14 de noviembre de 2014

Viejunos

SE publicó ayer este artículo en El País, y a él cabría añadir estas consideraciones apresuradas que deberían elaborarse:  
Una de las tareas más urgentes es exigir respeto para aquellos que defienden los argumentos unionistas. En el debate secesionista se hace patente algo que nos diferencia de otras democracias más maduras, como la británica. En Gran Bretaña se han llevado a cabo discusiones y confrontaciones dentro de un clima del mínimo respeto entre los adversarios que defienden posiciones antagónicas a favor y en contra de la independencia de Escocia. 
En cambio en el caso del conflicto planteado por el gobierno catalán, los argumentos del nacionalismo han calado en el discurso de la opinión pública hasta el extremo de que las posiciones unionistas son etiquetadas como de extrema derecha. Esta consideración es un supuesto generalizado en la izquierda que parece haberse olvidado de que la defensa de la unidad del Estado se basa entre otras cosas en el concepto de ciudadanía formulado a partir de la Revolución Francesa y derivado de los principios kantianos de la Ilustración. Un concepto que tuvo un papel fundamental en la lucha contra la esclavitud propugnada por los unionistas en la Guerra de Secesión norteamericana. Principios que han sido los de la izquierda clásica durante los siglos XIX y XX, pero que parecen haberse olvidado. 
Y a esto se ha llegado con la colaboración de gran parte de los medios de comunicación que han creado un estado de opinión contrario a la posición unionista, en el que se tilda de fascistas a aquellos ciudadanos que se atreven a declarar en público sus opiniones favorables a la unidad de España. 
Ante esta estigmatización la reacción comprensible de los partidarios de la unidad es un silencio que tiene graves consecuencias para la libertad de expresión,  porque hay mucha gente contraria a la secesión que no se atreve a decir en público lo que piensa en privado. Este déficit democrático dificulta las condiciones para lograr un estado de opinión pública que refleje lo que piensan los ciudadanos.

* * *

VIEJUNOS
Se emplea esta palabra, viejunos, sacada del argot de los jóvenes, no porque la encuentre apropiada o bonita. Tampoco, claro, lo son los adjetivos viejuno/a. En realidad resultan términos bastante irritantes por todo el desprecio que parece venir larvado en ellos. La experiencia nos dice, sin embargo, que las palabras de cualquier argot se quedan viejas pronto y se olvidan. Basta echar una ojeada, por ejemplo, al Diccionario cheli de Francisco Umbral. La mayor parte de las que aparecen en él, que circularon y se celebraron tanto por ingeniosas hace treinta años, nos resultan hoy ininteligibles, sin gracia y estúpidas, cochambrosas y llenas de abolladuras como los cascos y corazas que los extras de una película de romanos arrojan al cesto de mimbre al acabar el rodaje. Así que si se emplea hoy aquí la palabra viejuno, es por sentirse uno también como un casco de atrezzo con la crinera apolillada.

La víspera del 9N acudí como protagonista al primero y último acto político público al que he asistido y asistiré probablemente en mi vida: la lectura en la plaza mayor de Cáceres de un manifiesto a favor de la libertad e igualdad de todos los españoles frente a quienes al día siguiente iban a atentar contra una y otra en Cataluña. Pues sabíamos todos o teníamos indicios de que ese atentado se perpetraría al margen de la ley y de los dictámenes del Tribunal Constitucional. Lo que ni sabía ni podía sospechar nadie era que el atentado se llevaría a cabo no sólo con impunidad sino con jactancia: “Aquí estoy yo para lo que quiera la Fiscalía”, retó provocador Mas el mismo 9N. Su famoso órdago le estaba saliendo gratis, es un decir, porque probablemente nunca se sabrá cuánto le ha costado a los catalanes ese guateque al que finalmente no acudieron dos tercios. Además el Estado y la Historia parecían darle la razón: como había prometido, en Cataluña el 9N se habían sacado las urnas a la calle, contra lo que había asegurado el presidente del gobierno de España, tenían al Estado a sus pies y la Historia la estaban escribiendo ellos.

El manifiesto que iba a leer era breve y claro, sin énfasis, sin retórica. Creo sinceramente que ningún demócrata hubiera dejado de suscribirlo. Lo había redactado un hombre, Fernando Savater, a quien debe tanto en su lucha decidida contra el terror, los liberticidas y toda forma de matonismo un Estado de Derecho que puede permitirse el lujo de tirarlo también a un cesto de mimbre, por viejuno.

