9 de abril de 2012

Lo primero que se les ocurre

LO mejor de esta crisis es que todo el mundo se para a pensar un poco, y la primera conclusión a la que hemos llegado es que el Estado no es un Dios providente con fondos inagotables. En los sistemas teocráticos en los que Dios tiene vara alta, se deja a la caridad todo aquello que sus ministros, ayatolás, clérigos y demás sacristanes han decidido que no es de justicia. Por paradójico que parezca, nuestro Estado democrático se parece cada vez más a uno teocrático en el que muchos ya no pueden vivir conforme a sus derechos, y tienen que hacerlo por caridad. Según la Constitución los españoles tienen derecho a un trabajo y a un salario justo, pero ese derecho no se respeta, y los parados que han agotado el subsidio de desempleo tienen que entregarse a la caridad de los parientes y a menudo a la picaresca.

Y a esta, a la picaresca, queríamos llegar. Por picaresca no entendemos, claro, a los que roban el dinero de los Ere andaluces o en los Gurtel, latrocinios famosos. Hablamos de ese operario que nos arregla un grifo o nos pinta la casa, de la asistenta a la que contratamos por horas  o del médico al que pagamos en dinero negro en su consulta. Todos viajamos por las mismas carreteras, todos queremos una sanidad y una enseñanza públicas gratuitas y a todos nos parecería una villanía desasistir a las personas dependientes. Pero lo cierto es que no siempre tributamos ni contribuimos como debiéramos a esos servicios públicos que consideramos un derecho. Si no se es abiertamente un cínico, las razones para no tributar suelen ser por lo general... razonables. Unas veces pensamos que ya hemos tributado mucho en esta vida, otras que deberían tributar los que tienen mucho más que nosotros y no lo hacen, y otras, en fin, que tampoco es tan grave distraer cien o doscientos eurillos de nada. O sea, que al final todos consideramos que el Estado es no sólo providente, sino munificente y con fondos inagotables.

Hasta que llega una crisis como esta. Entonces los políticos empiezan a buscar incautos que paguen lo que nadie quiere pagar. En Madrid han puesto tantos radares y parquímetros, que la única posibilidad de volver a casa sin que te hayan multado es dejar el coche en un garaje. Sí, lo mejor de la crisis  es que la gente piensa... y lo peor, que piensa lo primero que se le ocurre. ¿Es posible que el copago sea el único modo de garantizar la sanidad pública? No lo sé, pero le hace sonreír a uno que eso sea lo primero que se les haya ocurrido. Se preguntaba hace poco Felipe Benítez Reyes por qué los políticos que defienden el copago sanitario y a los que pagamos también nosotros, no asumían el copago de la gasolina de sus coches oficiales. ¿Y si atajaran el fraude fiscal y a la Seguridad Social o la economía sumergida, suprimieran las subvenciones a los partidos y sindicatos, tributaran más las grandes fortunas, racionalizaran los empleos de la Administración, persiguieran a quienes cobrando el subsidio de desempleo siguen trabajando o revisaran los conciertos económicos con la Iglesia? Ha oído uno decir que nada de todo esto es sencillo. Es posible. Pero seguro que eso es mejor que vivir en un estado teocrático sin derechos a expensas de la caridad, que también nos exime de los deberes.
       [Publicado en el Magazine de La Vanguardia el 8 de abril de 2012]

11 comentarios:

  1. Algunas frases de Churchill
    Las criticas no seran agradables, pero son necesarias
    La democracia es el peor sistema de gobierno diseñado por el hombre con excepción de todas las demás
    Esfuerzate por mantener las apariencias que el mundo te abrirá crédito para toda lo demás

    ResponderEliminar
  2. Es mucho más fácil recortar el sueldo de los funcionarios.¡Cómo no hacen nada y son ricos!

    ResponderEliminar
  3. Concluía un reportaje de El País (que tampoco es un medio subversivo) con que el Senado, se mire por donde se mire, no sirve para nada y que si no lo eliminan es porque supone una muy importante fuente de ingresos para los partidos. Cuando pueden permitirse hacer todo tipo de recortes sin tocar este asunto es porque la tan ansiada "racionalización" aún está muy lejos y que, de momento, vamos echando la soga por donde no nos coja ningún miembro.

    ResponderEliminar
  4. Es un placer volver y encontrarse con varios asientos atrasados para leer; y más si tienen el aire de Las Viñas. Hablando de mecenazgo, se me ocurre que si nos reunimos una porción de pobres podríamos hacer como un cuarto de rico y mantenerle ahí siempre que quisiese y cuando le apeteciese. Lo digo porque parece que de ahí vienen las más mejores páginas. Y lo digo de corazón, lo uno y lo otro. Así, que si a alguien se le ocurre alguna idea de cómo hacerlo

    ResponderEliminar
  5. Si se atajara la economía sumergida sería peor el remedio que la enfermedad: al fin y al cabo da de comer a cientos de miles de familias. Ya sé que es injusto que los asalariados no puedan eludir el pago de impuestos mientras que otros no pagan por su bonita cara, pero si las "chapuzas" tuvieran que declararse simplemente desaparecerían. El Tesoro Público seguiría igual, pero mucha gente perdería su medio de subsistencia. Eso se debería haber combatido en la época de las vacas gordas, y no ahora.

