3 de noviembre de 2011

Veletario

NI veletas ni pararrayos fueron hechos para que funcionaran (no ha visto uno jamás ni caer un rayo en un pararrayos ni girar una veleta), sino para habitar los cielos, tan solitarios, y para recordarnos el Siglo de las Luces, en el que proliferaron unas y otros. Las veletas, con su quejidos orinecidos, como ese instrumento musical que entretiente al viento, y los viejos pararrayos herrumbrosos como el bastón de Dios (pararrayos de Dios llamó Darío, como sabemos, a los poetas) tienen algo mágico y, junto con los relojes de sol, tienen algo que parece haber salido directamente de la fragua de Vulcano.
Le gustaría a uno recibir veletas de todas partes, antiguas y modernas, como esta de nuestro amigo, tan bonita, y traerlas a este almanaque y fundar una secta de veletarios dedicada a liberarlas del orín que tiene esclerotizados sus viejos hierros y a que volvieran a girar y a acompañar los vientos.

Veleta de Pelayo Ortega, precursora del veletrayos, híbrido de veleta y pararrayos. Envío de su autor.

12 comentarios:

  1. Manuel Cañedo Gago3 de noviembre de 2011, 1:30

    Veletas con forma de escudo, de gallo, de dragón, de santo..., que recortan sus siluetas en el cielo, y que nos hacen mirar hacia lo más alto de las torres de las iglesias y de los tejados de las casas, para saber de dónde vendrá el viento que nos trae estas primeras lluvias otoñales.

    ResponderEliminar
  2. Es una veleta muy bonita. Se nota que está hecha por un artista. Uno, además, que debe ser una persona activa y optimista, pues el hombre del paraguas, su sosias, parece dispuesto a marchar, día sí y otro también, en dirección al grueso de su personal y diaria galerna.

    ResponderEliminar
  3. Este Veletario se editó hace veinte años en mi pueblo. Hay al final un índice de veletas pero no de los poemas, no sé porqué.

    http://www.elblogmorisco.es/wp-content/uploads/veletario3.pdf

    ResponderEliminar
  4. Me apunto a la secta de los veletarios.
    Y he empezado por darme un paseo por las imágenes de veletas que se pueden encontrar en Google.
    Son una maravilla dadaísta.
    A destacar el diseño del señor del sombrero del vino Tio Pepe,el escudo del Madrid y un Cristo crucificado insuperable.

    ResponderEliminar
  5. Siempre me han gustado las veletas, tienen algo de entrañable y de romántico.
    Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  6. Hola! Somos un grupo de segundo de bachillerato. En estos momentos estamos leyendo la entrada del blog y nos ha gustado mucho. Qué bonita la palabra ``veleta'´´.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  7. acompañar y acompasar los vientos dominantes,muy chulas las veletas... muy chulos encima LOS veletas, esos que sin compás se giran también y hasta doblan la cerviz hacia lo que en cada momento sople: Veletarios sin Fronteras

    ResponderEliminar
  8. Pararrayos celeste, que decía J. Hierro de P. Neruda, aunque respecto de las veletas muy bien se podría jugar con la rosa de los vientos que son las musas y sus caprichosas veleidades inspiradoras.

    ResponderEliminar
  9. Qué bonito todo lo que publicas en este almanaque...Y maravillosa tu colección de abrecartas. Te seguimos siempre de cerca. Saludos con afecto.

    ResponderEliminar
  10. Hace unos años recopilé fotografías de veletas en un blog
    http://trapo.zonalibre.org/archives/cat_veletas.html

    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. la Veleta es de Pelayo Ortega, artista de la galería Malborough

    ResponderEliminar