15 de noviembre de 2011

Hermosa carga

Nos trajo nuestro amigo Fernando Yubero, tan oportuno siempre como el céfiro, un precioso regalo: Qué hermosa carga, un cuadernillo de los Cuadernos de Estética Fulgores editados por el Instituto de Bachillerato "La Sisla" en el pueblo manchego de Sonseca, Toledo, en el año 1994, con aforismos inéditos de JRJ que no se incluyen en la edición de Metamorfosis que preparó Antonio Sánchez Romeralo. Algunos de los que figuran aquí los recordamos del segundo tomo de Metamorfosis. Como decía el otro día Carmen Hernández-Pinzón, saber si algo de JR es inédito no siempre es fácil. Pero lo bueno de él es que parece nuevo porque nunca deja de ser bueno.
Y lo decíamos tantas veces: mientras tantos poetas de su tiempo se han agotado, agostados, si no podrido, como laguna estanca, el pozo artesiano de JR sigue dando agua fresca, clara, inmensurable. Suponiendo la rareza de ese librillo, aquí van algunos en vaso de cristal, más indicado acaso que la copa, para saciar la sed.
Porque como le dijo la madre de JR a este a propósito de la rosa, JR no cansa.


NADA de rejistros. Cada día es nueva la equivocación.
* * *
EL gallo canta siempre en la madrugada de la eternidad.
* * *
ESPAÑA
LEJOS de España, desterrado, prefiero vivir en país sin tradición, en ciudad nueva. No quiero prendarme de una tradición que no puedo comprender ni amar como mía.
Así tengo siempre y "sólo" la tierra, el cielo, el mar, que son eternidad, tradición universal. Y tengo mi obra, que es mi tradición y mi eternidad, para vivir como debo, en mi pasado, en mi vida y en mi obra de España, en España, ya que fuera de España no tengo, no puedo ni debo ni quiero tener presente ni porvenir. (Charleston, 1940)
* * *
YO sé que la quedación última de mi obra, muerto yo, será otra que todas las que yo he ideado, proyectado, deseado y formado. (1944)
* * *
A UN NOSTÁLJICO PERMANENTE
ADONDEQUIERA que lleguemos, amigo, encontraremos una falta o una sobra que nos eche. (1944)
* * *
EL MÁS GRANDE
CREO que el llamado "gran poeta" no es el que "llega" a más público, sino el que "crea" más público.
Y el más grande sería el que constituyera la inmensa mayoría total. ¡Qué ilusión para un hombre! (1946)

1 comentario:

  1. En efecto, puede llegar cualquiera, pero crear pueden pocos.

    ResponderEliminar