3 de junio de 2014

El Rey abdica. Derecho a decidir.

YA no puede uno escribir en su diario "El Rey abdica; tarde, escuela de natación", porque algo parecido ya lo escribió otro y porque no sería verdad: no es aún temporada de baños y la noticia es lo bastante importante como para prestarle atención. 
En 1998 Ramón Serrano publicó 89 Republicanos y el Rey ¿Esta es la España que queremos? El título indica claramente que Serrano trató de llegar a los 100 republicanos, acaso para emular otros éxitos editoriales como 100 españoles y Dios, sin conseguirlo. Los republicanos se ve que entonces escaseaban. Allí está uno. En todo caso debo de ser un republicano especial, porque en aquel momento, y aun hoy, prefiere uno la compañía de muchos monárquicos y accidentalistas (*) a la de tantos republicanos, herederos de aquellos que no sólo no defendieron a la República durante la República (1934) y la guerra, sino que la atacaron con saña en nombre de la revolución stalinista o cenetista o del oportunismo nacionalista.
La abdicación del Rey ha llegado en el peor momento para la Institución y seguramente para España; con la probable y cercana imputación de la Infanta Cristina, el descrédito de los políticos y "el problema catalán" (**), la realidad parece necesitada del vigor de un rey joven e instituciones reformadas y reforzadas que no se dejen arrebatar un trozo del reino y acaso, después, el reino mismo, y no de la actuación errática de un anciano caprichoso y estrafalario que entre elefantes, sospechas de corruptelas y enredos sentimentales estaba a un tris de dejar en un tebeo cándido Los borbones en pelota de los hermanos Bécquer.

(*) Aquellos que, como los fundadores del Psoe y muchos militantes socialistas de hoy, (Felipe González, Alfonso Guerra), no se consideran ni republicanos ni monárquicos, por ser esto algo accidental, no fundamental, en el bienestar de los pueblos.
(**) Apenas unos minutos después de la abdicación del Rey, Artur Mas sugirió que esta podría obedecer a otras razones, cómo no, derivadas del proceso secesionista, y por su parte IU y Podemos, aliados del secesionismo, con idéntica rapidez gimnástica formaron su propia Marcha Verde hacia la II República (***), haciendo bueno aquello de "a río revuelto", etc.
(***) Sí, no es una errata: II República. Quienes más nos hablan de futuro y de III República precisamente ahora, son aquellos que salen a defenderla con banderas del pasado, o sea, de la II, aquella que decapitó una sublevación militar-fascista con la inestimable colaboración de movimientos revolucionarios en absoluto democráticos, gran bucle. Pasar por alto, ningunear o negar que durante la monarquía juancarlista se cumplieron, y a menudo con creces, todas y cada una de las aspiraciones sociales, políticas y económicas sustanciales de la II República nos alejará aún más de la III. Y mientras no haya garantías de que la III mejore en España la estabilidad política que hemos alcanzado con tantos esfuerzos y las libertades y aspiraciones de todos (no sólo las de minorías republicanas o nacionalistas), habrá que recordar a San Ignacio: "En tiempos de tribulación, no hacer mudanza". Derecho a decidir no hacer mudanza, o las mudanzas que piden algunos, tan legítimo y democrático como todos los derechos a decidir del mundo. Y las otras mudanzas o reformas que pide el conjunto de la sociedad, a su paso, sin olvidar que los pactos son la esencia de la democracia y las urnas, no sólo la calle o las asambleas, donde se legitiman.



19 comentarios:

  1. Amén Andrés.

    Es alucinante la cantidad de gente que quiere tirar por la borda todo lo logrado en los últimos 40 años, que no siendo perfecto es mucho más de lo que nunca nos imaginamos.

    Es hora de apoyar a Felipe VI como garante de todas las libertades y progreso de España.

    Ser hoy republicano es hoy, desgraciadamente, ser enemigo de España.

    ResponderEliminar
  2. El destino de los Reyes es terminar en un mueble bar como coñac...Soberano, Felipe II. Carlos I, Napoleón, Magno y de postre, un sol y sombra de Felipe VI con anís de la Asturiana, su presencia siempre agrada.

    ResponderEliminar
  3. ... y dice usted de usted mismo que no es monárquico. Por curiosidad, ¿se asomó usted a la Puerta del Sol a ver qué decía la gente que estaba congregada allí, o habla de oídas?...

    ResponderEliminar
  4. No, me quedé trabajando en casa. Porque con tanto paro, alguien tiene que trabajar, y con tanto ruido, alguien tiene que quedarse de guardián del silencio.

