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, Picasso cobró por el Guernica más que lo que costó todo el pabellón español y el barco no lo pagó él, sino el gobierno chileno. Y se puede y debe hablar de Chamberlain y de los brigadistas, todo a su tiempo. Y por ultimo, Unamuno no intuyó eso cuando se sumó a los rebeldes. Por lo demás, le agradezco sus comentarios.

      Eliminar
  9. A mi me parece que andamos entre temas grises, que ni Neruda era tan valiente ni Rosales tan inocente. En todo caso se agradece el conocer este tipo de correspondencia que a menudo revela mas la personalidad de los autores que sus obras y como reaccionan ante ciertas circunstancias.
    Mario Vargas Llosa es un tipo listo, y mejor verle fuera de las instituciones aunque su ultima novela se le ve un tanto perdido en Africa.
    Y sobre Don Manuel tengo que confesar que no he derramado una sola lagrima y los periódicos están llenos de sandeces como la vida sobria del Sr. Camps, y mejor parar aqui...

    ResponderEliminar
  10. Las cosas en la vida son mas bien de tonalidad gris. Ni Neruda era tan valiente ni Rosales tan inocente. En todo caso se agradece a AT de revelar esta correspondencia que revela mas la personalidad de sus autores que a menudo sus obras.
    Mario VL es un tipo listo y mejor verle alejado de las instituciones para que pueda seguir escribiendo, aunque en mi modesta opinión en su ultimo libro se le ve despistado en Africa.
    Sobre Don Manuel tengo que confesar que no he sentido la menor tristeza y uno no deja de asombrarse por las sandeces que se publican en los periódicos incluyendo la vida sobria del Sr Camps, y aqui lo dejamos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ve que la sabiduría popular vive en variantes, como la poesía ídem, que decía don Ramón.

      Eliminar
  11. Yo he dicho lo de Neruda era un hombre valiente . De Rosales no me creo nada , nunca leeré nada de él, en su casa estaba escondido Lorca y todos sabemos lo que paso. ¿ Cuanto vale el Guernica y que vale un pabellón? , ¿ Donde están los vestigios del pabellón ?, eso sí la Expo de Sevilla fue un ejemplo de malversación por parte de los cargos electos, allí quedaron los restos de muchos pabellones,
    Respecto a Fraga, fascista de tomo y lomo al que ahora se quiere canonizar por puro servidurismo de los periodistas españoles, la mayoría a sueldo de los medios de comunicación de la derecha ( casi todos ) decir que no atendió a las suplicas de la familia de Cernuda , cuando quisieron repatriar su cadáver( aunque hizo cosas mucho peores ) De hecho en las primeras elecciones de España se le tenia por un apestado, claro que los españoles andamos mal de memoria ( por eso somos los últimos de la fila en cultura y primeros en corrupción y paro )
    saludos, Manuel

    Saludos, Manuel

    ResponderEliminar
  12. "Hubo un gobierno legitimo y otro rebelde y fascista": parece mentira que algunos se empeñen todavía en la falacia esa del gobierno legitimo. Lea usted un poco, amigo, que hay mucha bibliografía disponible. Y por cierto, ser estalinista le parece a usted una anecdotilla pero no era nada mejor que nazi. David Fdez.

    ResponderEliminar