27 de abril de 2012

Un corrector inteligente (díselo a todos)

COMO quien pone derecho un cuadro de la pared, nuestra vida necesita de periódicas rectificaciones. Todos nos torcemos un poco y nos torcemos solos, sin que nadie nos toque.
* * *
“VIVIR sin ruido consuela de vivir sin gloria”. Jean Dolent citado por Odilon Redon. Lo único que he sacado de los diarios de éste.
* * *
LA jet set vive permanentemente con jet lag. Y así no pueden pretender arreglar el mundo.
* * *
MÁS sobre la intimidad: “Karinthi pensaba “ya que no puedo decírselo a nadie / se lo diré a todos””. (Leído en los Diarios (1984-1989) de Sándor Márai. Lo único que saqué de ellos.)
* * *
MALLARMÉ: el corrector automático de mi procesador de textos lo cambió por Macramé [“Tejido hecho con nudos más o menos complicados, que se asemeja al encaje de bolillos”, Drae]. Un corrector inteligente.

Exvoto popular en el que se ve a un sacristán apuñalando a unas monjas, de las cuales una, sor María, sobrevivió por la intercesión milagrosa de Jesús, quedando las demás de la mano de Dios. Museo de Taormina. 14 de abril de 2012

8 comentarios:

  1. Manuel Cañedo Gago27 de abril de 2012, 0:51

    Pensándolo bien..., es mejor que la jet set viva constantemente con jet lag. Es preferible que no paren de viajar y que estén en un estado permanente de sobreexcitación, pues sedentarios y, por tanto, reflexivos serían aún más peligrosos.

    ResponderEliminar
  2. Los correctores automáticos tienen mucho en común con la forma de actuar de algunos críticos: en ocasiones, de manera afortunada y sin ningún criterio dan en el clavo. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Los correctores automáticos hacen las veces de las erratas tipográficas de antaño. ¿No fue usted, don Andrés, quien ironizaba sobre aquel verso malo, vuelto bueno por una sola letra: pureza/pereza?

    Por cierto: magnífica, la sacra brocheta.

    ResponderEliminar
  4. "ya que no puedo decírselo a nadie se lo diré a todos", fantástico, pero ahora con el Internet, en los blogs, quizás sea al revés: "como puedo decírselo a TODOS, se lo diré mejor a NADIE", como la Dyckinson.
    saludos blogueros

    ResponderEliminar
  5. Parece que nos torcemos solos, pero es que el clavo no se para quieto

    ResponderEliminar
  6. El sacristán parece que fue perjudicado por algún ERE y le dio un ataque de ira , lo mismo era un asesino hipocondriaco, ni Landru hubiera llegado a tanto
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Algunos nos torcemos sinusoidalmente, pero parece que nos quieren torcer en espiral, al final vamos a resultar maleables. Genuino el museo de Sicilia, que tiene unas obras en forja excelentes
    chao

    ResponderEliminar
  8. Que excelente post, es la primera ves que te visito y me han cantado el gran blog que has conformado, un saludo.

    ResponderEliminar