    ResponderEliminar
  5. Tiene usted razón. Cuando escucho a nuestros republicanos la impresión que me causan varía entre la risa (cada vez me dan menos risa), estupor (se mantiene, con tendencia al alza) y miedo. Cuando leí hace meses a algunos de sus hooligans dar las gracias al sr. Urdangarín por haber hecho tanto por la III República sentí vergüenza y desconcierto. Nuestros republicanos no son demócratas laicos, integradores y partidarios de la razón, nuestros republicanos son partidarios de la ignorancia, la ceguera y el fanatismo. Nuestros republicanos son partidarios de una república popular centroafricana. Demasiado brutos como para no preferir una monarquía constitucional dentro de la Unión Europea. A pesar de todos los pesares.

    Jorge M.

    ResponderEliminar
  6. "Decía Manuel Azaña que él soñaba con un patriotismo arraigado en las “zonas templadas del espíritu”. Qué falta nos hace eso que se valora tan poco en el territorio entre cínico y visceral de la política, la templanza."
    Esto lo dice hoy AMM en su blog, creo que tiene razón y volviendo a épocas duras y quizás mas dramáticas que la actual podríamos ponernos en la tesitura del "Retablo de las maravillas" y ver como España con Felipe VI será republicana y Cataluña independiente. Solo hace falta un poco de templanza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Azaña fue un idealista intelectual atrincherado en su palacete de ensimismamiento que no vio lo que se le venía encima envuelto en ruido de sables...
      ¿Somos más realistas ahora?
      Saludos,

      Eliminar
  7. España está muy tocada por la crisis, la corrupción, y también por el problema secesionista, que no olvidemos que también estaba presente antes de la Guerra. Como dice el señor Trapiello: no es hora de hacer mudanza. Desconfío de quienes tienen tanta prisa por reventar el orden establecido. Los de mi generación no hemos votado la Constitución del 78 (rondo la treintena), no, pero hemos crecido con todas las comodidades del mundo gracias a ella. Incluso ahora que las cosas van tan mal hay una paz social que era impensable para España hace sólo décadas, a poco que uno rebusque en la Historia se dará cuenta de que es así, pero eso no cuenta, dicen, "nosotros no hemos votado". Ayer, mucha gente salió a las calles para pedir un referéndum o, directamente, el advenimiento de la III República. Pero, ¿no se merece el príncipe Felipe al menos una oportunidad de demostrar si puede hacer o no el papel que se le exige a un jefe de Estado? El príncipe Felipe está exento de cualquier mácula de corrupción, no le afectan las cacerías de su padre ni los robos de su cuñado. Su único "delito" fue casarse con una republicana divorciada que además (para escándalo de la derecha más monárquica) había abortado, pero ¿no podría dar eso precisamente la modernidad a la institución que le faltaba? ¿O resulta que ahora nos vamos a poner meapilas los republicanos?

    Toda la gente que ayer salió a la calle saldrá dentro de tres semanas con la bandera de España pintada en la cara para animar a nuestro equipo de fútbol, porque nosotros somos así. Y si venciéramos en Río de Janeiro, lo cual es harto complicado, las banderas republicanas se trocarían en rojigualdas como por arte de magia. ¡A ver cuántas tricolores saldrían entonces, para recibir a Casillas y del Bosque! Porque nosotros somos así. Soy republicano, pero si hay un referéndum que no sea ahora, por favor, démosle al príncipe tiempo de remendar lo que otros han mancillado, que para algo hemos pagado su formación, y él lleva toda su vida preparándose. Démonos tiempo para saber qué queremos, y para que los políticos nos entiendan y nosotros a ellos, y para que vuelvan los grandes consensos. Soy republicano, pero también soy español, y España es un país que duele, como le dolía a Unamuno, así que por lo tanto (y aun a riesgo de ser tildado de facha) hoy sólo quiero decir un:

    el rey Juan Carlos abdica, ¡larga vida al nuevo rey!

    ResponderEliminar
  8. Como anónimo profesional, mi adhesión solo tiene valor numérico, o quizá ni eso, pero...¡de acuerdo en todo!

    ResponderEliminar
  9. Pues tampoco soy monárquica pero viendo las banderas con hoces y martillos creo que el infantilismo del izquierdismo español es grave. Hay que ser ignorante e irresponsable para, viviendo en Europa, reivindicar ese símbolo al que se deben millones de muertos, entre los cuales se pueden contar decenas de víctimas durante la guerra civil española. Estos jóvenes son hijos de la democracia, de la estabilidad y la bonanza de la transición, ellos no saben lo que es la represión donde todo está controlado y prohibido, la abolición de la propiedad, el colectivismo forzado, los campos rusos y cubanos o la violencia social chavista en las calles de la clase media. A mí nunca me han dado risa, cuando en 1980 en La Habana se pusieron de moda los escraches en las casas de los que se marchaban a USA, mi padre y mi tío que, republicano, estuvo sosteniendo a la República en Asturias hasta que tuvo que exiliarse a Francia, mi tío me decía: esto es fascismo de izquierdas y ya lo vivimos en España. Templanza, y coraje que no falte, para que la ciudadanía sea informada sobre cuál es el camino que señalan esas banderas.

