25 de junio de 2014

La inspiración

EN la obra poética (musical, pictórica, literaria) la inspiración es el instinto al servicio de la experiencia.
* * *
RELATA Unamuno en De Fuerteventura a París cómo creía él que la línea recta por excelencia era la dibujada por el mar en el horizonte, hasta que un amigo le hizo ver que esa era la segunda gran línea recta de la naturaleza, siendo la primera la del rayo de sol. Esto no le hizo corregir a Unamuno el soneto que acababa de escribir con la idea primera, porque, decía, la intuición también escribe recto con líneas torcidas.

Playa de Jandía (Fuerte Ventura), 19 de junio de 2014. Las motas del fondo son playistas.

11 comentarios:

  1. Tras inspirarnos más o menos bien, expiramos más o menos mal.

    ResponderEliminar
  2. ―Entre dos puntos de dos universos distintos, solo desde aquí puede apreciarse entera la maravilla de la línea recta ―ya en su definitiva isla don Miguel de Unamuno.

    ResponderEliminar
  3. Que la realidad no condicione tus apreciaciones intuitivas.
    ¿A quién le importa que “la gran línea recta" no sea ni siquiera la segunda, sino una vulgar curva (aunque, ésta sí, la mayor)?
    La poesía, afortunadamente, puede con eso y con más.
    Otra cosa son las admoniciones del FMI, irresponsables por definición.

    ResponderEliminar
  4. Que playa de anchura tan inmensa, me recuerda a la Figueira da Foz en Portugal.

    ResponderEliminar
  5. Pues a mí me gusta la idea de que la línea recta absoluta no existe en la naturaleza. Otra cosa es que parezca recta. Y ese horizonte de la foto es curvo. Y habría que ver qué opinaría Einstein del recto rayo de sol. Pero bueno, con los poetas ya se sabe...

    ResponderEliminar
  6. La literatura requiere inspiración y, además, espiración: palabras. Expirar es dejar de hablar. Y de escribir.
    Lo lei en un libro de FSD
    Oluz

    ResponderEliminar
  7. El horizonte es el mundo que nos cabe entre los ojos.
    D.E.P. Ana Maria Matute

    ResponderEliminar
  8. ESPIRAR.
    (Del lat. spirāre).
    1. tr. Exhalar, echar de sí un cuerpo buen o mal olor.
    2. tr. Rel. Dicho especialmente del Espíritu Santo: Infundir espíritu, animar, mover.
    3. tr. Rel. Dicho del Padre y del Hijo: Producir, por medio de su amor recíproco, al Espíritu Santo.
    4. tr. ant. Atraer el aire exterior a los pulmones.
    5. intr. Tomar aliento, alentar.
    6. intr. Expeler el aire aspirado. U. t. c. tr.
    7. intr. poét. Dicho del viento: Soplar blandamente.
    Real Academia Española © Todos los derechos reservados

    Pues lleva usted razón en lo de espiración. ¿FSD Fernando Savater?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fernando Sabater? No. Estos floripondios solo se le ocurren a Fernando Sánchez Dragó, que se pone a escribir y puede relatarte el vuelo de una mosca. Esos días azules.

      Eliminar
  9. Y todo bicho siempre contando cosas del Paraíso (siguen algo colgados, no les creamos mucho).

    ResponderEliminar
  10. Don Andrés, le he escrito una Carta Abierta, que a lo mejor Ud se digna leer

    "Carta a Trapiello, de uno de sus enamorados"

    http://www.armandobronca.com/carta-trapiello-de-uno-de-sus-enamorados_16323/

    ResponderEliminar