13 de abril de 2012

Bayaderas

EN el Rastro lo más frecuente es encontrar papeles y trastos que no valen gran cosa, pero sí resultan impagables, en cambio, el modo en que se presentan, los vínculos que parecen traer del más allá. Así estas dos fotografías originales, guardadas en una ajada carpetilla azul. ¿Se trata de la misma mujer, la de cuerpo de ánfora y la anciana que posa ante el infinito de unos olivos? ¿Hubo, hay, una línea que lleva de una a otra? En ese punto, recoge uno con gratitud lo que la vida ha querido acercarle esa mañana y se lo lleva consigo, confiado en que otra mañana, acaso próxima, se levantará y el más allá le habrá traído el más acá de esas mujeres, quiero decir, su novela ya escrita.




5 comentarios:

  1. Basandome en la gran pelicula "sanatorium Pod klepsydra " de Wojciech Has yo diria que se trata de la misma mujer, "el más allá la habria traido el más acá" es dicho con pocas palabras el mensaje que Has dá en su pelicula y bueno Has es uno de los mejores directores de la historia del cine
    un saludo

    ResponderEliminar
  2. Lo que viene del más allá excede las fantasías inimaginables , algo que no podemos predecir pero si interpretar. La ficción en el arte aparte de generar placer a veces se convierte en realidad, interpreto que quiere decir que se trata de la misma mujer por lo que creo se trata de una sola persona.

    ResponderEliminar
  3. No solo se trata de la misma mujer, sino que las fotografías están hechas el mismo día. Para salir por la noche hay que arreglarse un poco.

    ResponderEliminar
  4. pues encuentro muy preciosas ambas instantáneas y muy evocadoras: una nos lleva al pasado colectivo de este país, aquellas mujeres sobrehumanas por lo trabajadoras, y la otra, esa bella ánfora, nos da de bruces con la degradación actual: toda la distancia que va de ese majestuoso posado al de la Milá enseñando el puro zambombo en prime time.
    saludos

    ResponderEliminar
  5. No, no creo que se trate de la misma mujer en absoluto... lo cual no le resta ni un ápice de misterio al motivo (¿a la razón?) por la que ambas imágenes se encontraban tan cerca la una de la otra. Más bien al revés.

    ResponderEliminar