    ResponderEliminar
  10. Estimado Andrés, si vas a la feria del libro, caseta 356, puede que encuentres un librito mío sobre el Unamuno novelista ante las visperas de la II República, en el que te cito citando a Unamuno en tu obituario de nuestro común amigo Nigel Dennis. Y si no, te quiero señalar otro librito mío sobre nuestro admirado Ramón, apuntado, con mis señas, en ramongomezdelaserna.net, que también espero que a ti y a tus lectores os vaya a interesar. Un cordial saludo de Alan Hoyle.

    ResponderEliminar
  11. Tenemos algunos problemas por resolver: paro por falta de actividad económica, corrupción por mala educación y falta de formación cívica y el territorial, casi irresoluble
    ¿Se solucionarían con un régimen republicano?
    Mejor, desde la estabilidad institucional, buscar soluciones a los problemas. Los que proclaman que el régimen del 78 está acabado ¿ se han planteado si las soluciones que ellos ofrecen- que no son precisamente los de una República liberal y democrática- no son todavía más obsoletas y desfasadas que el régimen con el que quieren acabar?
    Javier

    ResponderEliminar
  12. ... pues para saber lo que la gente dice hay que salir a la calle, a las plazas, y hablar con la gente. No basta con prestar atención a los medios de persuasión y leer a columnistas que contemplan horrorizados cómo el chiringuito se les viene abajo...

    ResponderEliminar
  13. No tenía ni idea. Gracias por la información, amigo. Pero los chiringüitos los quitan las urnas y la ley, no la calle ni Pablo Iglesias, gran entusiasta de la Asociación del Rifle y de Eta, y claro, tampoco Eta, a la que he de confesar que mientras estuvo aquí yo sí miraba horrorizado. Chiringuito el suyo, por cierto, ese sí, venido bastante a menos. De eso hablamos, amigo, de ser o no demócrata. y se puede ser un gran demócrata en casa, trabajando y en silencio. Basta cumplir las leyes y votar cuando se nos llama a votar.

    ResponderEliminar
  14. « NOES / 6

    ¡No vote! ni deje de votar. Hay cosas que hacer.

    El articulista afirma que hace falta inventar maneras más eficaces de decirle "no" a esta periódica farsa y estafa milmillonaria de las elecciones. Porque se trata de no votar pero con la abstención no basta y es necesario ir buscando otras formas.

    http://elpais.com/diario/1993/05/24/sociedad/738194404_850215.html


    NOTICIAS DE ABAJO / III

    De cómo el Rey está en paños menores.

    La mentira es la principal arma que utiliza el poder para liquidar al pueblo y convertirlo en masa de individuos, dice el autor de este artículo. De esta manera quiere introducir al lector en un análisis muy particular de lo que él llama un estado de miedo y de terror de los ciudadanos, terror que en las sociedades avanzadas se manifiesta en formas más blandas y cotidianas que en las demás sociedades. »

    http://elpais.com/diario/1989/09/06/sociedad/621036009_850215.html


    Paralelos los tiempos y las personas, sí; pero cómo cuesta leer estos artículos. “In articulo mortis” casi todos con solo las entradillas. La muerte, las muertes: puñeteras, poderosas.

    ResponderEliminar
  15. Para mí que la gente cuando habla u oye hablar de República da por hecho que los ciudadanos van a elegir directamente el jefe del estado. Sin embargo me da la impresión de que lo que quieren los republicanos es una república en la que el Presidente sea elegido por el Parlamento como en Italia o Alemania o en nuestra II República. Eso habría que aclararlo antes que nada. También se puede optar por la república bolivariana, a ver que tal.

    ResponderEliminar
  16. ... desgraciadamente, a este país no se le permite votar y tomar decisiones importantes. Lo paradójico del tema son esos "intelectuales" (por llamarlos de algún modo) que defienden un régimen que hace aguas por todos lados. Por cierto, estimado amigo, ¿qué opina usted de la censura que se está ejerciendo en algunos medios críticos con la moñarquía?...

    ResponderEliminar
  17. ... he de confesar que lo de nombrar a la ETA me ha dejado un tanto sorprendido: me parece un argumento "infantil". ¿Qué tiene que ver la ETA en esta conversación? Ese comentario me parece más propio de la caverna mediática...

    ResponderEliminar