27 de marzo de 2014

Micer Azorín


EN mayo de 1941 la revista Escorial, que había fundado y dirigía el azoriniano Dionisio Ridruejo, a quien Azorín dedica uno de sus primeros libros bajo el nuevo régimen, publica un artículo del viejo escritor, que titula "Leer y leer". Es una lista de libros. Los que él ha leído a lo largo de la vida, acaso los que considera que ha de leer quien quiera adentrarse en el inabarcable bosque de la literatura. Teniendo en cuenta que fue Azorín tal vez el crtítico literario más fino, y sistemático, de su tiempo, su lista tiene mucho del mapa de un tesoro. Cada paso en ese mapa es un tesoro. Pasos prodigiosos, inesperados muchos, conocidos otros, nuevos siempre.

Lo primero, la Biblia. - Después, Homero, la Odisea. - Esquilo, Prometeo encadenado. - Platón, Diálogos. - Sófocles, Edipo. - Berceo, Milagros de Nuestra Señora. - Juan Ruiz, Libro de buen amor. - Santillana, Comedieta de Ponza. - San Agustín, Soliloquios, traducidos por el padre Pedro de Ribadeneyra. - Montaigne, Ensayos. - Santo Tomás, Páginas escogidas. - Shakespeare, Hamlet. - Cervantes, Quijote. - Kempis, Imitación de Cristo. - Maquiavelo, El príncipe. - Leonardo de Vinci, Escritos sobre la pintura. - Lope, El mejor alcalde, el rey. - Calderón, La gran Cenobia. - Tirso de Molina, El vergonzoso en Palacio. - Santa Teresa, Libros de las fundaciones. - Fray Luis de Granada, Libros de la oración y meditación. - Fray Luis de León, Poesías. - Mariana, Fragmentos. - Garcilaso, Poesías. - Isla, Cartas familiares. - Moratín, Epistolario. - Jovellanos, Descripción del castillo de Bellver. - Quevedo, El Buscón. - Góngora, Poesías. - Pascal, Pensamientos. - Leopardi, Pensamientos. - Kant, Crítica de la razón pura. - Goethe. Conversaciones con Eckermann. - Lessing, Laocoonte. - Duque de Rivas, Don Álvaro. - Espronceda, El diablo mundo. - Larra, Artículos escogidos. - Andrés Chénier, Poesías. - Tamayo, Un drama nuevo. - Bretón, Muérete y verás. - Galdós, Miau. - Pereda, Peñas arriba. - Diderot, Santiago el fatalista. - Rousseau, Cavilaciones de un paseante solitario. - Unamuno, San Manuel Bueno. - Carlyle, Los héroes. - Gracián, Oráculo manual. - Racine, Berenice. – Baudelaire, Las flores del mal. - Campoamor, Colón. - Mistral, Mireya. - Castelar, Vida de lord Byron. - Nietzsche, Así hablaba Zoroastro. - Poe, Historias extraordinarias. - Dostoievski, Los Karamazov. - Antonio Ulloa, Noticias americanas. - Houston-Stewart Camberlain, Ricardo Wagner. - Manuel B. Cossío, El Greco. - Ibsen, Hedda Gabler. - Flaubert, Correspondencia. - Quintana, Poesías. - Molière, El Misántropo. - Zorrilla, Don Juan Tenorio. - Moreto, El desdén con el desdén. - Alarcón, La verdad sospechosa. - Fernando de Rojas, La Celestina. - Rojas Zorrilla, García del Castañar. - Romancero. - Refranero castellano. - Gregorovius, Las tumbas de los Papas. - Manual de Historia de la Iglesia. - Manual de Historia Universal. - Geografía Universal. - Geografía de España. - Historia del Arte en España. - Historia literaria de España. - Don Juan Valera, Pepita Jiménez. - Herrera, Poesías. - Menéndez Pelayo, Historia de las ideas estéticas en España. - Ovidio, Los tristes. - Virgilio, Eneida. - Tácito, Germania, traducción de Mor de Fuentes y Clemencín. - Bernardo de Palissy, Arte de la tierra. - Manual de Oceanografía. - Manual de Astronomía. - Antología de poetas y prosistas españoles. - Diccionario español-latino, de D. Manuel de Valbuena. - Juan de Valdés, Diálogos. - Juan Luis Vives, Diálogos. - Rafael Martín de Viciana, Alabanzas de las lenguas. - Diccionario de la lengua española. - Erasmo, Diálogos. - José Hernández, Martín Fierro. - Zorrilla de San Martín, Tabaré. - Guido Spano, Poesías. - Pardo Bazán, De siglo a siglo. - Rubén Darío, Cantos de vida y esperanza. - Tolstoi, La guerra y la paz. - Bernard Shaw, Cándida. - Pirandello, Lázaro. - Ford, Manual del viajero en España. - Antonio Machado, Poesías. - Blasco Ibáñez, Entre naranjos. - Gabriel Miró, Años y leguas. - Juan de la Encina, Viaje a Tierra Santa. - Gogol, La capa. - San Juan de la Cruz, Poesías. - San Ignacio de Loyola, Ejercicios espirituales.
    (Incluido en  Libros, buquinistas y bibliotecas, (Ed. de Francisco Fuster. Prólogo de Andrés Trapiello. Ediciones Fórcola, 2014), libro a su vez tan azoriniano, que resulta extraño que nadie, su autor o alguno de los devotos que lo ayudaron en vida, hubiese agavillado antes los escritos que contiene.