No digo que viajásemos mi mujer y yo a Cáceres pensando que acudiría una multitud a oír el manifiesto, pero no esperábamos aquello, que tenía algo de chaplinesco: los únicos que habían acudido al llamamiento eran dos muchachos de la Televisión de Extremadura, enviados por sus jefes. Era difícil no tener la sensación de haber estafado a la prensa prometiéndoles un hecho, y por tanto, una noticia, que no iba a producirse, y les dije que entendería que se marcharan, y acto seguido subí dos o tres escalones de esa plaza, para que se me viera desde Portugal, donde tal vez le hicieran a uno un poco más de caso, y pedí a mi mujer que se pusiera delante, resuelto a leerle el manifiesto a ella sola. En ese momento se acercaron tímidamente tres personas, luego una más, luego otras dos. Se quedaron aquí y allá, en la explanada vacía de los Foros de los Balbos, sueltas, donde caían, como cuentas de un collar roto. Contando a los reporteros, que tuvieron a bien hacernos la caridad de quedarse, fuimos trece. Al terminar, di la mano y las gracias a los congregados, uno por uno, antes de dispersarnos en silencio, abismado cada cual en estoicas  misantropías. Ni siquiera la presencia de los reporteros ni la de otro joven consiguió rebajar la media de edad de los allí reunidos, todos viejunos.
Lo extraño es que en ese mismo momento y en la misma ciudad, a unos cientos de metros, estaba reunido el Partido Popular en pleno, el extremeño y el nacional, con la mayor parte del gobierno de España y su presidente a la cabeza. Parece que habían montado aquello para hablar de la corrupción, pero la realidad les había jugado otra mala pasada: un par de días antes había estallado el “escándalo de los  viajes” del presidente regional extremeño, cuyo desarrollo esperpéntico deja a Valle-Inclán en el Padre Coloma. Al no dedicarse uno a la agitprop pensé, ingenuo, que en algún momento de nuestro acto cívico aparecería alguien del Pp excusando presencia. A mí, personalmente, me habría dado lo mismo, pero tampoco sucedió. No vino nadie tampoco del Psoe ni de ningún otro partido político o entidad cultural, universitaria, profesional que quisiera sumarse a trece ciudadanos que pedían, a quienes se suponía tenían en su mano hacerlo, que se cumpliese la Constitución…
De hecho, a esa misma hora también, no muy lejos de Extremadura, en Sevilla, Pedro Sánchez, líder de los socialistas, hablaba de ella. En realidad, de su reforma. Viene haciéndolo desde hace meses como un mantra, para “encajar” a unos secesionistas que a estas alturas ya están desencajados y no sienten el menor interés ni respeto por ella ni por el estado federal. Como Sánchez sabe que ni la Constitución ni la ley ni el estado federal solucionarán el problema de los independentistas, y menos aún una reforma de la Constitución, como queremos tantos, que acabe de una vez por todas con los privilegios, fueros, cupos y ventajas fiscales o electorales que han favorecido las desigualdades y la insolidaridad entre regiones, como no cree, decía, que nada de eso ayude mucho a “hacer política”, otro mantra, Sánchez recurrió al catalán macarrónico, de película de romanos, para gritar una declaración patética de amor: “Cataluña, te queremos; catalanes, os queremos”. Estuvo a la altura de aquel famoso cup of coffee de la alcaldesa Botella. “Yo no amo al pueblo judío ni a ningún otro pueblo; yo sólo amo a mis amigos”, dijo Hannah Arendt, y desde luego no resulta fácil tener por amigos a quienes tratan de privarte de tu ciudadanía y de tus derechos de ciudadano (y de paso, si pudieran, de un 20% del pib que es de todos), desprecian las leyes que te obligan a cumplir y se quieren separar precisamente porque se sienten mejores y superiores a ti, creyéndote parte de una nación viejuna como España, sin el futuro de su futuro país, aunque el suyo sea nonato aún y no sepa nadie si dará en criatura sana y rolliza o en aborto.
Después de ver lo que sucedió en Cataluña el 9N, donde el independentismo logró en doce horas lo que no logró el terrorismo de Eta en treinta años, liquidar el Estado, las opiniones de Jiménez Villarejo o Francesc de Carreras, publicadas en este periódico, y las de tantos más, no se pueden ventilar tachándolas de “conservadoras”, “fachas” o “inmovilistas”. Claro que echa uno cuentas, y ha de concluir que por inteligentes que sean, se trata siempre de viejunos. Albert Rivera podría rebajar también la media de edad, o Upyd subir la media moral y política del país tras denunciar ante la Justicia a Mas por prevaricación en el mismo momento en que la cometía, pero son a todas luces insuficientes. ¿Los justicieros de Podemos? Estos ni están ni se les espera: “perfil bajo” tituló este periódico en relación a su postura en el 9N, sabiendo que los podemistas, tan jóvenes y gimnásticos, quieren acabar a un tiempo, también por viejunos, con un Régimen y una Constitución que tienen, sin embargo, la misma edad que la mayoría de sus dirigentes: treinta y cinco años.
En fin. Lo que empezó para uno la víspera de manera tan desangelada, terminó igual el 9N: el presidente del gobierno, se nos dijo en la tele, seguía desde Moncloa atentamente el transcurso de la jornada en Cataluña. Era fácil imaginarle la tarde de ese domingo viendo los telediarios con un transistor pegado a la oreja, oyendo “Carrusel Deportivo”. Se sintió uno uno de aquellos viejunos apátridas de Baroja, que van sin afeitar y con su lema a rastras, repitiéndose sarcásticos “nunca pasa nada, y cuando pasa, no importa”: de todos los españoles, Rajoy era tal vez el único que ese día estaba feliz y más pendiente de la quiniela que de los resultados inanes del ensayo general de referéndum.

