12 de mayo de 2012

Del orgasmo, del desahucio

QUERÍA saber el camino desde mi casa a ***, donde nos había invitado un chamarilero del Rastro al desembalaje de las últimas novedades suyas en cachivaches y libros. Puse en Google: “Cómo se llega a ***”, confiado en que habría una página con ese nombre que nos llevara a todas partes, pero lo que apareció fue esta entrada: “Cómo se llega a un orgasmo”. Al principio me sorprendió mucho, pero comprendí, sin haber ido aún a ***, cuánto más importante es en la vida esto que todos los *** del Mundo. Y no te digo después de haber ido hasta allí y haber estado en aquella nave industrial en la que había, sí, un grandísima cantidad de despojos que le hicieron pensar a uno en la entrada que seguía a la de "Cómo se llega a un orgasmo":  "Cómo se llega a un desahucio".

***, 11 de mayo de 2012



5 comentarios:

  1. Después de un orgasmo te pueden desahuciar pero después de un desahucio veo complicado llegar a un orgasmo y a más de uno practicamente imposible .Lo mismo cualquier dia nos dan datos al respecto
    Chao

    ResponderEliminar
  2. La plenitud del orgasmo iguala la condición humana. Esté uno a punto del desahucio o cazando elefantes en Botswana. Esa es la otra grandeza del orgasmo.

    ResponderEliminar
  3. Orgasmos aparte , la visita debió de resultar interesante si tomamos como referencia la fotografía.
    Javier

    ResponderEliminar
  4. Ya apuntaba usted la buena dirección hace tiempo recordándonos un aforismo de Bergamín: "El eclecticismo es la máscara de todas las traiciones." Desahucios eclécticos.

    Saludos.
    Manuel Marcos

    ResponderEliminar
  5. De google de puede esperar todo porque siempre actúa con mucha empatía. Saludos

    ResponderEliminar