El Rastro, 26 de mayo de 2013

12 comentarios:

  1. O sea, que leyó la Biblia entera. Qué raro: yo creía que la Biblia entera no se la había leído ni Dios...

    ResponderEliminar
  2. Peñas arriba... hay que leerse Peñas Arriba??????

    ResponderEliminar
  3. http://es.scribd.com/doc/7646246/Libro-de-La-Oracion-y-Meditacion-Granada

    [Qué curioso, señor A Zo Rin, leer uno de los libros que usted recomienda, entre anuncios (no necesariamente perturbadores) de Michelín (“Te ayuda a elegir adecuadamente”), La Redoute (“Moda > Mujer”) o Visite Portugal (“Estás a un clic de la escapada perfecta para Semana Santa”):]

    “(…) Porque oración es, como dicen los santos, un levantamiento de nuestro corazón a Dios, mediante el cual nos allegamos a él y nos hacemos una cosa con él. Oración es subir el ánima sobre sí y sobre todo lo criado, y juntarse con Dios y engolfarse en aquel piélago de infinita suavidad y amor. Oración es salir el ánima a recibir a Dios cuando viene por nueva gracia, y traerlo a sí como a su reino, y aposentarlo en sí como en su templo, y allí poseerlo y amarlo y gozarlo. Oración es estar el ánima en presencia de Dios, y Dios en presencia della, mirando él a ella, y ella a él, la cual vista es de mayor virtud y fecundidad que la de todos los aspectos de los planetas del cielo. Oración es una cátedra espiritual donde el ánima, asentada a los pies de Dios, oye su doctrina y recibe las influencias de su gracia y dice con la esposa en sus «Cantares»: «Mi ánima se derritió después que oyó la voz de su amado». Porque, como dice san Buenaventura, allí enciende Dios al ánima con su amor y la unge con su gracia. La cual así ungida, es levantada en espíritu, y levantada contempla, y contemplando ama, y amando gusta, y gustando reposa, y en este reposo tiene toda aquella gloria que en este mundo se puede alcanzar.

    De manera que la oración es una pascua del ánima, unos deleites y abrazos con Dios, un beso de paz entre el esposo y la esposa, un sábado espiritual en que Dios huelga con ella, y una casa de solaz en el monte Líbano, donde el verdadero Salomón tiene sus deleites con los hijos de los hombres. Ella es un reparo saludable de los defectos de cada día, y un espejo limpio en que se ve Dios y se ve el hombre y se ven todas las cosas. Ella es un ejercicio cuotidiano de todas las virtudes, muerte de todos los sensuales apetitos, y fuente de todos los buenos propósitos y deseos. Ella es leche de los que comienzan, manjar de los que aprovechan, puerto de los que pelean y corona de los que triunfan. Ella es medicina de enfermos, alegría de tristes, fortaleza de flacos, remedio de pecadores, regalo de justos, ayuda de vivos, sufragio de muertos y común socorro de toda la Iglesia. Ella es una puerta real para entrar al corazón de Dios, unas primicias de la gloria advenidera, un maná que contiene en sí toda suavidad, y una escalera como aquella que vio Jacob, que llegaba de la tierra al cielo, por donde los ángeles siempre suben y descienden, llevando nuestras peticiones a Dios y trayéndonos el despacho de nuestros negocios. (...)”

    [A Na Li]

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias!
      P. Montero-Martín.

      Eliminar
    2. A usted por darlas.

      Eliminar
    3. Oración también este verso de Ungaretti, del poema Cielo e mare:

      M' illumino
      D' immenso

      Eliminar
  4. Una lista muy coherente, interesante y bastante actual.

    ResponderEliminar
  5. Siempre me produjo alergia este tipo de listados en busca del canon, que recuerdan más a editoriales agresivas a la caza de clientes incultos interesados en decorar sus librerías de sapelly: "Los 20 mejores museos del mundo", "Valses inolvidables", "100 obras maestras de la pintura", "Premios Goncourt".
    Hace años cayó en mis manos una de estas clasificaciones absolutas elaborada por prestigiosos críticos musicales británicos que pretendían votar al mejor tenor de la historia. Para mayor desolación de los españoles amigos de Nadal colocaron a Plácido en primer lugar y a Pavarotti en tercero, lo cual, además, no deja de causar enorme sorpresa, procediendo de la pérfida Albión.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por la lista, me la guardo!

    ResponderEliminar
  7. Estoy interesado en Azorin , es un vanguardista y un escritor con sentido del humor , ayer leí algo de él por primera vez . Le había encasillado como facha pero más bien parece un anarquista y un innovador . Peñas arribas está muy bien y lo puede leer un niño , es un canto a la Naturaleza como no se puede cantar hoy , para gustos los colores , la novela se desarrolla con lentitud y no es que sea un prodigio de diversión, pero sí es una obra maestra .

    ResponderEliminar
  8. En una lista literaria lo que recomiende un escritor es muy a tener en cuenta , siempre hay que situar la época .
    Así hablaba Zaratrusta de Richard Straus , Curiosamente Zubin Metha es zooratrista ( de la rama persi hindú ) al igual que el magnate Ratan Tata , los zooratristas son hoy la alta burguesía de Bombay y claves en la historia ( Cyrus )

    ResponderEliminar