Trujillo desde la carretera de Cáceres, 8N de 2014




19 comentarios:

  1. Admiro que aún le queden fuerzas para defender la sensatez, la lógica, la decencia, la política "real", es decir, ser congruentes con esas normas que por activa o por pasiva aceptamos en su día que nos gobernaran como grupo humano, para nada inamovibles, desde luego. De fascistas nos tildaron a muchos hace ni un lustro por simplemente expresar nuestra opinión sobre lo que se avecinaba. Entonces oí a ningún intelectual de palabra con altavoz avisar o defender. Fue realmente doloroso, realmente. Haberse educado en la lucha contra una dictadura, haberse formado en el valor social de un estado de derecho, haber peleado porque algunos hoy mismo puedan tildar de fascista a alguien que es todo lo contrario, y encontrarse con la nulidad de cerebros, no encuentro otra expresión más real, me ha llevado literalmente a no creer en nada, salvo en mí y poco, la verdad. Comparto su pesar por esa decepción en la Plaza mayor de Cáceres. tengo una bonita (al menos para mí lo es) fotografía sobre ella que hice un junio de esos particulares momentos muy negros para mis creencias sociales y políticas. me gustaría poder dársela, como un abrazo en medio de tanto desconsuelo. Porque a mí todo esto, es lo único que me provoca, un desconsuelo inmenso (ya he superado el miedo, pánico, que sentí ante tanta barbarie de palabra, será que soy también viejuna).

    ResponderEliminar
  2. Un inmenso y fuerte abrazo en principio, incluidos los dice o trece espectadores. Siendo andalucista, creo en España. Le acabo el gusto y el esfuerzo. Le aseguro que alguna otra vez protagonizará actos políticos. Y se lo agradeceremos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es usted andalucista. ¿Y eso que significa? ¿Es usted estudioso de todo lo referido a Andalucía?

      Eliminar
    2. Estudioso, sí. Y además creo que Andalucía debe tener voz y vida propia. Y afiliado a una organización política similar. Me considero de izquierda, demócrata y creo en la unidad de España. Contradicciones? las precisas.

      Eliminar
  3. Si en la portada de El País de hoy hubieran añadido el nombre de Trapiello a aquellos de la ¿"generación de oro"? que publican libro, sin duda ésta habría quedado mucho más adecuada. Aunque considerando la opinión que Andrés tiene en algunas ocasiones para estas cosas, lo mismo prefiere que no le hayan sacado en el escaparate.
    Felicidades por todo, y ello incluye el Viejunos de ayer y El final de Sancho Panza, que ya debo de tener en Correos.

    ResponderEliminar
  4. Aunque no estoy bien informada (o precisamente por eso), creo que falló totalmente la convocatoria a los ciudadanos para estos actos, que luego he sabido se hicieron en todas las capitales de provincia.

    Si yo lo hubiera sabido con antelación, habría intentado dar publicidad a la convocatoria a través de las webs en que participo, y habría pedido a mis amigos que hicieran lo propio. Pero me enteré el mismo sábado por la mañana, leyendo este blog en el descanso del partido de baloncesto.al que llevé a mi hija para jugar con su equipo. Así que tampoco pude ir a la convocatoria de mi provincia.

    Pero, insisto, si me hubiera enterado habría hecho lo posible por alterar mi jornada y acudir. Y creo que mucha gente también lo habría intentado.

