5 de abril de 2012

El árbol que florece

DE Minima Moralia (Reflexiones desde la vida dañada), de Th. W. Adorno. Tuvo ella que leerlo en voz alta, para cerciorarse de que era exactamente lo que había leído: "Hasta el árbol que florece miente en el instante en que se percibe su florecer sin la sombra del espanto; hasta la más inocente admiración por lo bello se convierte en excusa de la ignominia de la existencia". Después la lectora añadió: "Yo diría que esto es a lo que Nietzsche se refirió cuando dijo que jamás levantaría un falso testimonio contra la vida". Por suerte, al florecer se le olvida todo el espanto, si lo hubo, pues cuanto nace, nace sobre el olvido. Así sucede en cada primavera, así sucederá cuando cada uno de nosotros seamos parte de ese espanto que es todo lo que no forma parte de la vida. Y no hay mayor verdad que esta.

Cerezo. Las Viñas, 4 de abril de 2012

7 comentarios:

  1. Preciosa entrada, inteligente lectora.

    ResponderEliminar
  2. "Cuanto nace, nace sobre el olvido"... A Chamfort le dijo una dama: "Muéstreme la fuente del olvido, y habré encontrado la fuente de la juventud". Por eso los griegos idearon el río Leteo: para poder volver a empezar, como si nada hubiera pasado. Vana pretensión. Todo lo que nace, lo hace sobre huesos.

    ResponderEliminar
  3. No hay olvido, ni tan siquiera de aquello que ya fue. Ni se nace de ello, pues solo se es de lo que ya es. Transformado, revivido. El árbol no miente, ni las flores que siendo hermosas dejarán caer sus pétalos; que, aún siendo miles, solo de algunas nacerá fruto. Quien en su locura se sienta dios es quien afirmará que hay mentira en la vida, por cuanto esta no se haya ajustado a su deseo. "No levantarás falso testimonio" ni mentirás contra la vida, aunque denunciarás a quienes la tienen como un bien de su exclusiva propiedad. Y siempre, mientras se es, se extasíe el alma ante tanta belleza que ni tan siquiera en medio de una guerra dejaría de serlo, a pesar de la infamia moral de los hombres que la hacen y la sufren.

    ResponderEliminar
  4. ese cerezo engalanado parece una patinadora jovencísima en el campeonato anual realizando sin esfuerzo una de sus bellísimas contorsiones que severos jueces tendrán q calibrar.
    saludos

    ResponderEliminar
  5. Alcanzar la belleza del cerezo bien cuajado de flores o de cerezas unos meses después. Qué complicado. Hasta en el momento más poético. Muy poético tiene que ser para verse libre de malos pensamientos. También de "Minima moralia": “Pues el pensamiento tiene que apuntar más allá de su objeto precisamente porque nunca llega a alcanzarlo”. Tantísima muerte tan disfrazada de vida bellísima. Qué espanto. Siempre latente además el peligro de que locuras individuales o colectivas traten de olvidar tanta muerte mediante más muerte. Y darse tanta cuenta de los daños que la vida nos puede acabar ocasionando y de que no falla nunca. Que cierto buen olvido nos habite antes de que el otro se ocupe de deshabitarnos por completo.

    ResponderEliminar
  6. Me gusta mucho: "solo se es de lo que ya es".

    ResponderEliminar
  7. Está muy hermoso aúnque realmente algo complicado, excelente su forma de interpretarlo, pues lo he releído varias veces

    ResponderEliminar