23 de mayo de 2012

Alcance del mediodía

¿QUÉ encontramos en las viejas postales que no hallamos en las recientes? ¿Sólo una realidad en blancoinegro? ¿Esa seriedad del huecograbado que no tienen ni el ofset ni la cuatricromía plastificada? ¿El descubrir, como en esta de Madrid, un paisaje idílico que ya no existe, una ciudad que destruyó en cien años todo menos su nombre? ¿El pensar que, cuando se circuló, el mundo estaba mejor hecho que el nuestro? ¿Las figurillas que permanecen de pie bajo aquel árbol, no más altas ya que la hierba, hierba ellas mismas, ciertamente? ¿Saber que en ese trozo de cartón se da fe de un impulso de dicha, pues dicha es ya llevarla a aquellos que están lejos, a quienes se quiere hacer partícipes de ella?
Nos abismamos en ese río que perdió primero sus riberas y después el agua y años más tarde el cauce a manos del llamado progreso, y sin querer su corriente infinita nos lleva al lago profundo de la melancolía. ¿Y qué diremos de sus huertas, de sus besanas? La tradición dice que aquí le labraron dos ángeles a San Isidro uno de esos campos. Podemos oír el coloquio de las quimas de los árboles y el aire, el gorjeo de los pájaros, los vanos parlamentos de las ranas, el sueño de la ciudad casi despierta. ¿No están diciendo esas riberas los pensamientos del perfecto pescador de caña, el diálogo platónico, la égloga? 
Y todo sucedió hace menos de un siglo. Unos franceses la enviaron el 30 de diciembre de 1913 a una familia marsellesa para felicitarles el nuevo 1914, lejos todos aún de imaginar la destrucción y muerte que traía para Europa y especialmente para Francia esa cifra. Según el matasellos, la postal se franqueó en el alcance del mediodía, aquel correo extraordinario que iba en pos del ordinario.
¿Llegó a su destino? ¿Llegó a su hora? ¿Ha regresado? Nada sabemos, sino que está de paso y que todo sucede siempre o un poco tarde o un poco antes, es decir, o demasiado pronto o demasiado tarde.


13 comentarios:

  1. Cuatricromia? Circulò (una postal)? Un impulso de dicha? Nos abismamos? ...lago profundo de la melancolía? besanas? Le labraron dos ángeles a san Isidro? el gorjeo de los pájaros? No es mi día, supongo, y por eso ni letra ni música me suena a AT, tan apreciado por mi, o sea, por uno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Seguro que ha leído usted a AT? Precisamente el post de hoy es de lo más trapiellano. Da la impresión de que se ha buscado usted una excusa para pregonar que hoy no es su día. En cambio el de Trapiello, sí.

      Eliminar
    2. Tendrá usted razón, no es mi día, pero ¿a quien puede importarle? Un saludo cordial.

      Eliminar
  2. Las viejas postales guardan la nostalgia de un tiempo que no vivimos. Y los trazos escritos de vidas que no fueron tan distintas a las nuestras. Como esta que hoy nos trae, que ha quedado a medio camino de cualquier parte. Un saludo. Lo leo con auténtico placer.

    ResponderEliminar
  3. Te paso "blancoinegro" y "ofset". No me parece mal que las escribas así. Pero lo de "gorgeo" en lugar de "gorjeo" sólo se lo paso a Juan Ramón.

    Excelente evocación, por otra parte. Nostalgia de lo no vivido, que es la más embustera de las nostalgias.

    ResponderEliminar
  4. Acabo de teerminar de leer "Segunda Oscuridad" y me ha maravillado. No es pretencioso, es conciliador con la naturaleza y con el mundo, una manera de entendernos en él. No hay poses. Un libro muy importante que perdurará.

    ResponderEliminar
  5. Las fotos viejas demuestran que decir "otro tiempo" es casi como decir "otro país".

    ResponderEliminar
  6. el secreto, creo, está en el caldo de distancia que establecen las viejas postales con el rabioso presente, que nos muerde, que no nos deja respirar, mientras el sopipollo del pasado se nos aparece así como un can manso y estetizabile.

    ResponderEliminar
  7. que pena que construyeran la pradera de San Isidro... en 100 años solo hemos conseguido convertir España en un erial feo, claramente hemos igualado las ciudades por abajo... en lo feas que son todas ahora.

    ResponderEliminar
  8. Manuel Cañedo Gago23 de mayo de 2012, 13:36

    Aunque hay postales que con el paso del tiempo pueden adquirir el mismo aura que algunos cuadros, ésta, sin embargo, parece que no hubiera podido desprenderse del desangelamiento propio de lo que nace como reproducción mecánica. Podría decirse que no ha envejecido bien, o que una mirada adiestrada tras mirar la viveza de los cuadros pintados desde esa misma perspectiva por Goya y por Aureliano de Beruete, la pone de modo inconsciente en comparación.

    ResponderEliminar
  9. En las viejas postales no encontramos lo antiguo y rancio que hay en las recientes. Ni Esperanzas,ni Botellones que exploten ese patriotismo barato que fomenta el odio y el enfrenamiento.Lo verdadera mente patriótico, Esperanza (ninguna), es: ¡no cobrar del gobierno!

    ResponderEliminar
  10. "Roncar es tomar ruidosamente sopa de sueño"


    "Ronfler c´est prendre bruyamment de la soupe de songe"


    "To snore is to take loudly dream soup"


    (Ramón Gómez de la Serna)

    (Traducciones de Robín García)

    ResponderEliminar