18 de noviembre de 2011

The (Nueva York-Texas)

PUEDE que de la misma manera que la teología acabó siendo una rama de la literatura, podemos asegurar que Nueva York se ha convertido en una extensión de la fotografía. Y sin embargo algunas veces las instantáneas que creíamos haber visto un millón de veces, lo que nos habían contado otras tantas, la canción cuya melodía pensábamos sólo nuestra porque nos rondaba durante días la cabeza, esas imágenes, ese relato, esa canción son enteramente nuevas. Y agradecemos que eso ocurra para nosotros, ser contemporáneos de algo que nos mejora incluso a los que no tenemos deseo de viajar hasta esos remotos lugares para constatar que son reales. Lo son aquí, tan mejorados por la poesía de una mirada, y eso nos basta.

Foto: Rafael Trapiello, Nueva York-Texas, 2011

4 comentarios:

  1. Podría decirse que la poesía cohabita en un mismo territorio con la fotografía. En muchos casos existe un interés común por la brevedad, por la creación de imágenes basadas en la intensidad. Por otra parte, este trabajo sobre Nueva York es muy meritorio, pues su autor ha conseguido crear una realidad distinta a través de una obra sin ideas preconcebidas.

    ResponderEliminar
  2. fabuloso, ciertamente, cómo una mirada poética mejora la realidad hasta el punto de no necesitar ésta ya... y también al revés,cómo nuna mirada prosaica la agrava, porque la otra tarde ante mis ojos, ignoro el motivo, una paloma gris de repente en vuelo cayó a plomo sobre la acera, en fulgurante vertical sobre la misma. El crujido del golpe fue espantoso, a pesar de la levedad del ave. Sin querer me acordé entonces del World Trade Center, de aquellas imágenes, y más espantoso fue todo aún.

    ResponderEliminar
  3. Precioso el libro, y es muy buen fotógrafo, creo acertó en dejar la ingeniería de caminos. Siempre le digo que su blog es una maravilla que hay que agradecer.

    ResponderEliminar