    Estoy convencida de que, si la población de Cáceres se hubiera enterado, habría acudido en mucha mayor medida, también para conocer en persona a Trapiello. Así que creo que se hizo mal, y es una pena porque en estos tiempos las redes sociales suplen el frecuente pacto de silencio mediático, tan eficaz antes de Internet.

    Para el futuro habrá que hacer mejor las cosas. No creo que haya que deprimirse, sino aprender. Por lo demás, a la ciudadanía no le da igual lo que pase en Cataluña, pues, como ya he dicho en otras ocasiones, la fragmentación no sería solo destructiva para España, sino (por el efecto llamada para todas las regiones con lengua propia, que en Europa son muy numerosas) para el conjunto de la Unión Europea, cuyo sueño integrador quedaría herido de muerte.

    Muchas gracias, mucho ánimo y mucha suerte, Sr. Trapiello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé yo... Los "viejunos" que asistieron, ¿se enteraron por las redes sociales?

      Eliminar
  5. Y los trabajadores, hombres y mujeres, de Cataluña gritando airados independencia frente a trabajadores de Cataluña negando con la cabeza. ¿Pero qué han de ganar de esta contienda? No va con ellos, ¿no lo saben? Que viajen por Croacia, hubo muerte y dolor inmenso, allí ya no tienen que discutir con Belgrado, ahora obedecen a Berlín... y las mujeres, los hombres trabajadores siguen obligados a mal vender su fuerza de trabajo a quienes sí ganaron con la "independencia".

    ResponderEliminar
  6. Cuenta Savater que en las primeras concentraciones de Basta ya! eran 15, después no se cabía en la plaza.
    El 8N en muchas plazas españolas a la misma hora se leía un precioso texto. Fue algo hermoso.
    Gracias Sr. Trapiello y gracias a M.

    "y porque amor no es aureola
    ni cándida moraleja
    y porque somos pareja
    que sabe que no está sola"
    Mario Benedetti

    http://www.youtube.com/watch?v=i0X4Yu8GZr8

    ResponderEliminar
  7. Para Sandra Suárez: Libres e iguales está presente en las redes sociales y comunica a sus seguidores los eventos, envía resúmenes de prensa, artículos, etc.
    http://www.libreseiguales.es/

    ResponderEliminar
  8. ¿Fraternidad? Ni está ni se le espera. ¿Libres e iguales?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "El mundo cabe en diecisiete sílabas". Pero era el otro.

      Eliminar
  9. A usted le habrán dicho maximalista miles de veces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi línea anterior iba dirigida al Anónimo de las 19:51 y no al señor Trapiello. Perdón.

      Eliminar
  10. La crónica del día de la lectura es muy buena, y el artículo, pero no se deje vencer por los molinos; darle las gracias de nuevo y a Miriam Moreno por estar allí.

    ResponderEliminar
  11. No estoy en absoluto de acuerdo con el aire de pésame, lamento, condolencia y triste fracaso que se le está dando a la ausencia de asistentes a la convocatoria de Cáceres. De igual forma que tampoco creo que la afluencia masiva a charangas y derivados múltiples signifique precisamente ni éxito ni una buena noticia. La única realidad es que nuestro pueblo prioriza otros intereses y solo reacciona cuando el agua le llega a la barbilla. La historia refrenda ampliamente esta afirmación, por eso lo poco que hemos mejorado ha sido a base de avanzar con el paso cambiado y dando frecuentes traspiés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy completamente de acuerdo con usted, Jose: "La única realidad es que nuestro pueblo prioriza otros intereses y solo reacciona cuando el agua le llega a la barbilla", y apuntalo de mi cosecha aun sabiendo ekl consiguiente garrotazo que me llevaré, tal como exactamente sucedió en el famoso 15M, que este pueblo solo reaccionó cuando vio "de pronto" que no podía pagar sus hipotecas. Ni más, ni menos.

      Eliminar
    2. Cuando le leo a usted recobro la esperanza.

      Eliminar
  12. Es maravilloso T v E 1 y 2. ,Antena3,Tele 5, la Sexta, Prisa,Planeta , El Correo, ABC,El Mundo, el periodico mas ilustrado Allende de los mares La Razon, la Conferència Episcopal que le debe un o mil monumentos a Rouco Varela, todos los falangistas habidos y por haber. Todos y mas una BANDA DE INDEPENDENTISTAS pero de los de verdad. Secta català..japonesa de ingenieros que pretenden separar Cata,... FISICAMENTE de ESPAÑA CaTaLUNYa nueva ISLA del Mediterraneo . Y ustedes en Madrid petrificados, sin salvar nada

    ResponderEliminar