21 de abril de 2012

La pureza del día

SALÍAMOS de viaje hace dos semana hacia Sicilia, la otra Extremadura. Durante el tiempo que duró esta grata errancia fue uno subiendo los asientos cada día allí donde nos sorprendía la medianoche. Este se quedó accidentalmente encasquillado. Va a deshora pero no a destiempo, porque la primavera ha vuelto.
¿Podría encontrarse mejor símbolo de la resurrección que la de ese viejo cerezo, nuestro y de todos, de todos y de ninguno, al despuntar el día? 
Abren En otra casa, último precioso libro de Antonio Moreno, como suyo, estos versos de Claudio Rodríguez: “¡Oíd cómo hemos tenido día tras día tanta pureza al lado nuestro, en casa, y hemos seguido sordos!”. 
Pero nos quedamos álalos cuando la pureza del día se anuncia de este modo.

Cerezo. Las Viñas, 6 de abril de 2012.


4 comentarios:

  1. Paradójicamente el mundo vegetal es algo muy vivo , nuestro dador de vida y bienestar, si existen los alcaloides es porque nos beneficia ( por poner un caso extremo ) otra cosa serán los transgénicos y la manipulación quimica

    ResponderEliminar
  2. Una foto que impresiona por su belleza, no me extraña se quedaran sin habla. No conocia la palabra álalo pero es la perfecta para lo que fue el acontecimiento, un saludo y gracias

    ResponderEliminar
  3. Esos versos de Claudio Rodríguez y también la foto me llevan ahora a ese final de su poesía, a su último poema Secreta:
    ¿Y si la primavera es verdadera?
    Ya no sé qué decir. Me voy alegre.
    Tú no sabías que la muerte es bella,
    triste doncella.

    Gracias, Andrés, por la palabra "álalo" y sobre todo por tu Rama de cerezo en flor y tantos otros poemas

    ResponderEliminar
  4. Si incluso en las rotondas y medianeras de las calle de Madrid han florecido unos árboles que de verdad parecen grabados japoneses, pero de una era antiquísima y refinadísima. Cambian de día en día, y servidora sale del metro de emabajadores con al ansia de inspeccionarlos, a ver cómo han cambiado. El inicio de la primavera, creo que incluso en las catacumbas de Roma es el espectáculo más bello que imaginarse pueda. Sólo comparable, en mi opinión, con el inicio del otoño (pero esto ya es opinable,lo de la primavera es incuestionable o impepinable). Otrosí, también afirmo que es completamente "by the face", de gratis total, y que eso y los revolcones, retozos y refocilamientos (carnales)es lo único que a los pobres nos va quedando "by the patilla", y que nos dure por favor, que haya otras mil primaveras y ganas de refocilarse.
    Mil gracias por la foto.

    ResponderEliminar