4 de junio de 2011

Bonjour, Australia: Rusia ha vuelto

(Ver el asiento titulado A la deriva, y comentarios).
Rusia, ayer, ha vuelto, y todo su territorio se ha encendido. A partir de ahora sabemos que nuestr* amig* en Rusia es de l*s que entra y sale, como l*s gat*s, de modo que nos deja más tranquilos, vive, y vive libremente, y siendo libre, hace que queramos serlo nosotros. En cuanto a Australia, gracias por recordarnos que ese sol vuestro es el que tenemos ahora aquí, que vuestra noche es nuestro día y nuestro día vuestra noche, y que en un tiempo no lejano, viviremos el día-noche juntos como la luz total con toda su sombra dentro. Nada más. Y a l*s lector*s que han venido a pelearse estos últimos días detrás de esta pantalla, comprenderán que en este blog se acepte todo, menos insultos y acosadores. Lo decía Emily Dickinson, di la verdad, pero sesgada. En el sesgo está la poesía. Insultos y acosadores siempre vienen, por el contrario, directos por la espalda, incluso cuando parecen ir de frente.

3 comentarios:

  1. Amigo Andrés: pide usted que no haya por aquí insultos ni acosos, y estoy de acuerdo. Sólo le ruego que comprenda que cuando a uno le llaman, sin más argumento, tonto del culo, se ve irresistiblemente forzado a contestar algo, aunque después comprenda que tal vez haya sido un error porque el insultador se definía él solito con su comentario. David Fdez.

    ResponderEliminar
  2. Tan sólo leamos a Andrés, ¿no es suficiente? A partir de la lectura viene la interiorización (al menos en mi caso...)Algunos de los comentarios que he leído en este blog no son nada propios. Si surgieran, que estén a la altura de los artículos.

    ResponderEliminar
  3. Brindemos por ser valientes y confiados, como esos pájaros que se posan sobre una débil rama a sabiendas que va a ceder a su peso, pero durante un instante siguen cantando, porque saben que tienen alas.

    ResponderEliminar