7 de noviembre de 2014

Sancha (y 2)

"UNA onda negra, suburbial" titula JMBonet el capítulo que le dedica a Sancha y a otros en su imprescindible El efecto iceberg, el libro-catálogo que se hizo con ocasión de la exposición de los fondos de la colección de dibujos de Abc. Es este libro-catálogo una especie de complemento de su gran Diccionario de las vanguardias. Pocos pintores e ilustradores, nos recuerda Bonet, habrán pintado más a lo vivo la poesía de los arrabales madrileños, y todo cuanto se larva en ellos de desesperación, pobreza y falta de justicia. Recoge Bonet en su semblanza las palabras de Rubén Darío sobre Sancha: "Sus deformaciones recuerdan las imágenes de los espejos cóncavos y convexos; es un dibujo de abotargamiento o elefantiasis; monicacos macrocéfalos e hidrópicas marionetas"; y las de José Francés: "Nadie como él habrán pintado los suburbios de Madrid, las tierras escombrosas, las casas lepradas, los hombres feroces, los borricos escuálidos, las mujeres harapientas y los ciegos trágicos de la invernada". 
Y poco más que añadir, sino que este Sancha, que fue, a decir de Camba, quien lo trató en Londres, "el tipo de inglés más logrado", murió en la cárcel de Oviedo en 1936, apresado  por las tropas franquistas por ser el ilustrador de la revista Avance.

Sancha. Arriba: El ciego Fidel, 1906. Abajo: Música de aire, 1905.

Hace años encontramos JMBonet y yo estos dos cuadros en el Rastro, uno de los cuales (el de abajo) es copia fidedigna de otro de Sancha que está en el Museo Reina Sofía. Aunque no están firmados, el precio nos inclinó a pensar que podrían ser originales de Sancha (nadie falsifica sanchas a treinta  euros), o de su hijo, que también era pintor.

6 comentarios:

  1. El ciego Fidel, a quien retrató Solana en las páginas de su Madrid Callejero. Mitologías desvencijadas de una ciudad y un tiempo fascinante.

    ResponderEliminar
  2. ABC, Diario Republicano de Izquierdas
    Miércoles 7 de octubre de 1936, pág. 8

    « Necrológicas

    PACO MANCHA

    “La Voz” de anoche publica la dolorosa noticia de la muerte de Francisco Sancha, en Asturias, a consecuencia de una úlcera de estómago.

    Artista popular, en su mejor sentido, incorporó al dibujo humorístico español el paisaje urbano madrileño. Supo retratar en sus magníficos dibujos el alma de la calle con sus más variados tipos y escenas: desde el suburbio y su fauna miserable hasta las soleadas mañanas del Retiro, con sus escenas infantiles.

    Muy joven emigró a Francia, buscando nuevas modalidades para su arte. Allí colaboró en las mejores revistas ilustradas y dejó huellas de su paso en aquel magnífico “L’Arriete au beurre” [por “L'Assiètte au beurre”, revista ilustrada francesa del primer tercio del s. XX, satírica, socialista y anarquista], de imborrable recuerdo.

    Artista fecundo, sincero y personalísimo, deja inmensa cantidad de obras diseminadas en Museos y colecciones particulares.

    Más tarde trasladó sus actividades a Londres, y durante la Gran Guerra, y por encargo del Gobierno inglés, visitó diversos frentes, recogiendo escenas de la lucha en las trincheras y en la retaguardia.

    Hombre bueno y leal, fino ejemplar andaluz, serio y correcto siempre como un “gentlemen” [sic] inglés, el Arte pierde con Paco Sancha un notable cultivador.

    Había nacido en Málaga en 1874, y, muy joven, su colaboración fue estimádísima en “La Vida Literaria” y “Madrid Cómico”.

    A toda la familia enviamos en estas líneas la expresión de nuestro duelo. »

    Quizá en la exposición. Seguramente no la foto de la portada del mismo día con la siguiente leyenda. “EN EL FRENTE DE ARAGÓN. Centinelas leales en una ventana del monasterio de Montearagón, momentos después de haber sido ganadas para la República esta posición y la de Estrechoquinto, que tanto contribuyen a estrechar el cerco de Huesca. (Foto Brangulí)”.

