13 de noviembre de 2011

Distancias largas


YO, como escritor, espero ganar algo en las distancias largas, o sea después de muerto.
* * * 
EN cada aurora hay una marca de agua. No siempre se llega a descubrir a tiempo, dura muy poco. Hay que poner la aurora, como papel timbrado, contra la luz y entonces, con suerte, allí está esperando con todo su valor, su ley, su transparencia.
* * *
MUCHA gente de la que navega por internet lo hace no encima de un tigre, sino de una avispa.
* * *
HAY algo superior al círculo: la espiral. La ciencia está hecha de ruedas, cerradas, dentadas, unas mueven a otras, progresa el mundo. Lo que hace el poeta, el artista, el filósofo es la espiral de dentro afuera cuando es joven, de afuera adentro más tarde. Nunca puede llegar a ningún sitio ni completar su órbita, en eso es superior su eternidad.
* * *
A diferencia de todas las demás, la justicia poética es siempre justa incluso cuando no es poética.
* * *
Y Veremunda le puso a los pies de sus cabellos.

8 comentarios:

  1. Yo tengo un ejemplar de El Gato Encerrado.
    Lo compré allá por el año 2000 o antes, en la Librería Soriano de Valencia. Junto a la plaza de toros.
    Se puede leer: 1ª edición. Tirada: 2000 ejemplares.

    Está sin firmar por el autor. Algún día se completará el círculo. Espero

    ResponderEliminar
  2. Nunca se sabe dónde salta la liebre: ese círculo del que habla Luis R se completó hace once días, en el Instituto Cervantes de Berlín, después de una divertidísima conferencia/lectura y de 16 años.

    En mi ejemplar de "El gato encerrado" se lee que la tirada fue de 1500. Lo compré en la librería Laie de Barcelona.

    ResponderEliminar
  3. Justicia poética es, creo, que a un etarra le hayan dado el Premio oficial de ensayo de Euskadi, pues se alegra más el Establishment literario y del pensamiento por un réprobo que entra por el celeste ojo de su aguja, que por los miles y miles de anónimas hormiguitas que sólo escribiendo únicamente el portazo en la cara merecen.

    ResponderEliminar
  4. Aunque es una mera curiosidad, confirmo lo que dice "Peter Schlemihl". El colofón de mi propio ejemplar de "El gato encerrado" dice, copiado a la letra: "Esta primera edición de EGE consta de 1.500 ejemplares y se terminó de imprimir (...) el día 6 de Mayo de 1990".

    ResponderEliminar
  5. Debe ser así. Yo hablaba de memoria, no sabía el numero exacto de ejemplares. El libro está en otra ciudad de cuyo nombre no quiero acordarme, pero hete aqui que en Mayo volverá a Madrid en busca del tiempo perdido y de la caseta de Trapiello, Dios mediante, que decían antesdeayer.

    ResponderEliminar
  6. Con internet un escritor se acerca al pueblo y gana en las distancias cortas, es cuestión de tiempo. Navegar requiere paciencia, el arte de navegar, se necesita aprendizaje y leer post, yo echo de menos más opinantes, la popularización de la literatura pasa por el esfuerzo del lector, opinar y compartir blog con grandes escritores proporciona cierta euforia, crea adicción . Si yo fuera poeta me importaría mucho más la opinión popular que la de otros poetas, el pueblo es soberano y opina de corazón, Manuel Eugenio

    ResponderEliminar
  7. Lo de la aurora no es un aforismo: es una piedra preciosa.

    JMJurado.

    ResponderEliminar
  8. Lo de que el escritor se acerca al pueblo suena a Valle Inclán. Hoy no existe el pueblo como tal, y ser escritor ya está entre las profesiones menos valoradas del mundo.

    De hecho, ser escritor es un lujo y hacer literatura tambien. Me ha sonado tan rancio lo del pueblo, que me ha entrado tiritera. Como cuando el Rey salía dentro de su carroza por las calles de Madrid y la gente lloraba al verle pasar diciendo: Qué guapo va.

    ResponderEliminar