17 de abril de 2012

De la noche a la mañana

NOS esperaba la noticia del accidente del Rey en un safari. Sucede siempre que llegamos del extranjero, y le sucede a todo el mundo: lo familiar del país contrasta con lo extraño que este nos resulta. Y en este caso concreto, más aún, dado el secretismo con que se le ha favorecido siempre a ese hombre. De la noche a la mañana todo el mundo, incluidos los periodistas (y algunos de modo ponderado), ha empezado a circular en público lo que borboteaba y borboneaba a fuego lento desde hace años. Sólo los políticos de los dos partidos mayoritarios y los seres queridos del monarca siguen interpretando sus viejos papeles, fingiendo bajo la carpa del circo, y más o menos tronados todos ellos, que no saben lo que sabemos, obligándonos a todos a fingir que no sabemos lo que ellos saben mejor por supuesto que nosotros. ¿Y qué decir de las hipérboles a que se ven obligados los medios de comunicación oficiales como tve? Cuánto recuerdan a aquellos atajos que los censores del franquismo dispusieron en el doblaje de Mogambo, encontrando preferible un incesto a un adulterio (y aprovechando que el Pisuerga pasa por Botsuana: nada tan estúpido como matar por diversión a un elefante). Se nos ha dicho que la Reina no quiso adelantar su vuelta de Atenas para visitar a su marido al conocer que la cosa no iba a pasar de una operación rutinaria (¿qué es, al fin y al cabo, una cadera rota?), pero en cambio todos disimulan ante el hecho de que su visita al accidentado durara sólo ¡15 minutos!, teniendo en cuenta que también se nos ha dicho que el Rey ya se levanta, camina, ve la televisión y lee los periódicos. En fin. Lo decíamos aquí hace unos meses: es de suponer que en la Zarzuela y en la Clínica San José tengan claro que la única cosa en la que suelen ponerse de acuerdo los españoles de izquierdas y de derechas es en mandar al exilio a sus reyes cada cierto tiempo. La abdicación, a medio camino entre la gaseosa y el champán, parece hoy por hoy la única salida más o menos razonable, si no quieren, claro, que España se vuelva republicana de la noche a la mañana, como suele suceder. 

Fragmento de sepultura renacentista rota por la cadera. Villa Palagonia, Bagheria (11 de abril de 2012)



11 comentarios:

  1. El caso es que no dormía pensando en el paro juvenil, nos está perdiendo el respeto todo el mundo y los 2 partidos tienen miedo a una regeneración democrática que nos lleve a unas elecciones tipo USA, que llevaría al paro a decenas de miles de acólitos y familiares . Lo cierto es que somos el hazmerreír de todo el mundo y que esto nos va a llevar a 17 pequeños países ya que el orgullo de ser español está desapareciendo , más vale que se siga ganando en fútbol porque tanto esperar vanas promesas la gente desespera y piensa que una nave se puede hundir si los capitanes no son listos , " costa concordia " " titanic " . Parece que esta deriva nos va a llevar a la Metrópolis ( la de Fritz Lang ) . Criticando ayudamos al país, callando somos complices de estos gobernantes grotescos . En fin , un post valiente y con la calidad que acostumbra . Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Orgullo de ser español? ¿Y qué es eso? Es como estar orgulloso de medir metro noventa o de tener los ojos azules. Yo prefiero pensar, como don Quijote, que cada cual es hijo de sus obras, o como el dr. Johnson, que "el orgullo nacional es el orgullo más barato, porque denota en quien lo siente la ausencia de cualidades propias de las que enorgullecerse".
      Y ciñéndonos al Borbón, éste ya nos dio muestras de su catadura dando "caza" al drogado oso Mitrofán en las estepas rusas, y ahora se sabe que suele repetir la hazaña en África (la foto del elefante es de 2006). Y las que no sabremos. ¿Si una persona de esta catadura está al frente de la jefatura del Estado como seremos los súbditos que lo consentimos?