    Desde Estrechoquinto estrechar el cerco de Huesca, dioses del Olimpo…

    ResponderEliminar
  3. Pues no ha andado fino, Andrés: se ve a la legua que no son de Sancha: carecen de calidad. No tienen luz, no tienen "sol"... Sancha se caracterizaba porque sus paisajes suburbiales tenían una luminosidad excelente (ahí quedan los del M. de ABC que lo atestiguan)... En esos suyos adquiridos en el rastro apenas si existen contrastes lumínicos y (sobre todo en el de arriba) se ve que han intentado copiar el estilo debujístico del artista (el tema es sencillo y accesible a cualquier dibujante mediocre) pero la luz y el color son un desastre (están "enharinados"). Además, aprecio que la técnica no es la usual en Sancha; él pintaba a la aguada y estos del rastro están empastados (grumos, pincelada...).
    Bueno, treinta euros habrán aliviado la economía de un menesteroso que tiene que recurrir a esto, conformándose con unos emolumentos bien modestos: hoy nuestros timadores de bandera no se conforman más que con docenas de miles de dólares. Y valen para menos que nuestro copista anónimo: él, sabe hacer la O con un canuto. Floriano, me temo que no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, no sabe qué peso me quita de encima y cómo envidio y celebro que lo haya visto a la legua y sin tener ni siquiera que echarles la vista encima, por el ordenador. Nada, nada, yo corro a echar el mío a la chimenea y le diré a JMBonet, que tampoco sabe mucho de esto, que haga lo mismo con el suyo. En su nombre y en el mío, muchas gracias. Por lo menos podré dormir tranquilo. Con el rucurrucu de si eran o no auténticos sanchas, llevo sin pegar el ojo desde que los compramos.

      Eliminar
  4. Well, no todo el mundo vale para todo, Andrés. Usted es afortunando haciendo la prosa y la poesía excelente con que nos regala pero... Uno no escribe ni la mitad de bien que Andrés Trapiello...; sin embargo es astuto y conoce el percal..., porque es un modesto sastre de provincias, un sastrecillo valiente (ha de serlo, hablando con el impune desparpajo con que viene hablando "aquí").
    Por los detalles se reconoce a un zafio que va de fisno; por los detalles se reconoce una copia (literal o de estilo). Y estos del rastro matritense no los iba a firmar Francisco Sancha; no sé su hijo, a quien no conozco.
    Alguna verbigracia:
    La sombra proyectada de las farolas del cuadro de "arriba" son de juzgado de guardia: Sancha abominaría de ellas. En las del otro, unos manchurroncitos desgraciados, gordos como si fuesen de mendigo terciado.
    La "enfariñada" tapia del cuadro primero, es tan gaseosa, tan evanescente como su propia sombra..., pese a ser un contraluz.
    Las rechonchas figurillas (¿una pareja de clowns, el "tonto" y el "augusto" del bracete?), carecen de la menor gracia y no pueden ser del maestro.
    El celaje del primero y el plano de la calzada están pintados como "a cagarrutas", sin pincelada.
    Todo en este cuadro está difuminado, como sucio (Véanse los límpidos cielos y los luminosos suelos del Sancha fetén).
    El otro cuadro, el de "abajo", se ve que trata de imitar un enfoque muy habitual del gran pintor. Nada más que hay que compararlo con uno de los que están expuestos en ABC.
    En fin, Andrés, sé que voy a resultar (a usted y a la parroquia) un personaje pedantuelo y resabido..., pero créame que no estoy vacilando (en ninguna de sus acepciones), lo digo muy convencido y sin afán de cachondeo). Pero uno tiene el vicio de no callarse si ve que alguien vive en el error... Además, de poco me iba a cundir el laurel si soy un tipo anónimo que no puede sacar rédito a lo que imparte.
    Un saludo muy cordial, Andrés.

    PS.- Por favor, no queme las pinturas...; si no le da más (y si es tan amable de darme la dirección) podría pasar a recogerlas y quedarme con ellas. Es que tengo un hórreo (en realidad una panera de seis pegollos) y lo estoy acondicionando para refugio de weekend. Y además, por muy seguro que uno crea que está, siempre existe una remota posibilidad de estar errado en sus juicios. Ande...

    ResponderEliminar
  5. “El alma de la calle”. ¿Más alma hace un siglo? Más calle, sin duda. El ciego Fidel «subsiste vendiendo “botonaduras…, pipas, corbatas, piezas de paño…” ». Páginas dedicadas al ciego Fidel en “J. Solana”: Ricardo López Serrano, Ed. Universidad de Cantabria, 2004:

    http://books.google.es/books?id=0ilwHaOfIy4C&pg=PA33&lpg=PA33&dq=el+ciego+fidel+solana&source=bl&ots=vRHhERTA1c&sig=qfUyX_DKRPbYuhrigwSm82StHgI&hl=es&sa=X&ei=JvBcVJW_MNOraYn0gvgM&ved=0CCMQ6AEwAA#v=onepage&q=el%20ciego%20fidel&f=false

    ResponderEliminar