19 de junio de 2011

Más allá de la literatura

¿POR qué la literatura que se hace sobre literatura no suele ser literatura al cuadrado, sino literatura partida por dos? Hasta hablar de ello, y con qué desánimo, nos demedia un poco.
*
LA literatura de nuestro tiempo tiene su manierismo: la metaliteratura. Libros que hablan de libros. La literatura que nos transforma, consolándonos o activándonos, suele ser, paradójicamente, aquella que, como sucede con las fortunas y adversidades del Lazarillo de Tormes o de don Quijote, (y ningún libro habla menos de libros que el Quijote, contra lo que se piensa) vuelve sus ojos hacia la vida, no hacia los libros, aun cuando se sustente en algunos de estos que a su vez se sustentaban en la vida y en otros libros que a su vez se sustentaban en la vida y otros libros, hasta llegar a Gilgamesh y Aquiles. Libros que al acabar de leerlos hacen que nos preguntemos, olvidándonos de los libros: ¿Y tú, y yo, y nosotros? Preguntas en las que buscamos no ya un libro, sino el animal de fondo que viene con nosotros.
*
¿POR qué la metaliteratura no suele ser un más allá de la literatura, sino un más acá de jueguecitos sociales ritualizados?

10 comentarios:

  1. Como lector impenitente de tus diarios, me suscribo a una reflexíón que plantea en su correspondencia Madame du Deffand:
    Todas las historias universales y las investigaciones sobre la causa de las cosas me aburren. He agotado todas las novelas, los cuentos y las obras de teatro; tan sólo las cartas, las vidas y las memorias escritas por aquellos que narran su propia historia me divierten y despiertan mi curiosidad. La ética y la metafísica me aburren intensamente.¿Qué puedo decir? He vivido demasiado.

    ResponderEliminar
  2. Manuel Cañedo Gago19 de junio de 2011, 10:08

    Opino que la metaliteratura no suele ser un más allá de la literatura porque tiende al ombliguismo, al ensimismamiento, al narcisismo y, en la mayoría de casos, al juego especulativo.

    ResponderEliminar
  3. Bajo mi punto de vista, más allá de la literatura está el hombre, por ello prefiero que esté dirigida al hombre como tal y que verse sobre él.
    Felicidades por tu blog, que acabo de descubrir.
    Te sigo para no perderme ninguna de tus entradas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Quizás la clave sea ser capaz conseguir que la literatura sobre la que se especula en la meta adquiera la misma condición de los propios ingredientes literarios: que a su través fluya la vida, no un postizo disecado.

    ResponderEliminar
  5. ¿Y no tendría ya suficientes connotaciones negativas la palabra literatura para ensuciarla aún un poco más?
    ¿Qué fruto iba a poder dar un palabro como metaliteratura, que nace tan... muerto?
    Por otra parte ¿con qué mejor hueso se podrían entretener sus señorías, los estudiosos, ahora que la edición crítica del Quijote ya no va a poder ser superada?
    Sí, queda la vida, pero duele. Y los pavos que se entretienen y nos abrasan con sus jueguecitos de salón se cuidan muy mucho de no rozarse con ella. ¿De qué nos iban a hablar entonces? pues de Borges, el profeta.
    Como moda que es, pasará y el olvido que les espera ha de ser muy borgiano. y divertido.
    Mientras no escampe yo me siento muy bien guarecida leyendo lo suyo, señor Trapiello. Gracias.

    ResponderEliminar
  6. Metaliteratura, que término más horriblemente académico y pretencioso. De forma similar en ciencia se habla de metanálisis para referirse, con mucha frecuencia, a meros "refritos".
    Sin embargo sí que creo que hay una pequeña propoción de literatura basada en la literatura, como son varios de los ensayos publicados por el autor de este blog y las verdaderas críticas literarias (cada vez más escasas).

    ResponderEliminar
  7. Metaliteratura,solipsismo u onanismo, que es como se le ha llamado de toda la vida de dios a la auto satisfacción manipulatoria en exclusivo beneficio del sujeto agente, o escribiente en el caso que nos ocupa.Resumiendo, a falta de grano nos echan paja.

    ResponderEliminar
  8. Cayó hoy en mis manos un ejemplar del magazín de La Vanguardia. Y me encantó y me conmovió el artículo del sr. Trapiello. Busqué su blog con el firme propósito de ejercer de "acosadora" (¿era esa, la palabra? en catalán es "assetjador", y ahora dudo) pues creo que se lo merece (uno sólo... no sé si me lo creo...)Pero... soy incapaz. Demasiado nivel, no veo la vía por donde criticar. Lo siento, sr.,Ud comunica, transmite, pura poesía en un texto de revista de domingo. Tampoco es para sufrir: con menos "acosadores", puede permitirse, de momento, aceptar comentarios. Sé de blogs donde ya los han cerrado, por la insoportabilidad de algunos anónimos que no tendrán donde escribir...Felicidades... y ánimo!

    ResponderEliminar
  9. La vida, la vida, quién va a ocuparse de la vida habiendo temas mucho más fáciles y "agradecidos". Que le vayan dando a la vida, a los metaliteratos les importa la referencia, la cita, la carne momia. Intentaremos que por lo menos no logren convencernos de que las pajas son granos de trigo.
    En las botellas de gaseosa de mi infancia había un reclamo publicitario: "él que prueba la dulzura de la gaseosa Pitusa, jamás de nuevo del agua usa", pues estos metaliterarios pretenden lo mismo, vendernos agua edulcorada y burbujeante para que olvidemos no sólo cómo sabe el agua, si no, a ser posile, cómo es tener sed de verdad. Así podrán seguir endilgándonos sus sucedáneos, de agua, de literatura y de lo que tengan a bien.

    ResponderEliminar
  10. Si vino la primavera,
    volad a las flores;
    no chupéis cera.
    (Antonio Machado, Proverbios y cantares XVI, de Nuevas canciones).

    ResponderEliminar