      Eliminar
  2. ¡Cómo cambian los tiempos! Ahora son los reyes los que se dedican a las bufonadas. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Y eso que el Rey no tiene la culpa de la crisis y su mala llevanza política y bancaria desde sus orígenes; a él sólo se le puede reprochar una falta de delicadeza representativa, que no es la de la opereta, o la bufonada, o el sainete y la trapería del guiñol, aunque tampoco la de la tragedia clásica ni la del teatro del absurdo; es, en definitiva, la comedia del exceso del querido Berlanga por quienes lo deben todo a otros, esa aristocracia o burguesía de empresa familiar, de costumbres nada austeras, capitaneando en los grandes consejos de administración y en las direcciones territoriales de las administraciones públicas, socialmente relevantes, políticamente predeterminados merced últimamente a la democracia. No es la sombra de la corrupción, sino la intolerancia del exceso lo que ahora los repele. Incluso el exceso verbal en el discurso de Navidad de los últimos años.

    ResponderEliminar
  4. Manuel Cañedo Gago17 de abril de 2012, 12:05

    Estando de acuerdo en que últimamente la Realeza española no está a la altura de lo que cabe esperar de una monarquía constitucional, que nadie espere, como consecuencia de ello, el advenimiento de la III República. La segunda vino impulsada por intelectuales de la talla de Ortega y Gasset y Gregorio Marañón, y respaldada por destacados miembros de la Generación del 27. Una república en nuestros días..., ¿por quiénes vendría apoyada? ¿Por los políticos de Bildu, que izan ilegalmente la bandera republicana en el Ayuntamiento de San Sebastián? ¿O por los anarquistas que con sus destrozos arruinaron negocios enteros de Barcelona el día de la huelga general? Ninguno de sus planteamientos puede tener una aplicación práctica y efectiva en cualesquiera de las sociedades democráticas europeas, y la nuestra, pese a sus defectos, es una de ellas. Sus propuestas ni siquiera son utopías que puedan hacernos creer que no todo está perdido; son cantos de sirena que arrastran a la juventud desencantada a la calle para ponerla a los pies de los caballos.

    ResponderEliminar
  5. La reina vio que Juan Carlos estaba a Cuerpo de Rey y se marchó con los colmillos a otra parte.

    ResponderEliminar
  6. 'NOS esperaba la noticia del accidente del Rey en un safari'
    Por las cosas del lenguaje, parece que el que estaba en un safari era el Sr. Trapiello, en el momento de recibir la noticia.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Ya en otra ocasión comenté aquí que me parecía raro que, en el caso por ejemplo de un impresentable como Berlusconi, ninguno de los que pedían (con razón) que lo echaran pedía también que, visto lo visto, se cambiase la república italiana por una monarquía. Y que, en cambio, por cosas infinitamente menos graves, haya gente que quiera cambiar la monarquía española por una república. Sigo sin entenderlo.

    ResponderEliminar
  8. Cada cual quiere lo que quiera querer, solo faltaba que habría que dar cuenta de las cosas del querer como si tuviéramos que querer y opinar como quieran los capitalistas , allá cada cual con sus reverencias y genuflexiones , los tiempos cambian y el León duerme , no ha sido abatido por la escopeta nacional. Yo a veces le oigo rugir.
    Al rey le ha salido un furibundo defensor : don José Bono, con parentesco político con la nobleza ( consuegro de Raphael ) y que nos ha endosado 82000 € para un retrato de su rostro hecho por un pintor de cuyo nombre no logro acordarme
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. ¿Como era eso de la mujer del Cesar?, "qué además de ser honrada debía de parecerlo",más o menos, y si no es buena ni honrada y ni lo parece, ¿qué hacemos con ella?
    Fernando

    ResponderEliminar
  10. Y la pederastia será mejor que ser gay ? dice un obispo que es una enfermedad que tiene cura y que un remedio muy eficaz es la castidad. Aunque opino que todo se cura con la muerte, incluso los vicios y el hambre.
    Dicen que la caceria ha dado alas a los aegentinos para recuperar YPF. Por cierto que defensa más honrosa del capital ( muy poco español, por cierto ). Que drama, que tragedia,nos han secuestrado el buque insignia.
    El caso es que no nos defendimos de Sarkozy ni exigimos ninguna responsabilidad por la muerte de Couso.

    ResponderEliminar