12 de noviembre de 2014

EL final de Sancho

SE presenta hoy en Sevilla. 
La espera, como todas las esperas, se ha hecho larga, cuando estaba lejos, corta, cuando llegó. 
Copio de la contracubierta los dos primeros párrafos:

Esta novela cuenta la búsqueda de fortuna de un grupo de amigos nada comunes. Poco bueno esperan ya de su patria, así que se ilusionan con un viaje que les cambie la vida. Sansón confía en la promesa de unas minas de oro y plata, fantasía desatinada donde las haya. Antonia le sigue por amor, pues empezar de nuevo es el único deseo legítimo y posible. A Quiteria le parece una locura y Sancho se embarca porque no se resigna a olvidar la vida errante.
El Nuevo Mundo es de los audaces, como se verá en esta vertiginosa y siempre inesperada sucesión de "hechos, sólo hechos", que no van a desvelarse en esta contracubierta por respeto a los lectores. En Al morir don Quijote se relató lo sucedido al famoso caballero y El final de Sancho Panza y otras suertes da cuenta del desenlace de sus propias vidas, que son las nuestras. Como sus personajes, también hoy siguen algunos empeñados en la noble tarea de reencantar el mundo.

En efecto; se vio el otro día en Cáceres, donde tuvo uno que habérselas con molinos de viento sin molinos y aun si le apuran a uno mucho, sin viento, tan solos estuvimos.

Cubierta: Guillermo Trapiello.
Presentación en Sevilla, 12 de noviembre, en la Biblioteca Pública Infanta Elena, 19:30, a cargo de MLuisa Chamorro.
Presentación en Madrid,  2 de diciembre, Librería Central de Callao, 19:30.

19 comentarios:

  1. Había, en efecto, muy poca gente en Cáceres...¿o era mucha?... ¿o no era mucha pero sí suficiente? No siempre trae desolación el sentimiento de soledad, sobre todo si el recuerdo de la solitaria sombra machadiana exige introversión y comunicación silenciosa con los adentros individuales. Entre doce almas sensibles y una muchedumbre festiva preferiría sentir el aliento cercano de la callada y atenta docena. Además había un paraguas rojo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debió de ocurrir como en las bodas de Robles, que ni faltó, ni sobró, ni hubo bastante.

      Eliminar
    2. "Hay que ejercitar, pues, el alma en las más nobles ocupaciones, y las más nobles de todas son las encaminadas a la salvación de la patria. Las almas que cumplan esta sublime misión serán recompensadas con la ascensión a las esferas celestes, mientras que las que se entreguen a los placeres sensibles pertenecerán a ras de tierra y no ascenderán sino después de ser atormentados durante siglos".
      Así interpreta Ferrater Mora "El sueño de Escipión", de Cicerón. Leyéndolo, me temo que mi estado carencial de patriotismo me condena a penar unos cuantos siglos entre la octava y la novena esfera; menos mal que, al término de la penitencia, los dioses misericordiosos me elevarán a la Via Láctea y, de allí en adelante, todo será reír y gozar. Qué diferencia con el terrible dios monoteísta, que no perdona una y que a quienes le salgan rana los sepulta en el infierno por toda la eternidad.
      Dicho esto, me declaro perplejo (y pelín envidioso) de esas personas que tienen un tan acendrado sentimiento patriótico, sin el que parece que no hallan sentido a una vida que deja de ser plena con tal carencia, y que les iba a impedir disfrutar de los vienes del mundo...; de ese mundo que no entiende de fronteras, ni de clanes, ni de etnias..., y que a cuya contemplación y disfrute dificultan esas actitudes constrictoras (más que liberadoras) que son el patriotismo exacerbado y su más usual sucedáneo el "patrioterismo".
      Ciudadanos del mundo, uníos.

      Eliminar
    3. En otros foros también hay gente, incluso ocurrente, sobrada y faltona

      Eliminar
    4. A mí lo que me da mucha envidia, Rob, es que ingleses, franceses, americanos y otras almas de torva mirada no sufran a diario frente al televisor contemplando atónitos cómo sus respectivas guardias civiles entran en ayuntamientos y edificios oficiales varios para detener a saqueadores y trileros. Mi hijo me rescata del abatimiento explicándome entre risas que lo nuestro es vocación de países obsesivamente rebeldes, desde luego mucho más libres y evolucionados que los patrioteros guiris. Y yo me quedo pensando y le rebato a toda prisa argumentación tan superficial y simplificadora, pero en mitad de la réplica me quedo sin razones y sin saliva.

