19 de noviembre de 2014

Leales

DE estas dos o tres semanas en las que uno está de aquí para allá como un viajante de comercio de sí mismo, acaso lo mejor sean los reencuentros de los viejos amigos. Hace años tal vez que no se ven, pero apenas llevan cinco minutos juntos, la conversación se retoma con la misma cordialidad y reposo que si se hubiera suspendido la víspera. Sucedió anteayer en Ávila, David, Fernando, y volverá a suceder una y mil veces porque así ha sucedido desde los tiempos de Aquiles, tal y como atestigua el nombre de esta calle. ¿Hay otro motor más seguro para la marcha del mundo que el de la lealtad? El libro que trata de su historia, habla precisamente de esa virtud que mantuvo unidos a don Quijote y Sancho mucho más allá de la muerte del primero... y de la del segundo.

Ávila, 17 de noviembre de 2014

5 comentarios:

  1. Sigo con mis frases subrayadas de "El final de Sancho Panza...". No tienen por qué ser las mejores, simplemente son las que más me han llamado la atención:

    "Cuide de no encumbrarse tanto que se despeñe, y no hable rodeado, hermano, que aquí nos holgamos con la llaneza".

    ResponderEliminar
  2. “La muralla de Ávila tiene nueve puertas, llamadas coloquialmente arcos:

    La Puerta del Alcázar o del Mercado Grande, donde tuvo lugar el destronamiento figurado del rey Enrique IV de Castilla, episodio conocido como la Farsa de Ávila.

    La Puerta de la Catedral, de los Leales o del Peso de la Harina, abierta en el siglo XVI. [Todavía tuvo otro nombre más, Puerta de las Carnicerías, por la que había en el lugar que hoy ocupa la oficina de turismo.]

    La Puerta de San Vicente.

    El Arco del Mariscal, recibe ese nombre en recuerdo de Álvaro Dávila, Mariscal de rey Juan II de Castilla, que subvencionó su construcción.

    El Arco del Carmen o de la cárcel, se abre entre dos torreones de sección cuadrada. Fue restaurado en los siglos XIV y XVI.

    La Puerta de la Mala Dicha, de la mala Ventura o popularmente arco de los Gitanos, por la que se accedía al barrio judío.

    La Puerta de la Santa o de Montenegro, por la que se accede a la casa de Santa Teresa.

    La Puerta del Rastro de Grajal o de la Estrella, que posee un arco del siglo XVI.

    La puerta del Puente, restaurada en los siglos XV y XVII.

    En cada una de las nueve puertas de la muralla hay uno o varios palacios a los que estaba encomendada la defensa de cada puerta. Estas casas fueron construidas entre los siglos XV y XVI.”

    http://es.wikipedia.org/wiki/Muralla_de_%C3%81vila

    ResponderEliminar
  3. ¿Dónde estás, María Leal?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ―Pues no lo sé
      ni me importa al seguir
      con Juan Lozano.

      Eliminar
  4. Las de Leal (dos casas más arriba) ya no estarán.

    ResponderEliminar