    ResponderEliminar
  6. Bajar sueldos,subir impuestos, despidir barato, subir la luz y la bombona de butano...Pues va a resultar que lo más caro es ser pobre.
    En los profesionales de la medicina se da un caso curioso, cobran dos veces de los contribuyentes, una en su consulta privada y otra en la pública. Y todo sin IVA

    ResponderEliminar
  7. un plan de reformas como el que se señala es atendible, los logros serán siempre parciales,creo, los programas, las palabras aguantan por supuesto todas las utopías y toda la Justicia que queramos,luego, con la mezcla de bondades y maldades de q los humanos nos somponemos, ha de arbitrarse una economía capaz de funcionar y ser rentable, q incentive el esfuerzo y que lo que reparta justísimamente no sea solo miseria

    ResponderEliminar
  8. Señor Trapiello, le doy la razón en todo. Item más, note usted que el copago es en realidad repago, porque el ciudadano tributante ya ha pagado una vez a través de sus impuestos, cotizaciones, etc. Es decir, el copago no es solo injusto, sino que es una estafa.
    Senado, diputaciones, asesores de ministros, consejeros, conselleiros, lehendakaris, molt honorables, etc., todos son prescindibles y, perdone usted, caros de cojones y de dudosa utilidad. Coches oficiales, ¿por qué? Transporte público hay para todos; si uno quiere ir en berlina, transportín o silla gestatoria, que se pague el vicio. No es demagogia: si los políticos tienen que viajar en coches blindados es porque (a) su mala gestión concita las iras del pueblo soberano, (b) dichas iras se concretan en actitudes, procederes y decires violentos, resultado de una educación deficiente y de un estado de valores contrario a la crítica firme pero cívica que no comprometa el físico de los políticos que son, por otro lado, responsables de una y otro, (c) por la existencia de un estado de inseguridad de cualquier naturaleza, del que habrá que concluir que los propios son culpables, por incompetencia, desidia o inadvertencia. Es decir, que sería culpa suya en cualquier caso, y, por lo tanto, me parece mal que unos paguen por situaciones que son resultado de las carencias ajenas. Que cada palo aguante su vela, y hasta su cirio.

    Afectuosamente,

    Juan Carlos

    ResponderEliminar
  9. Cierto, hay una deriva teocrática muy demoniaca, no solo por los discursos homófonos y machistas de ciertos cardenales en la televisión pública sino por el concepto " cada uno es responsable de su propio destino " con lo que se amalgama el catolicismo mas relicario con el calvinismo made in USA. Nadie se preocupa de los que duermen en la calle, hecho que debería suponer compasión y solidaridad y que en realidad supone miedo y sentimiento de inseguridad. Eso sí , aquí seguimos con nuestra corrupción y el masivo número de electos viviendo del erario publico por el mero hecho de pertenecer a cualquiera de los partidos - sectas y ramificaciones familiares y amiguiles de los mismos . USA tiene muchas cosas buenas pero aquí los politicos solo se quedan con lo que favorece sus interese personales , que son muchos , variados e insostenibles .
    saludos

    ResponderEliminar
  10. M no sabe de qué habla. Los profesionales de la medicina pagan el IRPF, como todos. Si tienen consulta privada -yo no tengo- trabajan las mismas horas que los demás y cobran una cuarta parte menos: les quitan el complemento de exclusividad. Luego pagan el IVA normal, como todo quisque, salvo en los enfermos privados, no de compañías, que no declaren. El que trabaja en su privada lo hace en su tiempo libre.¿Quieres que lo haga por amor al arte? Pagan el doble, no cobran el doble. ¿Pagas tú el 50% de tu sueldo a Hacienda, como hace un médico privado, de su sueldo oficial, no del privado? Esto ocurre en Andalucía... Tan cierto como que lo "sufrí" yo hace años..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M sabe perfectamente de lo que habla. Por cierto, qué más quisiera yo que pagar el 50%. Cuántos médicos privados, cuando acudes a su consulta, emiten una factura. !Cuántos! Por cierto ¿Dónde digo yo qué los médicos tienen que trabajar gratis ¿Amor al arte? Además pagarán el IRPF, como los demás, o es que los médicos son especiales. Por cierto con los impuestos de todos,lo mismo de los que pagan el 50 que el15%, se paga el sueldo de los médicos de la sanidad pública, y me parece muy bien.

      Eliminar