      Eliminar
    5. Perdón por el error: quise decir "los vieRnes del mundo". (¿Colará?).

      Eliminar
    6. Lo que pasa, Pepe Cancio (perdón por este arranque y por el tuteo subsiguiente), lo que pasa es que eres un gran tipo que -como el que suscribe pero que no llega a tanto- se duele de tanta infamia. Pero contradice a tu vástago diciéndole que los españoles no estamos genéticamente incapacitados para llegar hasta donde un guiri boreal sea capaz de llegar: talento no nos va a faltar. Pasa que tenemos un desfase cultural (o mejor un sesgo cultural) que nos ha convertido en algo pintoresco dentro de la comunidad de naciones a las que queremos como socias. No quiero molestar si digo que el tratamiento del affair catalán es abominable, y que escucha uno todos los días barbaridades que ponen en evidencia la subversión de los valores connaturales con una sociedad evolucionada. Sobredimensionar la historia, el territorio, los "derechos adquiridos", la tradición, por sobre lo que tiene que ser primordial, la libertad de decidir, es parte importante de ese anacronismo, de ese lastre que nos inmoviliza y nos tara para tantas cosas.
      Estoy segurísimo de la bondad de intenciones, incluso de la nobleza de ellas, de tanta gente que se rasga las vestiduras porque los catalanes reclamen (¡si, por ahora, es solo eso!) el derecho a decir lo que piensan. Pero del mismo modo me asombra tanta rigidez, tanta incapacidad para deshacerse de prejuicios que tienen poca solvencia a día de hoy.
      Y en cuanto a la rapiña y la corrupción que nos amenaza y nos saquea..., pues, Cancio, seré un iluso pero te invito a que consideres la posibilidad de apoyar electoralmente a PODEMOS, banderín de enganche de quienes dan prioridad a la sustitución de este régimen agonizante (he dicho sustitución, no "regeneración", cosa harto imposible), insoportablemente corrupto y a la postre ilegítimo (sí, ilegítimo), y para lo que no se necesita adscripción ideológica previa (eso cuando pase la tormenta, que entonces será el momento de que cada cual busque a sus afines).
      ¿Qué me dices, amigo Pepe Cancio?

      PS.- Y nuestro buen amigo A.T., que acaba de recibir un doloroso baño de realidad..., que lo piense: creo que, aunque no lo sepa, es de los nuestros.

      Eliminar
    7. Perdonen intromisión en conversación ajena: ¿De verdad piensa usted, querido Rob, que Podemos tiene la capacidad para sustituir este sistema por "otro"? Yo lo dudo con toda mi alma. Vale, más que dudarlo, estoy segura (casi, aún creo en los milagros) de ello. La lectura histórica nos demuestra que no hay cambio de sistema si no tenemos la paciencia para esperar cuatro siglos (verbigratia, caída del imperio romano) o bien reventamos el antiguo mediante revolución. Y NO EXISTE la revolución pacífica ( a menos que se esperen esos cuatro siglos). Es LÓGICAMENTE humano. Por eso, porque no veo que en nadie de los de Podemos ( y sus creyentes) estos mínimos silogismos, me resulta imposible creer en su capacidad para sustituir el sistema. Pero de verdad le pregunto esperando una respuesta que me matice mi casi completa seguridad en la incapacidad de Podemos.
      Abrazo.

      Eliminar
    8. Pero..., ¿quién habla de sustituir el sistema, miss Sofía? Ni a este paria ni al Comité Central de PODEMOS se le ha ocurrido semejante utopía. Aquí -ahora- lo que toca es desmontar, sustituir, echar a patadas en el culo a este infecto tinglado que sufrimos: el RÉGIMEN actual, más propio de la Sicilia de Corleone que de la España de, de, de..., (¡coño no me viene a mientes ningún ejemplo solvente!).
      A PODEMOS se le imputa carecer de una ideología concreta, como si se tratara de un partido al uso. No, señorita: se trata de un banderín de enganche de los DECENTES (o que sin pasarse en decencia se consideren entre los damnificados por la Mafia), que quieren acabar con esta pesadilla. En este empeño, pueden confluir perfectamente gente de derecha honrada con izquierdistas comecuras: la HONRADEZ de hoy es la REVOLUCIÓN (pendiente).
      Salud,

