20 de marzo de 2014

Japón en el Rastro

AUNQUE desapareciera de nuestra vista en pocos minutos, no lo hizo sin dejar antes su tenue polvo. Alas de mariposa. Vísperas de una primavera que hoy, al fin, abrió sus pétalos como la niebla abre los suyos. Nada más fuerte que el pasado o la niebla, pero nada menos frágil que la memoria.






Sashichi Ogawa Photographer, Japanese Life, Yokohama, 1892.


15 comentarios:

  1. ¿Fuerte el pasado y frágil la memoria? No acabo de verlo, y bien que lo siento. Si alguien pudiera darme el nombre exacto de las cosas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pasado es fuerte, pero la memoria no lo es menos, si puede traérnoslo al presente.

      Eliminar
    2. La memoria se hace fuerte cuando trae al presente el pasado, y acaso entonces también nostálgica, ¿no? ("Me destierro a la memoria, /voy a vivir del recuerdo", Unamuno dixit). Gracias, Andrés.

      Eliminar
    3. Como calcetines volvemos las palabras ante la fragilidad de todo. Qué fuerte la niebla de la memoria. Pero qué blando el diamante del tiempo.

      Eliminar
    4. @ Anónimo:

      Cómo negarle a un condenado a muerte ese derecho.

      Eliminar
  2. HARU nare ya na mo naki yama no asagasumi

    SÍ, la primavera ha llegado;
    Esta mañana una colina sin nombre
    Envuelta por la niebla.

    BASHÔ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ser tan sólo polvo de alas de mariposa, pero saber renacer cada primavera entre los pétalos de la niebla?

      Así parece sentir el poeta Issa cuando dice:

      CHÖ tonde
      waga mi mo chiri no
      tagui kana

      LA mariposa voladora:
      Yo me siento
      Una criatura del polvo.

      Eliminar
    2. Medidas castellanas, con permiso de los anónimos:

      En primavera
      le gusta a la colina
      llamarse niebla.

      Porque me siento
      hecha sólo de polvo
      puedo volar.

      Eliminar
    3. Buenas versiones, Concha. De primaveras japonesas de los siglos XVII o XVIII (digamos por todo nombre), otros tres para usted:

      Quisieran ver
      el campo de violetas
      las cortesanas.

      Sin primavera
      ni respuesta quedó
      la cortesana.

      Hay mariposas
      por donde van las niñas:
      detrás, delante.

      Eliminar
  3. Así lo he entendido yo: el pasado es lo más fuerte por inmutable, ni siquiera Dios puede hacer que lo acaecido no haya ocurrido; la fragilidad de la memoria estriba en que tiene la debilidad de traernos el pasado acomodado a nuestros deseos.
    Por cierto que esta primavera llega con una flor especial: el primer tomo de "Vida" de JRJ, en Pre-Textos, que según creo hoy se pone a la venta.
    Un saludo, José A. Jurado.

    ResponderEliminar
  4. El pasado, el recuerdo y la memoria. Permanente e inmutable el primero. Estable y efímero el segundo. Voluble y cambiante el tercero. Y la fotografía siempre es pasado, puede activar el recuerdo y cambiar la memoria.

    ResponderEliminar
  5. Frágil: Contiene desmemoria.

    ResponderEliminar
  6. Antonio Machado :
    Bajo ese almendro florido,
    todo cargado de flor
    - recordé- yo he maldecido
    mi juventud sin amor

    Hoy a mitad de la vida,
    me he parado a meditar...
    ¡ Juventud nunca vivida ,
    quien te volviera a soñar !

    ResponderEliminar
  7. Un mirlo hoy con silbo y cola mucho más sincopados. Completamente en trance, desenterró un gusano.

    ResponderEliminar
  8. ...Y mañana es el Día Mundial de la Poesía.

    ResponderEliminar