12 de abril de 2012

Un figurín, un figurante

PUEDE verse estos días en Madrid una exposición dedicada a los Ballets rusos y el furor que causaron allá por donde fueron. Reyes, magnates y aristócratas organizaban en su honor recepciones, entusiasmados todos ellos de comprender tan fácilmente la palabra nuevo, siendo tan rancios.  
El figurín, que comparece aquí, podía estar expuesto en una de las vitrinas suntuosas de aquella exposición. Pero lo cierto es que llegó al Rastro por su propio pie hace unas semanas, Dios sabe desde dónde, acaso en una tournée aún más interminable que la de los propios ballets de Diaghilev.  Para cruzar la frontera que separa lo innominado de lo prestigioso, le habría hecho falta acaso sólo un contexto diferente, haber aparecido mezclado, por ejemplo, entre los papeles de alguno de los que participaron en aquella copiosa mogiganga de musicantes. Pues lo que aprenden bien todos los papeles sin pedigrí como este, en cuanto se asoman a los arrabales humildes del Rastro, es que como boceto vale cualquier cosa, igual que todos valemos lo mismo como figurantes. Por no hablar del aprecio que muestran a menudo los artistas por sus bocetos y obras malogradas, conservándolas con mayor cuidado que aquellas otras que, dándolas por acabadas, las lanzan a El gran teatro del mundo.

Boceto de un figurín mozartiano para una obra desconocida

4 comentarios:

  1. La fundación Botin expone en Santander 45 dibujos ineditos de Murillo, algunos son bocetos y otros estan acabados, estan muy bien y se pueden ver en internet . La fundación tiene el objetivo de dar a conocer los dibujos de grandes pintores
    saludos

    ResponderEliminar
  2. un figurín escindido, en gris y perfilado sólo de cintura para abajo, un Hombre muy contemporáneo pues: el hombre con atributos a medias
    saludos

    ResponderEliminar
  3. Podría tratarse de uno de los albaneses de Così fan tutte o, si no, Pedrillo del Rapto del serrallo.

    ResponderEliminar
  4. Dolor, Hambre, destrucción , fuga y soldados son los cinco cuadros que el pintor Luis Quintanilla llevó a la Expo de N.Y. de 1939 , al ser Luis comunista no se llegaron a exponer. Quintanilla les cedió a la Asociación Antifascista del Mundo Libre, tras varios avatares acabaron en un cine porno- gay de Nueva York, donde aparecieron en 1990. Por mediación de su hijo Paul los cuadros regresaron a España en 2007. Supongo habrá muchas obras de arte defenestradas e infravaloradas .
    Saludos

    ResponderEliminar