      Eliminar
    9. Bueno, permítame, en primer lugar es usted el que ha hablado de "sustitución", solo he usado para responderle o, mejor, plantearle honestamente mi duda, su propio vocablo.
      Y en segundo, y tras volver a leerlo muy detenidamente, solo puedo contestarle con un: Ningún DECENTE necesita de banderín de enganche. Yo por lo menos no los consiento. Y sí, me considero DECENTE (ética social).
      Y en tercer lugar y esto ya sí me toca las orejas: una cosa es ser decente y otra muyyyy distinta considerarse damnificado por la mafia. No me mezcle churras con merinas porque entonces si soy capaz de sacar el arco y las flechas... jmmm

      ;)
      (por cierto, una fotografía también puede ser una consigna, y ya veo que las domina al menos a nivel de letra. Pero a mí las consignas no me dicen nada, así que si quiere intentar responder a mi pregunta en condiciones, le doy otra oportunidad ;)
      Abraaazo, Rob-ín.

      Eliminar
    10. Sepa, Miss Sofía, que lo de banderín de enganche me brota por mis pasado en Regulares 3 de Ceuta (faja verde, ojos encendidos de tanto mirar hacia Al-Yazira, y un Casio analógico en la muñeca), y de la tentación que tuve de mudarme a García Aldave ("Cada uno será lo que quiera..."). Llámelo como quiera, Miss Sofía.
      Y ya lo creo que mucho decente necesita de banderines de enganche en que enganchar el alma...
      Y no estoy de acuerdo con esa disyuntiva suya entre decentes y damnificados por la Mafia: casi siempre son decentes las victimas de la Cosa Nostra. Luego, sí se puede establecer una razón inversa entre ambas entidades: cuanto más decente, más hipotética víctima de la Mafia es uno; cuanto menos decente, más a salvo está uno de la Mafia (además, todo queda en la familia).
      Y a mí sí me dicen algo las consignas: me divierte descubrirlas oyendo a los tertulianos cavernícolas, o leyendo La Razón, el ABC, El Mundo..., y ahora parece que se empieza a animar El País.
      "¡Bolivarianos, populistas (eso tambien lo dice el PSOE), demagogos...! He aquí, Miss Sofía un ramillete de consignas bien florido.
      Con Dios, señora.

      Eliminar
  2. Qué suerte, poder escucharte esta tarde. Allí te veo.

    ResponderEliminar
  3. Ánimo, Andrés, y ojo con Periquillo el Cojo.

    ResponderEliminar
  4. Estaban ustedes solos porque quizá todos los convocados estaban en Madrid, acompañando a doña Ana Botella en sus preces a la Almudena, tratando de convertirla en capitana de su causa. Que no creo que sea la nuestra, amable anfitrión.
    Mucha suerte con la novela. Y con la vida.

    ResponderEliminar
  5. Pues yo, esperando ya humildemente que el libro llegue a la librería de la esquina.

    ResponderEliminar
  6. Enhorabuena, disfruté la lectura de las aventuras del Quijote asi que en cuanto pueda, seguiré las de Sancho Panza.
    Las multitudes son también almas solitarias, por eso se buscan.
    saludos
    Txema

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que fue la falta de información lo que hizo que hubiera tan poca gente en el Foro. Muchos habrán lamentado enterarse tarde porque AT es muy apreciado en Cáceres.
    La vida cultural de esta ciudad ha sido óptima, a pesar de pocas ayudas, con excelentes escritores y apasionados lectores.
    Nos pasamos la vida defendiendo cuánto la queremos...

    Felicidades por el nuevo libro.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  8. Después de la vara que llevo dada en este blog en el último par de días, lo mínimo que podría haber hecho es acudir a esta presentación. Pero me ha resultado, digamos que, de dificultoso, imposible, lo que lamento de corazón. A ver si para la próxima. En cualquier caso, y a escasos minutos de que comience el evento, mis mejores deseos, también de corazón.

    ResponderEliminar
  9. Leía hace unos dos años Al morir Don Quijote con mucho agrado. Suerte con esta nueva obra y esperemos poder disfrutarla
    Javier

    ResponderEliminar